TMT - Conversaciones 31/05/2020

Ignacio Plaza: “Así como se están probando medicinas también deberíamos probar servicios fintech”

Por José Crettaz

El nuevo presidente de la Cámara Argentina de Fintech recorrió en #TMTconversaciones la oportunidad que la sociedad tiene en los nuevos servicios financieros y las limitaciones regulatorias

Ignacio Plaza es ingeniero electromecánico (UB), tiene dos maestrías en negocios (UBA e ITBA) y trabaja en la intersección de la tecnología con las finanzas desde hace 25 años, con foco en mercado de capitales y capital de riesgo. Es co-fundador y socio gestor de Draper Cygnus VC, presidente de Primary Ventures y co-fundador de Cygnus Capital y Primary Technologies. Desde marzo de 2020 es presidente de la Cámara Argentina de Fintech, una asociación empresarial creada en 2017 que ya agrupa a 190 empresas del sector en el país. En esta entrevista con #TMTconversaciones, recorrió el impacto de la pandemia en la industria y las dificultades de la Argentina para desarrollar los servicios.

-¿Qué impacto tuvo el confinamiento en la industria fintech?

-Por un lado, hay una creciente digitalización del mundo por el tema de la cuarentena, y por otro lado, la gente está sufriendo un recorte de sus ingresos que afecta a las empresas -por ejemplo en el caso del crédito-. Esperamos que los sistemas de ayuda del gobierno mantengan la circulación de recursos en la economía y actúen como lubricante para conectar el antes y el después de la pandemia como está ocurriendo en todo el mundo.

-¿Qué están aportando las industrias fintech a solucionar algunos de los problemas del confinamiento en las personas y las empresas?

-Los individuos se han volcado masivamente a adoptar billeteras digitales y todo tipo de soluciones para hacer o recibir pagos en forma digital, y el uso de toda la infraestructura de fintech. El celular ha permitido en gran medida eso. Por otro lado, algunas compañías de crédito han postergado pagos para ayudar a los usuarios a sobrellevar la crisis. Hay compañías que tienen más posibilidades que otras para eso. Nosotros en la cámara tenemos desde la empresa de Internet más grande fuera de Estados Unidos y China hasta una empresa que se acaba de fundar y se dedica a criptomoneda o seguridad. 

Fintech es muchísimo y en el futuro va a ser cada vez más con los contratos inteligentes, la integración del software y el dinero programable en la economía en distintas industrias va a ser cada vez más importante. Y se mezcla un poco lo que va a ser la producción, certificación, calidad y crédito que va a funcionar de una manera integrada. Es el futuro y lo interesante de esta industria, que va a ser cada vez más importante y que ocupa muchos aspectos. 

“Fintech es muchísimo y en el futuro va a ser cada vez más con los contratos inteligentes, la integración del software y el dinero programable en la economía en distintas industrias va a ser cada vez más importante”

-Ocurrió en Argentina una paradoja, por un lado la sociedad con mucha responsabilidad cumple el aislamiento, y por otro lado, una industria fintech con una vitalidad y una enorme capacidad de innovación. En el medio, un viernes negro con millones de jubilados yendo a retirar el efectivo cuando están todas las herramientas para que eso no hubiese ocurrido. ¿Qué falta para que esas escenas, que quedaron evidencia en este contexto, no se repitan?

 -Es un problema complejo, por un lado tenés costumbres que la gente tiene muy arraigadas y mucho desconocimiento sobre las herramientas. Por otro lado, tenés regulaciones atrasadas -a pesar de que haya funcionarios que quieran resolverlo-. Nosotros como cámara fintech tratamos de destrabar las cosas que van limitando y nos vemos como una herramienta de progreso, inclusión y distribución. No tenemos dudas de que el futuro va por ahí tal como vemos en los países más desarrollados.

Es un problema complejo, por un lado el conocimiento de la gente y por otro, quienes distribuyen estos recursos (en este caso particular Anses). Nosotros como industria tenemos que llegar con el mensaje y las instituciones tienen que confiar en la tecnología y las nuevas posibilidades. Por supuesto, creemos que vale la pena para la sociedad probar estas nuevas herramientas fintech así como se están probando todo tipos de drogas, así podríamos avanzar también en este terreno.

Nosotros tuvimos conversaciones, tuvimos un acuerdo para implementar y luego se canceló. Estimamos que son razones técnicas porque no creemos que nadie pueda tener la política de quedarse en el dinero en efectivo para siempre. A veces hay complejidades. Siempre seguimos a disposición. Algunos de nuestros socios tienen más de 40 millones de billeteras que crecen al ritmo de un millón por mes. La capacidad de la industria para prestar el servicio está y esperamos que las autoridades puedan resolver los mecanismos necesarios para ponerlo en marcha.

“Creemos que vale la pena para la sociedad probar estas nuevas herramientas fintech así como se están probando todo tipos de drogas, así podríamos avanzar también en este terreno”

-Ya tenemos experiencias de alineamiento rápido entre lo que la gente hace, lo que la regulación permite y lo que la industria propone. Los usuarios han demostrado que están dispuestos a incorporar esta tecnologías, como por ejemplo en los pagos móviles, cuando es simple, funciona y es seguro.

-Por supuesto, la potencialidad está. Hay siempre pequeñas trabas. Por ejemplo, estamos trabajando fuertemente en la interoperabilidad de las distintas redes de pagos. Para que con el medio que tenga pueda procesar pagos de cualquier origen. No sólo hay que pensar en los usuarios sino también en los comercios que tienen problemas de cobrar 

Nosotros promovemos infraestructuras abiertas, eficientes y competitivas, creemos que eso le hace llegar valor a la gente. Y después es un círculo virtuoso, donde la gente tiene más posibilidades para utilizar sus recursos, los comerciantes pueden recibir los pagos sin arriesgarse a tocar billetes en un contexto de pandemia y descongestionando la logística del traslado de efectivo, y la imposibilidad de cobrar impuestos… Hay múltiples beneficios y es nuestro leitmotiv destrabar los pequeños obstáculos que encontramos para que se universalice el acceso a estos servicios. Después siempre hay nuevos servicios que uno puede ir desarrollando.

No nos olvidemos de que el crédito en Argentina está muy bajo. Hoy, en un contexto de crisis en donde en todo el mundo cuesta devolverlos puede ser algo positivo, pero la riqueza del mundo en gran medida es porque los ciudadanos tienen acceso al crédito. El crédito total en el mundo es tres veces el PBI del planeta. Mucha de la riqueza o pobreza está en el acceso al crédito, que tiene que ver con confianza y con creer en el futuro.

Hoy los pagos son lo más básico. Después de ahí podemos ir más allá, créditos, constancias inteligentes, identidad digital para permitir todo tipo de transacciones, nuevos vehículos de inversión y préstamos a pymes. Los pagos son el escalón básico y aún en esa infraestructura tenemos muchos desafíos para lograr consensos para tener los cimientos del edificio.