Telecomunicaciones 20/09/2017

Horacio Dri: “Vamos a tener que conversar con el gremio telefónico”

El secretario de Interior del Sindicato de Televisión (Satsaid) analizó la situación de los trabajadores ante la inminente convergencia de la TV por cable con la telefonía

Horacio Dri: “Vamos a tener que conversar con el gremio telefónico”

En el contexto de las Jornadas Nacionales e Internacionales de la TV por Cable, que organizan las cámaras de los distribuidores y de los programadores, el secretario de Interior del Sindicato Argentino de Televisión (Satsaid), Horacio Dri, analizó en #TMTradio el momento actual y destacó “la incertidumbre que viven los trabajadores del sector”. Además, se refirió a cómo la convergencia alcanzará también a las actividades gremiales de la telefonía y de la TV por cable. A continuación, los párrafos más destacados de esa conversación:

-¿Qué panorama tienen ustedes de la televisión por cable?

-En términos generales hay una situación de incertidumbre con este tema de que a través de un decreto se libere el mercado de las telecomunicaciones de esta forma ingresando las telefónicas hace que en principio nuestros trabajadores tengan un grado de incertidumbre. En nuestra actividad, aquellos trabajadores que están en empresas medianas y chicas sienten amenazados sus puestos de trabajo.

-¿Pero el hecho de que ingresen grandes jugadores globales no implica una oportunidad de mayores afiliados para el sindicato?

-Es relativo. Hay un panorama de incertidumbre muy grande porque no se sabe en qué condiciones las telefónicas tendrían la posibilidad de ingresar en la TV por cable. No es lo mismo si tuvieran la obligación o exigencia de hacer un cableado como lo han hecho todas las empresas de TV por cable que si les permiten utilizar la TV vía satélite. Sin ningún tipo de inversión tendrían una competencia directa en todos los puntos del país sin poner un peso.

“Ahora que la tecnología nos lleva a un nuevo punto, una especie de solapamiento, el gremio telefónico pretenderá representar a los que hagan telefonía y nosotros a los que hagan TV por cable. Veremos cómo todos los actores nos sentamos en una misma mesa y cómo seguir actuando en representación de los laburantes”

-¿Qué es lo que hacen los trabajadores afiliados al sindicato? ¿Cuáles son las categorías principales?

-En la TV por cable estamos hablando de unos 20.000 trabajadores. Las funciones más numerosas tienen que ver con el plantel técnico, en donde hay unos 10.000 a 12.000 trabajadores que son instaladores, service domiciliario y los que atienden el mantenimiento de redes y todo el plantel técnico que se mueve alrededor de esas tres principales funciones. Y después tenemos todo el personal administrativo, locales comerciales y call centers que suman los otros 8.000 restantes. Nosotros tenemos un altísimo grado de afiliación pero en definitiva esta nueva situación nos despierta una fuerte preocupación acerca del futuro, y de si habrá mercado para toda esta competencia que se plantea y si no correremos riesgo nosotros como trabajadores. Una de las cosas que están sucediendo es que la ley anterior fue modificada a través de un decreto en el que no pudimos participar. La comisión para redactar una nueva ley al Congreso está en veremos así que no hay un panorama muy claro hacia adelante.

-En los operadores entrantes telefónicos también hay instaladores, técnicos y comerciales ¿Esos trabajadores a qué sindicato van a tener que afiliarse?

-Hasta ahora estaba bien definida una actividad telefónica principalmente con una telefonía fija y móvil y las cableras hacían TV por cable y la única actividad que se compartía como servicio adicional era Internet. Compartíamos esa actividad los dos pero cada uno estaba dividido por su actividad principal. Ahora que la tecnología nos lleva a un nuevo punto, una especie de solapamiento, el gremio telefónico pretenderá representar a los que hagan telefonía y nosotros a los que hagan TV por cable. Veremos cómo todos los actores nos sentamos en una misma mesa y cómo seguir actuando en representación de los laburantes pero con la premisa de que lo principal es mantener una actividad que tenga la mayor cantidad de puestos de trabajo activos y no por lo contrario.