Telecomunicaciones 15/12/2019

Héctor Huici: “El 5G requerirá de muchísima infraestructura”

Por José Crettaz

El entonces secretario de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la administración Macri describió a mediados de 2018 en #TMTConversaciones el panorama de la industria, el mercado y la regulación

REVISA TODAS NUESTRAS SECCIONES




Héctor Huici es abogado y magíster en Derecho Administrativo. Durante su carrera, se dedicó a la práctica privada de su profesión con particular énfasis en las industrias reguladas y fundamentalmente en el sector energético y de las telecomunicaciones. En el sector público trabajó en la ex Comisión Nacional de Telecomunicaciones-CNC y la secretaría de Energía. Además, se desempeñó como legislador porteño por el PRO.

Hasta el 10 de diciembre de 2019 fue secretario de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la Secretaría de Gobierno de Modernización de la administración Macri. En este entrevista para #TMTConversaciones, realizada a mediados de 2018, Huici se refirió a la disponibilidad de acceso a Internet en el país y el despliegue de redes en los municipios.

¿Tenemos un mercado convergente finalmente? ¿Se está moviendo? ¿Cuándo los usuarios lo van a empezar a percibir?

-Desde el 1° de enero del 2018 hay un mercado parcialmente convergente en algunos lugares del territorio argentino. Todavía no hay ofertas, al menos no en la magnitud que es de esperar, pero yo creo que en el curso de 2019 van a haber ofertas integradas convergentes de algunos operadores de los distintos servicios TIC que hay hoy.

¿Vamos a tener mejores servicios a mejores precios?

-Nosotros estamos adoptando una serie de medidas, algunas hace poco, como la presentación de un proyecto de ley conocido vulgarmente como ley corta. Precisamente genera un entorno regulatorio que dota de instrumentos a los operadores para que hagan una oferta más amplia a sus clientes y para que los clientes tengan mayores posibilidades de opción.  Esperamos con esto lograr los mismos resultados que se han logrado en otros países, lo que significa mejores servicios y menores precios.

“En estos mercados solés tener, la Argentina no es la excepción, entre 3 y 4 operadores grandes dependiendo del tamaño de la conformación histórica del mercado”

-Para lograr esos objetivos hace falta competencia. Algunos dicen que el mercado se está concentrando y lo señalan como menos competencia

-En estos mercados solés tener, la Argentina no es la excepción, entre 3 y 4 operadores grandes dependiendo del tamaño de la conformación histórica del mercado.

A la vez que existe esto hay países, con una extensión geográfica parecida a la de Argentina, que tienen una numerosa cantidad de operadores regionales o locales. En la Argentina también pasa, fundamentalmente con la televisión de pago por cable y la banda ancha. Ahí tenés cientos de prestadores con un ámbito de prestación territorial más chico, pero que compiten en muchos casos con prestadores de dimensiones nacionales. Yo creo que esta situación se va a mantener en la Argentina en los próximos años.

Entre otras de las cuestiones, eventualmente existe la posibilidad de que licitemos frecuencias, a nivel regional, para que haya una oferta más sectorizada territorialmente del servicio de telefonía móvil que hoy tiene solamente tres operadores nacionales y un operador móvil virtual, pero con muy escaso desarrollo hasta el presente. [NdE: El proyecto de licitación de frecuencias para operadores regionales subnacionales quedó en suspenso tras la derrota electoral de Juntos por el Cambio en octubre de 2019].

Hay una intención de licitar espectro a escala regional

-Hay una intención de licitar más espectro, poner más espectro a disposición conforme los requerimientos. El tráfico de datos tiene una curva exponencial, eso requiere más inversión, más sitios y más antenas, pero también requiere en un determinado momento más espectro.

La Unión Internacional de Telecomunicaciones-UIT calcula que, para 2020, países de esta región deberán estar cerca de los 1200 megahertz de espectro atribuido para este servicio. Es decir, el ancho de la avenida, por decirlo de alguna manera, tendría que tener 1200 metros. Nosotros hoy tenemos aproximadamente 500. Esperamos con la ley corta poder llegar a 600, y a través de un proceso llegar a cerca de 1000, en el 2020, con lo cual estaríamos bastante cerca de lo técnicamente recomendado.

Insisto, y no es novedad en la Argentina, estamos evaluando que parte del nuevo espectro que pongamos a disposición sea en base a regiones geográficas obviamente más chicas que cuando la dimensión es nacional.

¿Los operadores están respondiendo con inversión a la expectativa de la administración Macri?

-Ha habido importantes anuncios de inversión para el trienio en curso 2018/2020. Prácticamente entre dos compañías estamos hablando de más de 7000 millones de dólares. Después hay mucha inversión de otras compañías, así que en este sentido nosotros somos optimistas. Adoptando estas reformas que estamos proponiendo, esta inversión se va a multiplicar y va a sumar a muchos más actores que van a poder acceder a otra serie de servicios y de recursos.

“Ha habido importantes anuncios de inversión para el trienio en curso 2018/2020. Prácticamente entre dos compañías estamos hablando de más de 7000 millones de dólares”

-¿Esas asimetrías que tiene la Argentina en cuanto a disponibilidad de acceso a Internet de calidad se están superando o siguen tan profundas como hace 2, 4 u 8 años?

-Vemos es que hay un avance parejo en todo el territorio de la mano de distintos operadores. En las localidades de 50.000 habitantes o menos estamos viendo mucha inversión de tendidos de fibra óptica por parte de operadores locales, a tal punto que en algunos lugares de pequeña dimensión el ratio de hogares pasados con fibra óptica, no necesariamente conectados, está en valores superiores al promedio de los grandes centros urbanos.

¿Es suficientemente ordenada la regulación y la manera en la que se ha ido planteando en los últimos dos años? Quienes cuestionan las políticas del Gobierno señalan que ha sido más bien de parche. Incluso en el último caso, con una ley corta y no un marco regulatorio integral ¿Cómo lo perciben a eso?

-Por un lado tenemos suficientemente normativa, lo que a veces hace falta es una aplicación temporalmente más rápida y más correcta de la normativa. Nosotros hemos buscado simplificar. No se trata a veces de tener muchas normas. Lo que hemos tratado de hacer es simplificarle las cuestiones a los que invierten, a los que innovan, a los que crean.

Hemos ido aplicando normas reglamentarias que había que actualizar como el reglamento de interconexión que era de la época donde contábamos en los segundos de comunicación, el pulso, la telefonía y no estaba tan desarrollado de Internet o los conceptos como de intercambio de capacidad de tráfico.

A la par que tenés algunas normas de carácter general, también tenés mucha tarea reglamentaria donde la evolución de esta industria, que es muy rápida, te hace tener que actualizar cosas. En ese sentido, actualizamos clientes, interconexión, calidad y portabilidad.

“En las localidades de 50.000 habitantes o menos vimos mucha inversión de tendidos de fibra óptica por parte de operadores locales, a tal punto que en algunos lugares de pequeña dimensión el ratio de hogares pasados está en valores superiores al promedio de los grandes centros urbanos”

Todos reglamentos nuevos [NdE: Todos dictados en la gestión 2015-19]

-Todos reglamentos nuevos, algunos ya han visto la luz como es el caso de clientes, licencias, portabilidad fija y móvil. Siempre con la atención puesta en promover la competencia, la inversión y una mayor oferta para el cliente. Por otro lado, también buscamos promover la tutela o la custodia del cliente. Nuestro objetivo es que el cliente se sienta protegido por la regulación, pero que tenga más ofertas, tenga más información y más opciones.

¿Los operadores responden a esos nuevos reglamentos? Por ejemplo en el caso de los operadores móviles virtuales, que es una reglamentación que está vigente y se han otorgado numerosas licencias, todavía no hay ofertas al alcance de los usuarios

-Tenés uno que tiene una operación reducida, que es de un grupo de cooperativas que prácticamente opera como revendedor de uno de los operadores de red [Nuestro, de Fecosur]. Además, en 2017 Catel firmó un acuerdo con Movistar y esperan antes del fin de este año lanzar comercialmente su servicio de operador móvil virtual. [NdE: La crisis macroeconómica de mediados de 2018 y 2019 fue postergando ese lanzamiento, que sigue avanzando].

No es algo de un día para el otro el desarrollo de un operador móvil virtual. De acuerdo a lo que nosotros hemos visto en América Latina tarda, en promedio, un año desde que empiezan las conversaciones hasta que se lanza el servicio.

“Hemos regularizado la situación de innumerables prestadores que habían abandonado los trámites o habían empezado a dar servicios cansados de que los papeles no seguirán su curso”

Con la administración Macri la Argentina quiere incorporarse a la OCDE, ¿qué significa eso en materia de telecomunicaciones?

-Para ser miembro del club de la OCDE, los países que aspiran a estar dentro de ese conjunto tienen que cumplir una serie de requisitos en distintas áreas de la vida económica y social del país. Una de las áreas que se revisan es precisamente la industria TIC.

Creo que estamos bien encaminados. Este camino se va a consolidar y perfeccionar si se aprueba esta llamada ley corta, que está terminando de eliminar algunas asimetrías. [NdE: la ley corta tuvo media sanción en el Senado pero no avanzó en Diputados].

Cuando se habla de la OCDE, en términos de la conveniencia de participar o de integrarse a ese club, se habla de importar institucionalidad, ¿eso en el materia TIC cómo se traduce?

-En temas TICS hay dos cosas importantes. Por la rápida evolución que tiene esta industria, se corre el riesgo tener permanentemente desactualizadas las reglamentaciones. Yo creo que cuanto más generales son las normas, especialmente con respecto al desarrollo de infraestructura, es mejor. Hay que poner más hincapié en los procedimientos a través de los cuales se toman las decisiones. Una práctica que nosotros tenemos, que está en los estándares de la OCDE, es que todo se hace a través de procesos de consulta pública abierta donde pueden participar todos los interesados.

El otro tema es la capacidad del ente regulador. Hay que tener una armonización entre una ley que te dé la suficiente flexibilidad para poder ir adaptándose a los cambios muy acelerados, y entes reguladores profesionales que estén en condiciones de implementar estas políticas generales que fije el gobierno.

¿Qué pasa en el ámbito de impuestos y retenciones que hace el Estado, a distintos niveles, sobre los oferentes de servicios TIC? ¿Hay alguna idea de revisar este capítulo?

-Hace poco aprobamos una reforma tributaria que va a tener su efecto en el sector TIC, con la eliminación de ingresos brutos y la reducción paulatina de algunos aranceles a los dispositivos. Esto es una proceso gradual, de acá al 2023, para no desfinanciar al Estado.

Hay que entender también las necesidades del Gobierno en materia de recaudación, se ha buscado mantener el equilibrio necesario entre ingresos y gastos.

Yo creo que hay mucho para hacer sobre todo a nivel municipal, donde paulatinamente se han ido incorporando tasas y donde todavía hay cosas que podemos hacer para simplificar y que cuando veas la factura no tengas un montón de agregados.

“Hay que tener una armonización entre una ley que dé la suficiente flexibilidad para poder ir adaptándose a los cambios muy acelerados y entes reguladores profesionales que estén en condiciones de implementar estas políticas generales que fije el gobierno”

¿Los municipios son un obstáculo para el desarrollo de las telecomunicaciones debido a que muchas veces dictan ordenanzas o decretos que restringen la instalación de antenas o hacen muy costoso el despliegue de redes?

-La Argentina tiene, no sé bien el número, 2200 municipios y nosotros tenemos identificados problemas en menos del 10%. Hay algunos que tienen ordenanzas muy restrictivas, sin ningún sustento o aval técnico, pero te diría que yo prefiero ver que hay muchos municipios que favorecen el despliegue de infraestructura. Un ejemplo es el de la ciudad de Paraná que desde que cambió su ordenanza tuvo una inversión muy importante en el despliegue antenas y, por lo tanto, una mejora de las comunicaciones.

Los intendentes tienen que entender que si queremos tener comunicaciones de calidad tiene que haber una infraestructura que soporte esas comunicaciones, eso significa tener muchísimas más antenas para los servicios de 5G. Esto no quiere decir que no esté bueno que haya un ordenamiento que tienda a evitar la contaminación visual o que se hagan las mediciones para que se vea que las radiobases están dentro de sus niveles tolerables de emisiones. Con información suficiente y con una legislación adecuada que tutele el medio ambiente y que evite la contaminación visual, pero que favorezca el despliegue, podemos armonizar los intereses de todos y tener mejores comunicaciones.

¿La mejora de las comunicaciones y la mayor conectividad redunda electoralmente?

-Creo que indudablemente todo lo que es tecnología y todo lo que significa darle más opciones al cliente tiene que ser bien percibido por el ciudadano.

Nosotros no hacemos las cosas porque nos puede ir mejor electoralmente. Hacemos las cosas porque estamos convencidos de lo que estamos proponiendo. Lo que estamos llevando adelante es beneficioso para la Argentina.

Creemos que hay que mejorar la calidad de vida a la gente, creemos que llevar banda ancha es llevar educación, es que la gente acceda a más derechos y que esté mejor informada.

En las audiencias de debate de la ley corta y en otros ámbitos aparecieron voces de entidades o de sectores que señalan su preocupación de que no se toquen, en la legislación actual, las cuotas o que se aumentan las cuotas de contenidos o los fondos originados en el mundo TIC que van a financiar eso ¿Hay alguna idea del Gobierno de modificar ese tipo de cuestiones?

-La ley corta no altera en absoluto ninguna de las fuentes de financiamiento que tiene la industria audiovisual, todos esos gravámenes se mantienen.

Todas las fuentes de financiamiento para el desarrollo de la industria audiovisual local se mantienen incólumes. Por otro lado, todo lo que es cuota de pantalla también se ha mantenido. El Enacom, a lo largo de los últimos dos años, ha dictado una serie de disposiciones en materia de grillas obligatorias para los distintos prestadores del servicio de televisión por suscripción.

“Los intendentes tienen que entender que si queremos tener comunicaciones de calidad tiene que haber una infraestructura que soporte esas comunicaciones, eso significa tener muchísimas más antenas para los servicios de 5G”

A pesar de la coyuntura, en la Secretaría se ha hecho espacio para una ventana al futuro con Internet de las cosas e incluso con el 5G ¿En qué están trabajando?

-Con Internet de las cosas venimos trabajando hace un tiempo. Tenemos un grupo de trabajo sobre Internet que ha analizado otras cosas como puede ser el big data, la inteligencia artificial, la privacidad de datos. Siempre lo nuestro es de la perspectiva regulatoria y del impacto en la industria, sin invadir lo que es la competencia específica de otras áreas de gobierno.

En el tema de Internet de las cosas se calcula que el 90% de los millones y miles de millones de artefactos que, de acá a 5 o 10 años, van a estar conectados a través de espectro. En una gran medida va a ser espectro de uso libre no licenciado.

Nosotros estamos ahora concluyendo un procedimiento de consulta donde queremos poner a disposición del sector de Internet, desde los grandes prestadores hasta los pequeños, más espectro para que puedan desarrollar la conectividad del Internet de las cosas.