Medios 25/12/2019

Verónica Toller: “Nunca en la historia de la humanidad hubo más esclavos que ahora”

Por José Crettaz

La directora del Observatorio de la Vulnerabilidad de la Universidad Austral se refirió en #TMTconversaciones a las esclavitudes modernas, el crecimiento de la “pornografía infantil” y el papel de los medios y las plataformas en estos crímenes

REVISA TODAS NUESTRAS SECCIONES




Verónica Toller es directora del Observatorio de la Vulnerabilidad de la Universidad Austral y periodista especializada en trata y tráfico de personas. 

En #TMTconversaciones explicó los resultados de las investigaciones realizadas por el observatorio, las situaciones vividas por los esclavos en la actualidad y el aumento de la circulación de la pornografía infantil.

¿De qué hablamos cuando hablamos de vulnerabilidad? ¿Por qué hay que observarla?

-La intención de crear el Observatorio de la Vulnerabilidad en la Universidad Austral nace de una fuerte apuesta a ponerse del lado de los más vulnerables y hacer visible lo invisible. Hay que exponer y visibilizar. Con el observatorio hablamos de vulnerabilidades, de esclavitudes modernas y de exclusión. Pareciera que las tres cosas pueden estar atadas de algún modo, pero tienen sus diferencias. Vulnerable es aquel que es incapaz de reaccionar, es incapaz de dar una respuesta efectiva ante riesgos, amenazas y daños. Excluidos son los que quedan fuera del sistema fuera de derechos que les son inherentes, es justamente la antítesis de la igualdad de oportunidades y de igualdad de derechos, y las esclavitudes modernas representan ser esclavos. Hace veinte años que trabajo el tema de esclavitud como periodista y cuando alguna vez mis hijos me han escuchado la frase que dice “es el momento de la humanidad en donde más esclavos hay de toda la historia humana”, ellos me dicen que estoy exagerando y la realidad es que no. Pueden llegar a paralizarnos los números.

Incluso alguien puede entender que estás hablando en el sentido figurado de esclavitudes modernas ¿De qué esclavitudes estamos hablando?

-Esclavitud no es decir que soy esclavo el celular. Es esclavo neto.

En cuanto a números algunas organizaciones calculan que 21 millones de personas en el mundo son esclavas, otras hablan de 45 millones. Los números son impresionantes.

John Kerry, ex secretario de Estado de los Estados Unidos, en uno de los informes de 2016 habló de 150.000 millones de dólares de ganancias netas sólo por traficar y vender personas, tanto que en 2012 la trata de personas quedó en segundo lugar entre los crímenes que mayores ganancias dan, siempre había estado en tercer lugar.

“En cuanto a números algunas organizaciones calculan que 21 millones de personas en el mundo son esclavas, otras hablan de 45 millones. Los números son impresionantes”

Con fines de explotación sexual

-La trata es amplia porque es todo lo que involucre comerciar con seres humanos. Existe la trata sexual, la trata laboral, sicariato obligado, mulas de droga también forzadas. ¿Sabías que hay una ruta de la trata de los senegaleses fuertísima que entra por el norte de América del Sur atraviesa Perú, Bolivia, Brasil y los van dejando en distintos campamentos? Vienen engañados pensando que van a tener una vida nueva y mejor. Se quedan con sus documentos, celulares, les cambian la identidad, los van dejando para distintas “ofertas” y algunos terminan en Buenos Aires vendiendo por las calles. Detrás de ellos hay organizaciones. Ellos no son los culpables, son las víctimas esclavas. Están hambreados, maltratados, sin ningún cuidado de salud pero sobre todo son obligados a hacer lo que hacen. El tema es larguísimo.

El matrimonio servil también entra dentro de lo que significa esclavitud y el tráfico de órganos porque es mercar con seres humanos.

“La trata es amplia porque es todo lo que involucre comerciar con seres humanos. Existe la trata sexual, la trata laboral, sicariato obligado, mulas de droga también forzadas”

Lo difícil debe ser contar con estadísticas o  datos ¿Cómo se investiga esto?

-Como es crimen, es oculto. Es además un delito complejo.

Y trasnacional

-Claro. Es un delito complejo porque entran muchos delitos entremedio con mucha gente involucrada por eso la persecución penal de la trata es sumamente difícil, los resultados siempre son escasos y van muy por detrás de lo que quisiéramos.

Hoy por hoy las redes sociales son fuente directa de reclutamiento para la trata de personas porque la vida entera queda expuesta: edad, lugar, deportes, enojos, todo queda expuesto ahí. Digo enojos porque muchas de las tretas para capturar, sobre todo a jovencitos y jovencitas, es fingir ser amigos dentro de las redes. Fingen el mismo lenguaje, quedan en algún sitio y desaparecen. Hay muchas formas de captura pero quiero que quede claro que cuando hablamos de esclavo, es esclavo. En Argentina hay esclavos no sólo en el gran Rosario y en el gran Buenos Aires. Hay en Larroque,  Villaguay, Olavarría, Gualeguaychú, Bahía Blanca, Mendoza o La Quiaca.

De hecho el Foro de Periodismo Argentino-Fopea ha publicado la manera en la que se esclaviza a los bolivianos migrantes hasta Allen, en Río Negro, en donde terminan en campamentos de ladrilleros. Son esclavos porque se los captura, están de manera involuntaria y van engañados.

En el caso de la trata sexual siempre existe una propuesta laboral, sana y santa, que en la mitad del camino cambia. Les quitan los celulares, les cambian sus nombres, el lugar de residencia y la edad cuando son menores. Se los transporta constantemente a otros sitios para que no generen alianzas, ni con los clientes ni entre ellos y ellas, o puedan de algún modo denunciar o rebelarse. Si alguien lo hace, luego es víctima de castigos ejemplarizantes donde primero se los destruye, luego se nos mata y terminan en una cuneta.

Una de las víctimas que logró escapar me contó hace poco en una investigación periodística, con pánico de que fuese descubierta, que una chica fue víctima de un castigo ejemplarizante: la golpearon y chocaron con un automóvil varias veces.

Cómo hace una chica que de pronto la capturan y le dicen “no vas a ser promotora de fiestas como te habíamos prometido, ahora vas a trabajar para nosotros en prostitución”, la chica no acepta alegremente. Pasan por un “período de ablande” que dura entre una semana y 20 días. Durante ese tiempo es violada, golpeada. hambreada, le hacen pasar sed, la hacen consumir drogas y alcohol, y recibe amenazas sobre su familia y conocidos. La cárcel termina estando adentro porque sabe que si se va los resultados son peores, sobre todo para la gente que ama.

Hay sólo tres víctimas, una tiene un nombre reservado, en Argentina que salieron y denunciaron. Una es Alika Kinan que logró escapar después de 20 años de ser esclavizada. Ella hablaba de más de 40 clientes diarios, se ponía hielo entre las piernas entre uno y otro para poder seguir soportando. Siempre se habla del dolor, del no dar más y del seguir. Alika escapó, puso en juicio a sus captores y al gobierno de Tierra del Fuego por permitir los prostíbulos cuando en Argentina, desde 1913, existe una ley en contra de la prostitución y de la de la trata de personas. Terminaron todos condenados y, además, la sentencia impuso un resarcimiento a la víctima.

“Hoy por hoy las redes sociales son fuente directa de reclutamiento para la trata de personas porque la vida entera queda expuesta: edad, lugar, deportes, enojos, todo queda expuesto ahí”

Dentro del Observatorio de la Vulnerabilidad de la Universidad Austral estamos analizando la posibilidad de que realmente se cumpla el resarcimiento a la víctima porque en Argentina, así como hay otras víctimas en el país que lo han recibido, las víctimas de trata que logran escapar requieren de protección del Estado y dinero para poder empezar de nuevo.

Del Estado que no las protegió en su momento

-Esa es la base del reclamo del resarcimiento.

Uno de los primeros trabajos del observatorio relacionado con la pornografía infantil fue bastante impactante por los números que mostraban

-Desde el Observatorio de la Vulnerabilidad decidimos enfocarnos en ese tema porque los primeros vulnerables, que no pueden hablar por sí mismos y defenderse, son los niños.

Cuando hablas de números recuerdo al Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) que trabaja para el ministerio fiscal de la Ciudad de Buenos Aires y está dirigido por el doctor Enrique del Carril quien nos expuso cómo se persigue a los pornógrafos, a los pederastas y a los pedófilos. El CIJ trabaja junto al Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Víctimas de Explotación Sexual (NCMEC) de Estados Unidos que se dedica a investigar casos de niños explotados y niños desaparecidos.

Desde el Observatorio de la Vulnerabilidad notamos que existe una ley en Estados Unidos que establece que las plataformas Twitter, Instagram, Facebook, etc., tienen la obligación de informar al gobierno de Estados Unidos todo aquello que parezca o pueda tener relación con pornografía infantil o de adultos. Tenemos el interés de que se pueda lograr algo similar en Argentina.

Hay un tráfico enorme, de más de 490.000 imágenes, que estarían saliendo de Argentina y que habría por lo menos 83 puntos identificados donde estaban traficando contenido pornográfico por redes antiguas como eMule.

Estamos hablando de más de 500.000 imágenes, 43 allanamientos positivos en Argentina y se habla de que todavía podrían caer algunos más. Los investigadores nos decían que hace 10 años encontrar a un pedófilo o pornógrafo con 50 fotos escondidas debajo del colchón era impresionante. Hoy encontrás dos teras de vídeos, es descomunal. El Internet, la deep web, pero también Google ha hecho que esto se expanda, circule, se hagan comunidades y se internacionalice. Ahora hay comunidades que circulan, es tremendo.

En 2013, la Argentina firmó el convenio internacional con el NCMEC para que desde Estados Unidos se informe a nuestro país posibles casos que están ocurriendo acá.

En todo ese año [2019] el NCMEC le informó al CIJ 21 casos.  Ahora tienen más de 40.000 casos y 178 casos diarios. El avance fue del 222.000% en 5 años. El crecimiento es exponencial.

“Hay un tráfico enorme, de más de 490.000 imágenes, que estarían saliendo de Argentina y que habría por lo menos 83 puntos identificados donde estaban traficando contenido pornográfico por redes antiguas como eMule”

¿En esa persecución estamos mejor o peor? Al principio hablabas de invisibilización de estos temas

-Estamos mejor por varias causas. Primero el Cuerpo de Investigaciones Judiciales (CIJ) tiene más de 200 personas que trabajan en investigaciones de todo tipo, pero para delitos de pornografía infantil trabajan 40 personas de forma permanentemente. Ellos tienen que ver, detectar y hacer la persecución. Tienen la máxima tecnología y dos laboratorios ambulantes, se dice que es el mejor laboratorio de toda América Latina.

Nuestro informe partió de la pregunta ¿quién protege a los niños? Los protegen docentes, Unicef, los que hacen persecución penal, gente como Del Carril, los fiscales y me honra decir que son mujeres como Daniela Dupuy.

Se persigue a quienes atacan a los niños con tecnología, inteligencia, valentía, con horas sin dormir, con mucha especialización y profesionalismo. En Argentina se está trabajando bien, eso es una buena noticia.

¿Cuál debería ser el rol de los medios y de las empresas tecnológicas en este contexto dramático que estás relatando?

-Los periodistas tenemos que informarnos mejor, estudiar qué pasa y averiguar. Por ejemplo si se trata de entrevistar a víctimas, hay toda una serie de recomendaciones especiales acerca de cómo se le debe hablar con una víctima, cómo se la debe tratar si es menor o mayor y cómo se debe cuidar a la persona. Hay recomendaciones sobre cómo nombrarlas en prensa, cómo no repetir los mismos rótulos que terminan revictimizando.

Por ejemplo, no debemos hablar de prostitución infantil porque prostitución implica un estado activo. Un niño jamás estaría en estado activo porque no tiene la posibilidad de decidir y no tiene el desarrollo madurativo como para decidirlo. Son obligados, son niños prostituidos. En las clases en la Universidad Austral les pregunto a mis alumnos, para que se den cuenta lo que significa ser esclavos, qué querían ser de chiquitos. Luego les pido que levanten la mano quienes querían ser prostitutas, ser llevadas a un prostíbulo, y que las monten en 40 tipos por noche como le sucedió a Alika.

Hay gente que dice “mujeres de vida fácil” y “están ahí porque quieren”. Este vocabulario aparece en medios, en redes sociales y tenemos que cambiarlo. Los medios deben tener esta responsabilidad de formar a sus periodistas.

Con respecto a las empresas, me encantaría que existiese una ley acá en Argentina como la existente en Estados Unidos, que las plataformas deban informar, hacer el rastreo de imágenes, de palabras y demás. Pero creo que es una labor conjunta, mancomunada y solidaria. Yo no creo que haya empresas que sean absolutamente inocentes en esto, aunque sea por omisión todos estamos comprometidos.

¿Cuál es la causa, o las causas, de la vulnerabilidad?

-En Argentina las causas identificadas son la infantilización de la pobreza, cada vez hay más niños en estado de vulnerabilidad; y la feminización de las migraciones, hay más mujeres migrantes que venían en busca de un futuro mejor y terminan en las calles y prostíbulos de Buenos Aires. El gobierno anterior le obligó a República Dominicana tener visas para proteger a las mujeres. Cuando empezó esa protección en Argentina el tráfico de dominicanas pasó a Uruguay.

La pobreza, tenemos altísimos niveles en Argentina, y la migración son causas. Hay más de 3000 talleres clandestinos textiles en nuestro país donde se esclaviza a migrantes peruanos, paraguayos y bolivianos, al nivel de tener atados a algunos con cadenas a las máquinas textiles. Son los esclavos de la trata laboral.

Siempre está la cara de la pobreza; de quien no puede defenderse; de quien necesita salir de alguna situación, cree en la palabra de quien lo convoca y termina siendo esclavo.

“Con respecto a las empresas, me encantaría que existiese una ley acá en Argentina como la existente en Estados Unidos, que las plataformas deban informar, hacer el rastreo de imágenes, de palabras y demás”