Tecnología 14/09/2017

Telefónica traerá AURA a la Argentina en el año de la convergencia

Por José Crettaz

Se trata de una plataforma de inteligencia cognitiva que permite a los clientes gestionar la relación con la empresa y sus productos, y administrar sus datos

Telefónica traerá AURA a la Argentina en el año de la convergencia

Chema Alonso, el “hacker del gorrito de lana”, doctor en Seguridad Informática por la Universidad Rey Juan Carlos, es uno de los ejecutivos más destacados de Telefónica, donde ocupa el cargo de Chief Data Officer. Hace diez días estuvo poco más de 24 horas en la Argentina para revisar el avance de la implementación de AURA en la operación local, donde se lanzará el año próximo. “Más cerca de enero que de diciembre”, me dijo cuando le pregunté la fecha, en una conversación con periodistas en el Hotel Madero -cerca de la sede corporativa de la empresa en Buenos Aires-. En ese encuentro estuvo acompañado por Horacio Mansilla, que desde hace veinte meses es director de Big Data e Inteligencia de Negocio de la filial local tras muchos años en el área de marketing.

AURA es una plataforma de Big Data que permitirá a los clientes de la empresa gestionar los datos personales que producen al interactuar con cualquier infraestructura de Telefónica: con la telefonía fija, telefonía móvil, Internet o televisión. De hecho, mediante distintos dispositivos (como Siri de Apple o Alexa de Amazon, entre otras aplicaciones), AURA permite dialogar -usando lenguaje natural, hablando o escribiendo- con los servicios de la empresa: preguntar cuánto habrá que pagar en la próxima factura o saber en qué canal se puede ver el Barcelona-Real Madrid (o Boca-River), por ejemplo.

El año próximo se lanzará en tres países europeos (España, Alemania y el Reino Unido) y tres latinoamericanos (Brasil, Chile y, claro, la Argentina). Se dice sencillo pero la tarea es compleja porque para que AURA funcione hace falta normalizar distintas capas de redes, sistemas y procesos. “Va a ser muy transformacional para Telefónica Argentina, sus equipos y sus clientes”, reflexionó Mansilla.

La plataforma fue presentada en el contexto del último Mobile World Congress de Barcelona, en febrero, y se ha convertido en una herramienta de Telefónica para fijar su posición sobre el debate mundial acerca de los datos, sus dueños, su valor y su uso. En eso, la compañía cambió la visión que llevaba adelante durante la gestión de César Alierta, de enfrentamiento abierto con Google y Facebook. Ahora, con José María Álvarez Pallete al frente, la empresa inició otro camino: el de dejar en evidencia a las grandes compañías al prometer a sus clientes un control total sobre la información que generan en sus plataformas. Por lo que se vio en Barcelona, por sus prestaciones y su espíritu de época, AURA será un fuerte diferencial para los productos de Telefónica en el año de la convergencia, donde se espera que haya mayor competencia entre los operadores.

 

 

“Los datos que generan nuestros clientes por el uso de nuestros servicios pertenecen a nuestros clientes. Esto quiere decir que no, no estamos vendiendo datos de nuestros clientes. No, no estamos dando datos de nuestros clientes a terceras partes”, respondió Alonso en Buenos Aires, donde además dijo que legalmente la plataforma se regirá por la norma más exigente, que es el GDPR o Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, que empieza a regir el 25 de mayo de 2018. “Dentro del margen que la ley nos permita, daremos todo el control a los clientes”, insistió.

“Hay que decir tres cosas sobre AURA, 1) que logra que la tecnología hable el lenguaje de los humanos y no al revés, y que les simplifique la vida; 2) que el cliente puede llevarse los datos si quiere irse a otra compañía, es decir que permite una portabilidad de datos, como la hay de SIM y de número; y 3) que si quiere compartir sus datos con terceros para obtener servicios que se adapten mejor a las necesidades de su vida cotidiana, el cliente pueda hacerlo”.

En la charla con los periodistas, Chema -como lo llaman todos en la empresa, incluido su jefe Álvarez Pallete- también describió el proceso que siguen los datos dentro de Telefónica y qué usos se le dan para la gestión y como servicio a terceros. “Está el dato del cliente, que se convierte en dato anónimo cuando se le quita la información personal, y se vuelve un dato agregado cuando se sumariza con otros datos, esto último da lugar a los insights, que es lo que usamos para la toma de decisiones”, explicó. De hecho, en la Argentina la empresa está dando ese servicio a empresas privadas y entes públicos, como la Municipalidad de Neuquén que se basó en insights de esa naturaleza en la planificación del nuevo Metrobus en esa ciudad.

Es que AURA es el motor cognitivo de los datos (googlear “inteligencia cognitiva”), que Telefónica llama cuarta plataforma (la primera fue la red, la segunda los sistemas y la tercera los contenidos) y está orientada a los clientes individuos (B2C) pero tiene un hermano para las empresas, Luca (“por aquello de Last Universal Common Ancestral”, explica Alonso), que viene trabajando con esos insghts y generando información para la toma de decisiones interna en la compañía.