Tecnología 25/10/2020

Federico Prada: “El Covid-19, al acelerar la comunicación científica, bajó la calidad de las publicaciones y generó desinformación”

Por José Crettaz

El biólogo brindó su perspectiva en #TMTConversaciones acerca de la divulgación científica actual y la posible recurrencia de nuevos virus; además, qué sabemos con certeza hasta el momento sobre el Covid-19

Federico Prada es biólogo, emprendedor y director de las licenciaturas en Biotecnología y Bioinformática de UADE. En #TMTConversaciones (que se emite por el canal Metro para la Argentina y por UCL Play  para el resto de América Latina) aseguró -en julio pasado- que van a seguir entrando a nuestra sociedad organismos biológicos que van a comprometer la estabilidad o la salud de la humanidad y recorrió cuál podría ser la posible solución a esta problemática.

Después de tantas idas y vueltas, ¿qué sabemos del covid-19 a 6 meses de su debut?

-Tenemos muy buena información acerca de cómo tratar de prevenir esta pandemia utilizando la biotecnología. Sabemos finalmente que utilizar el barbijo es útil para evitar la propagación, no para no contagiarse. También sabemos que su origen es natural, no hay ninguna evidencia que hable acerca de la generación de este microorganismo, de esta partícula viral, por parte manos con intenciones non sanctas. Sabemos acerca del diagnóstico masivo, aprendimos mucho a nivel mundial y, por último, estamos aprendiendo cómo tratar esta enfermedad.

Para mí, una de las cosas más fuertes que ocurren en este contexto es que nosotros somos culpables de que esta pandemia esté creciendo a nivel biológico y a nivel social. A nivel biológico somos los transportadores de este virus. A nivel social, hemos desarrollado una serie de metodologías de transporte. En otro contexto, 100 años atrás, esto no hubiera sido posible simplemente porque no existía la aviación o la comunicación de las personas de manera física de un lugar a otro. En una pandemia con exactamente el mismo virus en un mundo habitado por aldeanos, esto no se hubiera propagado y no hace falta que nos vayamos millones de años para atrás.

¿Hasta qué punto la divulgación de contenidos referidos a la pandemia en las redes sociales agravó, condicionó o tal vez mejoró el combate contra el virus?

-Ocurre algo muy interesante al respecto. La comunicación científica se vio revolucionada en este contexto. Habitualmente los científicos suelen publicar en revistas especializadas de ciencia. Por lo general una publicación puede tardar, entre idas y venidas a la editorial y la revisión, un año. Se está dando un cambio muy fuerte al respecto, los científicos pueden tener un resultado y en una semana tenerlo publicado en una base de datos de acceso libre y sin evaluación. Esto aceleró los tiempos de comunicación de los datos, pero también cayó la calidad de esos datos. Yo creo que en el mundo de la comunicación también pasa un poco eso. Chequear los datos hoy en día es algo que cuesta por la cantidad por el volumen de datos que se está manejando. Eso genera desinformación y también lo vivimos en el ambiente científico.

“Cien años atrás, esto no hubiera sido posible simplemente porque no existía la aviación o la comunicación de las personas de manera física de un lugar a otro. En una pandemia con exactamente el mismo virus en un mundo habitado por aldeanos, esto no se hubiera propagado y no hace falta que nos vayamos millones de años para atrás”

Hay una necesidad de mejorar la conexión entre la ciencia y el periodismo, sobre todo a partir de esta circunstancia en la que organismos, como la Organización Mundial de la Salud, se encontraron ante la necesidad de hacer afirmaciones urgentes y luego volver hacia atrás

-No sé si llamaría dar un paso atrás respecto de la información, porque la ciencia va tomando sus rumbos y va demoliendo paradigmas. El tema es que habitualmente eso pasa con un rango de tiempo mucho más amplio. Ahora los cambios son tan rápidos que uno piensa que detrás de eso no se concluyó con la evidencia adecuada, pero claramente tiene que ver con que todo está acelerado. Cuando uno toma una decisión después de años de evidencia tiene un sustento, acá hay que tomar decisiones con semanas de evidencias. Las afirmaciones son más débiles.

En ese sentido, la Organización Mundial de la Salud se cuida o no da por sentado ciertas cosas que muchos científicos ya la están manifestando, simplemente para evitar este cambio de rumbo tan efusivo. Hoy en día más de 200 científicos de todo el mundo súper prestigiosos le piden a la OMS que manifieste abiertamente que el virus se puede transmitir por aire, lo cual  aún no está informado y que cambiaría la manera de cuidarse y las maneras de evitar la propagación. Hay una presión por parte de cierto grupo de científicos hacia estos entes tan importantes.

“Habitualmente los científicos suelen publicar en revistas especializadas de ciencia. Por lo general una publicación puede tardar, entre idas y venidas a la editorial y la revisión, un año. Se está dando un cambio muy fuerte al respecto, los científicos pueden tener un resultado y en una semana tenerlo publicado en una base de datos de acceso libre y sin evaluación”

¿Qué pasa si aparece otro virus? ¿Vamos a vivir el resto del tiempo en cuarentena? ¿Qué probabilidades hay de que aparezcan nuevos virus de esta magnitud?

-Nosotros vamos a seguir siendo los mismos, nuestra sociedad va a seguir comunicándose de la misma manera. De alguna forma, abrimos una puerta a la naturaleza por la que van a seguir entrando a nuestra sociedad ciertos organismos biológicos que van a comprometer la estabilidad o la salud de la humanidad. Las pandemias llegaron para quedarse en la sociedad que tenemos.

Nosotros vamos a tener que co-evolucionar, no de una manera natural porque sería que se mueran las personas que se tienen que morir. Acá va a haber una evolución dirigida y va a ser cómo nos adaptamos a estos nuevos tiempos de pandemias o de los riesgos biológicos por venir. Las organizaciones a nivel internacional van a tener que generar ciertas puertas de contención para que en el caso de ocurrir otra amenaza biológica natural, como la que sufrimos en este momento, existan las herramientas para poder frenarla lo antes posible. Definitivamente nuestro mundo está cambiando, abrió las puertas y ahora la naturaleza encontró la manera de entrar.

Suelen haber hechos del contexto histórico que motivan a los jóvenes a estudiar determinadas carreras ¿Creés que puede pasar algo por el estilo en la ciencia a partir de la pandemia?

-Definitivamente. Hay un acercamiento muy fuerte y una empatía por querer dar soluciones desde el lado de la salud. Habitualmente uno lo observa en personas que desean tener una profesión altruista, que ayude al contexto y a otras personas, pero en este caso se está dando un acercamiento muy fuerte por parte de jóvenes que quieren estudiar algo que permita generar una cura o una vacuna en relación a esta pandemia que estamos viviendo. Claramente el área de la salud, la biotecnología, la bioinformática y otras biociencias, en este momento están creciendo producto del contexto que vivimos.