Tecnología 24/10/2021

Diego Bagú: “Las nuevas tecnologías están democratizando el acceso al espacio exterior”

Por José Crettaz

Tandilense, astrónomo, youtuber y director del Planetario de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), en #TMTconversaciones Bagú describió las características de la nueva carrera espacial, donde el sector privado es protagonista y que asoma apta para emprendedores. ¿Qué lugar puede ocupar la Argentina?

Si dijéramos que Diego Bagú es youtuber no estaríamos faltando a la verdad: sus transmisiones por Internet de despegues, lanzamientos y viajes espaciales muestran un gran esfuerzo de producción y un éxito de audiencia. Bagú es un auténtico divulgador del siglo XXI, tal vez el siglo de la colonización del espacio exterior.

Tandilense, astrónomo y director del Planetario de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP), Bagú estuvo en #TMTconversaciones (que se emite por el canal Metro para la Argentina y por UCL Play para el resto de América Latina) para conversar sobre la nueva carrera espacial y el papel que podría desempeñar la Argentina , la democratización del acceso al espacio y cómo la nueva era tecnológica-espacial cambiará por completo el contexto geopolítico.

-¿Hay una nueva carrera espacial con más jugadores, distintos que los del siglo XX?

-Sí, creo que sí. Creo que es una nueva era espacial y una nueva carrera espacial. Una nueva era en el sentido de nuevas tecnologías que han hecho que el acceso al espacio se haya democratizado. Ir al espacio, sobre todo con astronautas, estaba cuasi vedado a solamente las agencias espaciales estatales: la NASA en Estados Unidos, Roscosmos en Rusia, China, Europa etc. Pero ahora la tecnología ha permitido que las empresas accedan al espacio. Entonces, en ese sentido, creo que se abre una nueva era junto con el sector privado.

Un jugador muy importante que está incursionando de manera muy rápida es China. Está cambiando el contexto geopolítico y hace que, además de esa era espacial, se genera una competencia. Como fue en los 60, que permitió la llegada del hombre a la Luna, o la competencia entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Entonces, esta competencia yo la enmarco en una nueva carrera espacial. No es casualidad que todo ecosistema haga que estemos viendo que programas espaciales están acelerando de una manera muy interesante.

“Los países que invierten en ciencia y tecnología, sobre todo en el área espacial, tienen un rédito enorme en términos económicos. Todo ese desarrollo, tanto en nuevos materiales como procedimientos, se aplica en la vida diaria, en el desarrollo de un celular, de un sistema biomédico de purificación del agua, etc.”

-¿Qué interés persiguen quienes están sumándose a esta carrera?

-Podríamos clasificarlos en un doble interés. Por un lado, hay una cuestión más filosófica que tiene que ver con las ansias de conocer, de investigar. Lo llevamos dentro de nuestros genes. Si no tuviésemos esas ansias, nos hubiésemos quedado hace decenas de miles de años en África y no hubiésemos conquistado literalmente todo un planeta. Entonces eso impulsa en gran manera y es mucho más fuerte de lo que uno cree.

Pero también, yendo a algo más pragmático, está la inversión. Porque no es un gasto y eso está absolutamente más que comprobado, la historia misma lo indica. La inversión en ciencia y tecnología produce un valor agregado en lo que se desarrolla. Aquellos países que invierten en ciencia y tecnología, sobre todo en el área espacial, tienen un rédito, una ganancia, en términos económicos, enorme. Todo ese desarrollo, tanto en nuevos materiales como procedimientos, se aplica en la vida diaria, en el desarrollo de un celular, en el desarrollo de un sistema biomédico de purificación del agua, etc. Entonces, creo que esas dos componentes hacen que haya tanto interés por la investigación espacial.

-Desde la llegada del hombre a la Luna estamos acostumbrados a ver las transmisiones de lanzamientos estadounidenses, pero no tanto lo que hacen otros países ¿Quedamos del lado estadounidense al no seguir la puesta en escena de transmisiones de otras agencias?

-Me parece que es fundamental aclararlo porque sino se puede tener una visión sesgada; depende mucho de quien realiza la actividad. Yo soy un apasionado de la divulgación científica y últimamente gran parte de mi actividad pasa por la divulgación. Tomamos imágenes para compartir con el público de los distintos lanzamientos. En esta semana, tres países enviaron naves al planeta Marte: la NASA de Estados Unidos, los Emiratos Árabes y China. Nosotros transmitimos los tres lanzamientos. En el de la NASA teníamos todo el nivel de detalle, la imagen absolutamente limpia. Pero nos costó transmitir el lanzamiento chino. No hubo una sola imagen oficial hasta después del lanzamiento y, como el lanzamiento salió bien, una de las televisiones oficiales chinas retransmitió el lanzamiento de la nave. La imagen que se transmitió fue la de un particular filmando con un celular desde el balcón de su departamento.

Quiero decir, no es que uno, o el mundo, quiera transmitir lo que hace solamente una agencia espacial, en este caso la norteamericana y el resto no. Lo que pasa es que Estados Unidos hace de ello y, admiro en ese sentido, cómo abren la información a toda la gente. Son los que te permiten transmitir eso. Si el que hace la actividad no te envía una sola imagen vos estás medio atado de manos.

“Estados Unidos hace de sus lanzamientos un gran evento, abren toda la información y las imágenes, algo que no hacen otras agencias espaciales. Son los que te permiten transmitir. Si el que hace la actividad no te envía una sola imagen vos estás medio atado de manos”

-La comprensión de la narrativa también. No solamente de la tecnología, de la carrera espacial, sino de la relevancia de contar todo eso

-Absolutamente. Porque, si bien puede estar en otro idioma, vos tenés literalmente un relator que te va contando lo que van haciendo. En otros lanzamientos tenés que estar adivinando directamente.

-¿Hay espacio para el emprendedorismo espacial no a gran escala, para emprendedores más de garajes digamos en la carrera espacial?

-Sí, hay espacio y cada vez más. Una de las empresas pequeña-medianas que más ha avanzado en lo que es la industria satelital, es la empresa argentina Satellogic. Se inició con un par de amigos en la habitación de una casa y hoy es uno de los líderes dentro de su sector, se dedica al lanzamiento. No es que quiera hacerle propaganda a los muchachos, me encantaría, pero me sale el corazón de argentino y me pone feliz que un emprendimiento con gente argentina esté incursionando en esta materia. De hecho, ya tienen oficinas en todo el mundo. Ellos se dedican a satélites muy pequeños. Empezaron con los cute sats, que son prisma de 10 x 10 x 30, y luego fueron haciendo satélites cada vez más grandes. No me cabe la menor duda que irán a satélites cada vez más importantes en tamaño.

Hay mucha industria como para desarrollar porque el avance tecnológico ha permitido la incursión para pequeños y medianos jugadores. No van a tener la posibilidad de construir quizá cohetes o naves como una agencia estatal, pero cada uno en su nicho puede desarrollar gran parte de la actividad espacial.

“Argentina es uno de los países con más historia espacial en el mundo. Fuimos el cuarto país en la historia, luego de Estados Unidos, la Unión Soviética y Francia, en experimentar con seres vivos en lanzamiento de cohetes. Eso lo sabe muy poca gente”

En este nuevo contexto que venimos describiendo, ¿Cuál es el lugar que podría ocupar la Argentina, su sistema científico, su vocación espacial, su tradición o historia en ese campo?

-Mirá, Argentina es uno de los países con más historia espacial en el mundo. Fuimos el cuarto país en la historia, luego de Estados Unidos, la Unión Soviética y Francia, en experimentar con seres vivos en lanzamiento de cohetes. Eso lo sabe muy poca gente. Argentina es un país muy raro, porque vos tenés grandes potencias que han desarrollado la actividad espacial desde que se inició la actividad espacial y tenés otros que ni siquiera se pueden permitir desarrollarla. Argentina es rara en el sentido de que debe ser el único país que se inició de manera muy fuerte, ha desarrollado enormes proyectos pero, como en muchas otras áreas, no mantiene políticas de Estado a largo plazo. Ese es el gran problema, desde mi punto de vista, que tiene el país, independientemente de los colores políticos. No podemos mantener políticas de Estado a largo plazo, entonces no hay manera de desarrollar grandes proyectos.

De todas maneras, en función de la gran tradición educativa que tiene nuestro país, yo siempre digo que la Argentina tiene esas joyas de la abuela. Bueno, creo que una de las joyas de la abuela es la universidad nacional. Más allá de los traspiés que hemos tenido, tenemos una gran cantidad de recursos humanos hipercalificados. No es casualidad que cuando nuestros chicos y chicas se reciben y van al exterior descollan por la gran formación académica que tienen. Yo creo que tenemos que mantener esa política.

Nosotros ya hemos desarrollado, que están en el espacio, satélites de la más alta calidad. A fines de agosto lanzamos un satélite con tecnología radar que, en su tipo, es el más importante del mundo. Es para llenarnos de orgullo, eso nos tiene que servir para darnos cuenta de lo que somos capaces de hacer. Porque eso no solamente es poner un satélite en el espacio, es generar posibilidades de trabajo para toda nuestra gente.