Tecnología 31/01/2020

Ariel Graizer: “La página web más usada de la Argentina es la de la AFIP”

Por José Crettaz

A fines de 2018, el presidente de Cabase detalló en #TMTConversaciones las acciones que se están realizando para mejorar el acceso a Internet en aquellas ciudades alejadas de las grandes urbes

REVISA TODAS NUESTRAS SECCIONES




Ariel Graizer es ingeniero electrónico, egresado de la Facultad Regional Buenos Aires de la Universidad Tecnológica Nacional-UTN, especializado en comunicaciones.

Durante su carrera, Graizer fue gerente de comunicaciones del Grupo Bago y jefe de teleprocesamiento en el Banco Cooperativo de Caseros. Además, fundó y presidió Datamarkets SA. Fue representante de AT&T EasyLink Services de América Latina Cono Sur.

Actualmente, Graizer se desempeña como presidente de la Cámara Argentina de Internet, que sigue siendo reconocida como CABASE por la sigla de su nombre original, que remitía a “bases de datos”.

A finales de 2018 estuvo en #TMTConversaciones y explicó de qué manera se ha dado la evolución del Internet en el país en los últimos años.

¿Qué indicador se tiene en cuenta para saber si la calidad de Internet en un país es buena o no?

-Son dos básicamente. Uno es penetración: la cantidad de hogares conectados. Ahí la Argentina está bastante bien. El otro es calidad o velocidad, ahí la Argentina todavía tiene terreno por recorrer.

¿En los últimos años ha mejorado un poco [NdE: la entrevista se realizó a finales de 2018]?

-Ha mejorado bastante, de hecho, está mejorando muchísimo con el advenimiento y la instalación de fibra al hogar. Hay proyectos en muchísimas ciudades del interior del país y en Capital Federal. En este momento hay más de 400 proyectos simultáneos que se están haciendo.

Esa es la gran novedad de estos años

-Esa es la gran novedad de estos años, eso va a permitir velocidades de hasta 200 o 300 megabits por segundo en el hogar partiendo de velocidades de 1, 3 o 5.

El cambio va a ser importante

-El cambio es importante, ya se nota en el consumo. Cuando una familia accede a un enlace de fibra óptica cambia absolutamente su forma de consumir Internet.

“En este momento hay más de 400 proyectos simultáneos que se están haciendo”

¿En qué se manifiesta ese cambio?

-Hay muchos más dispositivos conectados simultáneamente. Nosotros medimos el tráfico de Internet, que es la cantidad de bits que van por las redes, y con el advenimiento de las distintas plataformas de vídeo ese tráfico ha aumentado muchísimo. Al tener más dispositivos conectados al mismo tiempo, porque el ancho de banda del hogar lo permite, se pueden ver más vídeos simultáneamente.

¿Cómo funciona Internet?

-La respuesta no es simple. Internet es una red que está compuesta por muchas redes internamente. La interconexión es la forma en que una red se comunica con otra y en la Argentina hay declaradas aproximadamente 1000 redes, todas están interconectadas entre sí intercambiándose tráfico. En el mundo hay cientos de miles de redes y estamos todos interconectados entre todos con la posibilidad de que el mensaje que quiero enviar llegue de extremo a extremo, desde el origen hasta el destino.

“La interconexión es la forma en que una red se comunica con otra y en la Argentina hay declaradas aproximadamente 1000 redes, todas están interconectadas entre sí intercambiándose tráfico”

¿Qué está haciendo CABASE en la construcción de esa red de redes de Internet en Argentina?

-CABASE como organismo tuvo y tiene la misión de mejorar el Internet en la Argentina, para eso hemos hecho muchas tareas que no son visibles a los usuarios, pero son muy importantes. Estamos tratando de darle la mejor performance, la mejor calidad y tratando de agregar servicios que permitan que nuestros usuarios argentinos tengan mejores servicios. Por ejemplo, el primer desarrollo que hemos hecho son estos puntos de intercambio de tráfico, se llaman IXP, que son los lugares donde las redes interconectan. En 1995 cuando Internet devino en la Argentina, y en el mundo, los argentinos íbamos a intercambiar tráfico hasta Miami. Después, en 1997, pusimos un punto en Buenos Aires. Hoy hay 30 puntos en el interior del país, hay 5 más en construcción.

Si un usuario de Jujuy quiere comunicarse con un usuario de Palpalá, ese tráfico no sale de Jujuy. No viene a Buenos Aires, ni se va a Estados Unidos. Eso ha mejorado mucho la velocidad, la calidad y bajó muchísimo los costos porque ese tráfico antes era internacional y ahora es local.

Después hicimos otras cosas importantes que son más técnicas. Pudimos traer a la Argentina servidores especiales que son como un diccionario. Cuando pone, por ejemplo, untref.edu corresponde a una dirección que es de una computadora. Esos servidores estaban distribuidos por el mundo, básicamente en Estados Unidos y en Europa. Nosotros hemos traído copias a la Argentina para que esa resolución de nombres se haga aquí y podamos ahorrar mucho tiempo.

Parte de la función que hacemos en CABASE: hacer que esto sea cada vez mejor y más local. Una de las características fundamentales de Internet es que no haya un centro y que tampoco haya alguien que lo pueda ni prender ni apagar, que todos lo manejemos, permitiendo que el usuario que esté tanto en la Quiaca como en Ushuaia tenga la misma performance, calidad y tiempo de respuesta.

Eso en Argentina es una tarea en construcción

-Sí, pero venimos bastante bien. En 1997 teníamos un solo centro en Buenos Aires, en el 2009 iniciamos la apertura de nodos en el interior del país tratando de igualar las mismas condiciones de Buenos Aires a todas las ciudades de menos de 50.000 habitantes.

Hay una cuestión interesante respecto de la circulación de la información. Ustedes al tener los nodos saben cuánta de la información que circula en Internet es local, nacional o internacional

-Exactamente, nosotros lo medimos. El tráfico cambió muchísimo en función de la aparición de los vídeos y de unos actores nuevos, que tienen unos 4 o 5 años en el mundo, que son los content delivery network (CDN), empresas que venden la distribución de ese contenido. Nosotros hemos traído esas empresas a la Argentina y las hemos distribuido a lo largo de todo el país en cada uno de estos nodos, con lo cual para poder ver un vídeo ya no hace falta ir a buscarlo fuera de la Argentina sino que está en cada uno de esos nodos replicados. Antes era tráfico internacional, ahora es tráfico local.

Todo esto termina resultando en la mejora del acceso

-Mejora la experiencia del usuario. Se busca que el usuario tenga inmediatez en la respuesta.

¿Cómo funcionan en esos nodos a nivel local? ¿qué actores se interconectan? ¿cómo es ese relacionamiento?

-Los dividimos en dos grandes grupos y dentro de cada grupo hay divisiones. Primero están los proveedores de acceso: la empresa que te da Internet en tu casa. Por otro lado, están los proveedores de contenido. Un proveedor típico de contenido es una universidad, un gobierno, el diario local.

Los proveedores de acceso muchas veces compiten, pero los proveedores contenidos no. Cada uno ofrece su contenido, algunos compiten más que otros.

Todos son redes en Internet y cada uno se interconecta a ese nodo local ofreciendo el acceso de sus usuarios.

La página más visitada en la República Argentina es la página de la AFIP y tiene que funcionar rápido. Así lo mismo con las distintas organizaciones y agencias de los distintos gobiernos provinciales y municipales. Además aparecen, con el advenimiento de este nuevo mundo de los dispositivos conectados, otros servicios que pasan a ser muy relevantes. Por ejemplo, al lado de Junín pasa el río Salado. La municipalidad tiene todo un sistema de sensores donde mide el nivel del agua del río, la gente puede acceder a esto desde la página web para saber si va a haber una inundación o no.

“La página más visitada en la República Argentina es la página de la AFIP y tiene que funcionar rápido. Así lo mismo con las distintas organizaciones y agencias de los distintos gobiernos provinciales y municipales”

¿Por qué es importante la llamada ley corta y la ley de responsabilidad de los intermediarios? [NdE: al momento de realizarse esta entrevista estaban en tratamiento esas dos normas, una sobre regulación de la convergencia y la otra sobre la responsabilidad de las plataformas digitales; ambas recibieron media sanción del Senado pero nunca fueron tratadas por Diputados y perdieron estado parlamentario a finales de 2019]

-La ley corta tiene un artículo muy importante para las pymes y cooperativas que dan servicios en el interior del país en los que grandes operadores no prestan servicios. Ésta tiene la posibilidad de reasignar frecuencias, que se han recuperado, a estas pymes y cooperativas para que puedan dar servicios de movilidad en los lugares que no hay cobertura. Además, genera una competencia efectiva con un jugador que está desarrollando redes de fibra óptica en forma local y que necesita complementar sus servicios para no quedar sin una oferta menos.

El punto más importante de la ley corta para nosotros es la disponibilidad de esas frecuencias para que se puedan brindar servicios en igualdad de condiciones en todas las ciudades del interior del país. La cobertura, tanto telefonía como internet, es pobre en el interior del país. Hay muchas zonas que no tienen buena cobertura y el 4G todavía no ha llegado. En la asignación de frecuencias hay un grupo bastante importante de frecuencias que tienen que ser asignadas a pymes y cooperativas porque cubren lugares donde los grandes nunca van a ir.

Eso significa que, de aprobarse esta ley [NdE: no ocurrió y el proyecto perdió estado parlamentario], tendrían acceso a ese espectro y podrían instalar una radio base para dar servicio móvil

-Ese es el proyecto. Es necesario que haya radio bases locales en localidades, donde no las hay, para que se pueda mejorar la calidad.

“En la asignación de frecuencias hay un grupo bastante importante de frecuencias que tienen que ser asignadas a pymes y cooperativas porque cubren lugares donde los grandes nunca van a ir”

¿Qué lugares del país están más complicados en cobertura de acceso a Internet móvil y fijo?

-En el Chaco pasa una situación muy particular. La ruta 11 tiene dos ciudades importantes con muy buena cobertura y en el medio un montón de localidades con servicios antiguos, apenas de voz. Lo mismo pasa en la ruta 22 en Río Negro.

La falta de frecuencia y la falta de inversión hizo que vayan a los lugares en donde hay una gran cantidad de usuarios y el resto no.

Una ruta nacional o provincial es un ejemplo muy claro de dónde falta en cobertura, en localidades de menos de 50.000 habitantes prácticamente no la hay.

¿Cuál es el nivel de inversión que hace falta para asegurar una cobertura relativamente homogénea en todo el país?

-El nivel de inversión es grande, pero la ventaja es que la tecnología va cambiando y va reduciendo sus costos. El llegar tarde es un problema, pero también es un beneficio porque es mucho menor la inversión necesaria. Además, estamos haciendo un gran despliegue de fibra óptica. Si en esas mismas localidades de 50.000 habitantes ya hay un proveedor que está instalando fibra al hogar, la torre en donde se va a poner la celda ya tiene fibra.

Por otro lado, ahora son todos datos los que viajan por la red lo que permite que vos vayas con la fibra hasta la antena en forma directa, con lo cual hay una reducción muy grande cantidad de equipamiento que hay que poner en la torre. Eso ha reducido, en más de un orden, la magnitud de la inversión.

¿Qué es la responsabilidad de los intermediarios?

-Es una ley que defiende la libertad de expresión y la libertad de elección de contenidos [NdE: era un proyecto de ley, tuvo media sanción y perdió estado parlamentario]. Básicamente dice que aquel que pone un contenido en Internet es el único responsable de ese contenido, no quien lo aloja o lo transmite.

Solamente con la orden de un juez alguno de los que están en la cadena de valor, que son los intermediarios, podrá dar de baja ese contenido y no sólo porque a alguien se le ocurrió que el mismo está mal.

Es una ley que está en Chile hace 8 años, en Brasil hace 4 años, en Uruguay hace 10 años, en Estados Unidos hace más de 11 y en Europa hace 5.

Estamos tratando de llevar a la Argentina a un grado de equiparación con respecto a todas las regiones del mundo que han desarrollado la industria del conocimiento de tal manera en que la protección y la responsabilidad de los datos son del usuario y no de los intermediarios que participan de esa cadena.

Esto es muy importante porque va a permitir que hayan más inversiones en el país. Una de las más importantes, que no hay, es la industria de los data centers y demás empresas que vengan a alojar los datos en la Argentina.

¿Cómo convive la responsabilidad los intermediarios con la protección de datos personales?

-Justamente las dos normas son complementarias porque uno es responsable de sus datos, uno tiene que decir si quiere que sea público o no. Y, además, si damos la autorización para que otro lo utilice o no.

En el caso de que haya un conflicto en donde cualquiera lo utilizó, el dueño de esa información podría presentarse en el juzgado mostrando que es propietario de ese dato y con eso un juez podría ordenar que se deje de publicar.

Se generan dos situaciones particulares: podría haber problemas de derechos de autor y también problemas de ofensa y de difamación, por eso es necesario la intervención de un juez.

“La regulación tiene que acompañar el movimiento que estamos teniendo. Hay que promover, no frenar”

¿Cómo estamos con respeto a la regulación?

-Estamos bien. El mundo va evolucionando, las cosas van cambiando.

Hay dos principios básicos que vengo promoviendo: nada es gratis siempre hay alguien que paga por algo de lo que estamos haciendo, quizás yo mismo estoy cediendo derechos para poder tener ese servicio de forma gratuita; y, por otro lado, no se puede tapar el sol con la mano, las cosas van a pasar más allá de que uno quiera. La regulación tiene que acompañar el movimiento que estamos teniendo. Hay que promover, no frenar.

¿Podrías decirme dos o tres objetivos de CABASE de acá a tres años?

-Nosotros, con esta distribución de nodos y de contenidos dentro del país, hemos logrado tener en la Argentina aproximadamente el 80% de lo que todos nuestros usuarios consumen. Sabemos que tener el 100% es imposible, nunca vamos a poder tener todo el contenido del mundo en la Argentina, pero nuestro objetivo es llegar al 90%.

El otro objetivo es mejorar la calidad y disponibilidad del servicio. Estamos pensando en llegar, durante el 2020, a más de un millón de hogares conectados con fibra óptica. La macro no ayuda porque todo desarrollo de infraestructura requiere financiación a largo plazo, pero se puede lograr.