Entretenimiento 25/12/2019

Mirta Romay: “El ámbito geográfico de Teatrix no es la calle Corrientes es el mundo entero”

Por José Crettaz

La creadora de Teatrix, la primera plataforma de teatro digital del país, en #TMTConversaciones describió los desafíos que enfrentó para poder lanzar su OTT

Mirta Romay es licenciada en Psicología. Luego de un recorrido laboral por diversos hospitales, en 1984 realizó sus primeras experiencias como productora en Canal 9, la emisora de su padre, el legendario zar de la televisión argentina, Alejandro Romay.  

En 1994 fundó Tiempos Editoriales y, cuatro años más tarde, lanzó un ciclo de educación a distancia llamado Formar, que ocupaba los horarios marginales en el 9.

Su última propuesta, creada en 2015, es Teatrix y se transformó en la primera plataforma teatral de la Argentina.

En #TMTConversaciones, a fines de 2018, relató cómo fueron los comienzos de Teatrix.

Teatrix es como el Netflix, pero del teatro

-Tal cual. La palabrita Teatrix está elegida justamente para que se sintetice rápidamente qué es.

¿Qué es Teatrix?

-Teatrix es una plataforma de teatro digital. Las personas hoy pueden ver teatro en la comodidad de su casa con una amplia cartelera, es una tendencia que la permiten las nuevas tecnologías.

El teatro quiso tener su lugar en la televisión abierta y en el cable, pero por distintos motivos, fundamentalmente económicos y de competencia, no lo logró.

Estas tecnologías permiten dirigirse al cliente. Hoy, con una inversión, he podido tener una plataforma que se define como OTT. Con poner www.teatrix.com tenés una cartelera muy importante de teatro.

“Teatrix es una plataforma de teatro digital. Las personas hoy pueden ver teatro en la comodidad de su casa con una amplia cartelera, es una tendencia que la permiten las nuevas tecnologías”

¿Esa cartelera cómo se va enriqueciendo? Tuviste que convencer un poco a los productores, a los dueños de derechos e incluso a los actores

-Fue una tarea difícil al comienzo. Cuando aparecieron los festivales de teatro, éstos pedían la filmación de la obra, eso produjo en los actores y los productores que no se sintieran cómodos con esa experiencia porque lastima a la obra teatral. No recordaron que existió otro tiempo en donde el teatro tenía un lugar muy bello porque se sabía producir y filmarlo, así que hubo como un corte. Yo estoy haciendo de puente. Cuando ven el producto, se aflojan. Pero hemos sorteado resistencias del tipo ‘vas a matar al teatro’.

Los apocalípticos

-Los apocalípticos de siempre.

Eso se fue diluyendo, sobre todo cuando empezaron a ver el trabajo que hemos hecho, la adhesión del público, la difusión qué significa esto para el teatro.

La pantalla siempre ha sido promotora y difusora. La posibilidad que hoy tiene el teatro, con su esencia, de estar en una pantalla permite que muchas nuevas generaciones conozcan qué es el teatro. Yo apuesto a que sumemos nuevos usuarios y espectadores de teatro.

Me parece que el teatro estaba cada vez más reducido a cuatro paredes y a Capital Federal. Estas tecnologías son enormemente inclusivas. Es tan fuerte esto. Te voy a contar una anécdota, que a mí me conmovió, de cómo puede ser transformador el teatro una vez que sale de las paredes. Una usuaria nuestra que vive en una localidad que se llama América, provincia de Buenos Aires, se puso en contacto con nosotros para decirnos que querían hacer una sala Teatrix. Ellos van a proyectar, en un pueblito de 11.000 habitantes, las obras en la biblioteca. Así como te llevas un libro, podés ir a ver una obra de teatro a la calle Corrientes en este pueblito.

“La pantalla siempre ha sido promotora y difusora. La posibilidad que hoy tiene el teatro, con su esencia, de estar en una pantalla permite que muchas nuevas generaciones conozcan qué es el teatro. Yo apuesto a que sumemos nuevos usuarios y espectadores de teatro”

¿Con cuántas obras empezaron? ¿Cuántas están en el catálogo? ¿Cuántos usuarios tienen?

-Empezamos con ocho obras. Una plataforma de esta naturaleza no podría haber empezado el cable o la televisión con ocho obras, debería haber tenido 300. He podido crecer de 8 a 90, todos los meses agregamos tres [a fines de 2018]. En este tipo de modelo de consumo están creciendo muchísimo las plataformas verticales.

Los OTT verticales

-¿Por qué? Porque van directamente al público, se manejan con redes. Yo conozco a mi público, se arma una comunidad de gente que le gusta el teatro.

Más que usuarios son fans

-Sí, es algo de eso. Ya tenemos casi más de 50.000 fans en la página. En agosto [de 2018] tuvimos 33.500 usuarios únicos que entraron a la plataforma, es un número muy importante para un nicho.

Los últimos conceptos de convergencia van hacia el cliente. Entonces, todos los que hacemos teatro deberíamos unirnos para satisfacer a ese cliente. Estas tecnologías tienen detractores y demás, pero en este caso que tiene que ver con la difusión del teatro me parece que es el aporte es muy importante.

¿Entre los detractores hay algún converso?

-No sé si me permitirá que lo cuente, pero un día me junté con Mauricio Dayub porque quería tener la obra Casados sin hijos. Entonces, yo le cuento lo importante que es evangelizar. Entonces, él me confiesa que fue mi detractor. Me dijo que él se oponía, pero que lo entendía perfectamente.

Me parece que se producía una confusión, creían que Teatrix era la evolución del teatro, pero en realidad es la evolución de los medios. No es la evolución del teatro. El teatro es el teatro y va a seguir siendo así.

Hoy Internet que baja enormemente los costos y hace posible que emprendedores puedan iniciar esta aventura. Hay mucho por aprender.

“Me parece que se producía una confusión, creían que Teatrix era la evolución del teatro, pero en realidad es la evolución de los medios. No es la evolución del teatro. El teatro es el teatro y va a seguir siendo así”

¿Qué cosas tenías previstas de entrada y las que corregiste en función de la evolución de la plataforma o de lo que te piden los usuarios?

-Yo no suelo planificar las cosas, creo que eso es un beneficio a la hora de emprender. Me gusta lanzarme y empezar a manejar las cosas de acuerdo a las olas.

Creo que pensé que iba a ser mucho más fácil. Yo tuve un emprendimiento muy grande como lo fue Formar de educación a distancia. Cuando lanzamos el primer programa explotamos de audiencia. Eso no ocurre acá.

Acá ocurre un crecimiento lento con una empresa que hay que ajustarla e ir creciendo junto con la plataforma, lo que implica mucha métrica. Podés ver que estás creciendo y aplaudir, pero con estas plataformas te podés dar cuenta que no es lo suficiente. Estoy hablando de casi un 8% mensual, que es mucho. Hay que salir a hacer volumen. Tenés que estar trabajando constantemente, no hay nada hecho está todo por construirse. Creo que todos los días aprendemos y la verdad es que me parece una oportunidad.

A veces me pregunto cuál va a ser la historia del cableoperador y cuánto tiempo van a poder soportar los cableoperadores. Incluso en mi caso, estudié la posibilidad de hacer acuerdos con los cableoperadores y entendí que me iba a meter en la boca de un gigante al que interesa un capital de masas. Yo con mi nicho chiquito puedo crecer, satisfacer a un público, y tener una empresa rentable de altísimo valor social.

Es otro mundo en el que vivimos, hay que pensar en cómo se piensa en este mundo.

“Yo con mi nicho chiquito puedo crecer, satisfacer a un público, y tener una empresa rentable de altísimo valor social”

Alejandro Romay, tu papá, fue un innovador, un emprendedor y un hombre de los medios. ¿Qué tiene Teatrix de él?

-Hoy te puedo decir que conjuga los dos medios en los que él puso su pasión que es el teatro y el audiovisual. Creo que los hice conjugar bien, hay algo de la amorosidad ahí. Los directores cuando ven sus obras me dicen que puse en diálogo el teatro y el audiovisual. Creo que él está ahí.

Tuve la experiencia de vincularme con un hombre que se lanzaba al vacío todo el tiempo, para mí eso era terriblemente angustiante de chica. Sentía que vivíamos sin red. Odie eso, pero un día me di cuenta que también era mío y quería meterme en cosas que todavía no sabía y que quería seguir aprendiendo en ese proceso. De alguna manera padezco de eso porque uno lo disfruta, pero al mismo tiempo lo padece.

Creo que Teatrix, paradójicamente, me ayudó a separarme del abismo porque fui entrando en un proceso más cuidado y de medir un poco las cosas, pero siempre estoy con ganas de emprender y me freno. Creo que tiene mucho de él. Un hijo tiene mucho de sus padres, lo bueno y lo malo.

En su momento, en el origen de Teatrix, para mí era una especie de homenaje. Él estaba vivo y sabía que me iba a lanzar a un mundo que desconocía. También me encontré con fragmentos de él en muchas cosas, sobre todo en el contacto con los actores.

“Tuve la experiencia de vincularme con un hombre que se lanzaba al vacío todo el tiempo [Alejandro Romay], para mí eso era terriblemente angustiante de chica. Sentía que vivíamos sin red”

Él había llevado el teatro a la televisión muy prematuramente

-Por supuesto. Creo que algún Romay lo tenía que hacer porque mi hermano había hecho teatro en estudio. Estaba en nosotros ese diálogo entre el audiovisual y el teatro, alguno lo tenía que hacer. Estaba en el ADN que nos dejó él.

¿Qué te dicen las métricas con respecto al gusto de los usuarios y sus hábitos de consumo? ¿Hay un prime time en Teatrix?

-Viernes, sábado y domingo explota Teatrix. El consumo se relaciona con las obras que sabemos que han sido muy exitosas.

Funcionan en la calle Corrientes y funcionan en Teatrix

-Hay algunas cosas que me sorprendieron y lo han hecho los chicos jóvenes. Luego de un estudio, vimos que Juan Paya con Chicos Católicos estaba tercero. Entonces, los chicos me dijeron que Juan estaba trabajando con nosotros en las redes.

“Viernes, sábado y domingo explota Teatrix. El consumo se relaciona con las obras que sabemos que han sido muy exitosas”

-No era casualidad

-Juan se preocupa mucho por sus obras y está trabajando con nosotros. Entonces, quiere decir que el productor y los actores pueden hacer mucho por sus obras que están en Teatrix. Creo que esa es una vuelta de tuerca que todavía los productores no se dieron cuenta, pero porque básicamente ellos tampoco usan las redes para sus obras de teatro. Recién están empezando a entender de qué se tratan las redes y cómo se usan.

O ser una plataforma de promoción de una obra que se estrena, luego guardarla mientras está en cartel

-Todavía no lo hicimos porque si bien los productores están trabajando para alguna obra que está en Teatrix, todavía eso no. Los otros días lo propuse con un amigo porque quizás lo promueva. Quizás si vos viste la obra o fragmentos de la obra quizás vas y gastas tu dinero con más seguridad, pero el ámbito geográfico de Teatrix no es la calle Corrientes es el mundo entero.

¿Hay muchos usuarios del exterior?

-Hay muchos de México y España. Cuando Roku nos sacó en su plataforma hicimos un aumento de casi el 100% en Chile, creo que era el 52% en España y en México también era una cifra enorme.

Yo viajo ahora a México para traer obras mexicanas. Cada país tiene sus problemas en relación a estas OTT y uno de los puntos críticos es el sistema de recurrencia. En Argentina tenemos un buen sistema de recurrencia, pero en México, por ejemplo, no.  De todas formas voy a viajar porque el mercado mexicano es muy grande y cubre los Estados Unidos también. Así que estoy pensando en cosas de crecimiento todo el tiempo.