Entretenimiento 25/01/2018

Fernando Marín: “Hoy ya hay muchos clubes que de hecho son sociedades anónimas comerciales”

El empresario, funcionario y ex gerenciador de Racing se mostró partidario de darle a los clubes la oportunidad de decidir su forma jurídica

Fernando Marín: “Hoy ya hay muchos clubes que de hecho son sociedades anónimas comerciales”

En #TMTradio conversamos con el empresario, ex director del programa Fútbol para Todos y actual funcionario de la Secretaría de Deportes Fernando Marín sobre las sociedades anónimas deportivas. A continuación algunos de los párrafos más destacados de esa conversación.

-¿Qué posibilidades tiene la argentina de incorporar la figura de las SAD?

-Como en todas partes del mundo, todas las posibilidades. Lo que yo siempre dije es que, cuando se produzcan, debe hacerse de manera transparente porque hay muchos clubes, asociaciones civiles, que en el fondo son sociedades anónimas porque sus principales activos que son los jugadores están en manos de terceros o de fondos. Es preferible que esto se transparente y que le den la oportunidad al socio del club de decidir. Esto es lo fundamental, cuando uno dice SAD sí o SAD no, ¿quién lo decide? ¿El gobierno, la AFA, la federación de cada país? Este es el quid verdaderamente. Los que tienen que definir y decidir si un club puede aceptar ser sociedad comercial son los propios socios convocados en una asamblea no la AFA.

“Como dije siempre, yo fui titular de una empresa que gerenció un club quebrado que no tenía ninguna oportunidad de continuar, que fue Racing, y lo hizo con éxito. No sólo porque ganó un campeonato después de 35 años sino porque acomodó las finanzas del club y hoy después de ese período continúa”

-¿Qué ventajas tendría para los clubes convertirse en sociedades anónimas?

-Es una opinión personal. Yo creo que lo ideal son las asociaciones civiles sin fines de lucro, que hay muchos en la Argentina que transitan ese andarivel. Ahora, cuando los clubes no tienen el potencial económico para autosustentarse, que es lo que ha sucedido y se han metido en préstamos y han quebrado, ahí es cuando los socios pueden autoconvocarse en asamblea extraordinaria y decidir. Pero mientras el club, de barrio o grande, pueda autosustentarse con su presupuesto la asociación civil sin fines de lucro es lo que hay. Ahora si no, es darle la oportunidad a que el club  no desaparezca o no transgrede normas. Y si es así, conviven como en muchas partes del mundo sucede, conviven sociedades anónimas comerciales deportivas con asociaciones civiles sin fines de lucro. Esto sucede en Europa en Inglaterra o España. En México es un caso particular porque casi todos los clubes son SA.

Cuando un club cambia de presidente y cambia de línea política, los hinchas siguen siendo hinchas de su club, no es que cambian, eso es un sentimiento. Entonces, qué quiere el socio, tener su club equilibrado y transparente, que puede comprar lo que quiere y pagar sus cuentas. Esta es mi opinión.

-¿Podrían las SAD atraer inversión?

-Esto se va solidificar en las bases, en las inferiores. Creo que ahí debe estar apuntado el tema cuando un club no puede retener los chicos de las divisiones inferiores. Nosotros somos una usina generadora de talento que se van pronto porque los clubes medianos o chicos no pueden retener cuando con edad de 4ta o 5ta, a un paso de la primera, los chicos deslubran o destacan y terminan vendidos. Creo que ahí va a favorecer, sobre todo en los clubes chicos y medianos. Los clubes grandes tienen otro tipo de entrada, una cantidad de socios mayor, con la TV recaudan de otra manera. Creo que la AFA tendrá que analizar en los próximos estatutos este tipo de permiso. Siempre estoy opinando a título personal, y no como funcionario.

Como dije siempre, yo fui titular de una empresa que gerenció un club quebrado que no tenía ninguna oportunidad de continuar, que fue Racing, y lo hizo con éxito. No sólo porque ganó un campeonato después de 35 años sino porque acomodó las finanzas del club y hoy después de ese período continúa. A mi me siguió un período con el que no tuve nada que ver pero como estuvo a continuación de mi gestión me terminaron pegando. Pero la primera etapa nuestra fue realmente impecable, se pagó un 60% de la deuda. Después, la acción política del Gobierno metido en el club y una familia en particular me hizo trastabillar y por un tema de seguridad opté por retirarme. Pero es absolutamente factible poder tener los dos sistemas conviviendo.

Lo que pasa es que los clubes que tienen fútbol es que cuando llega un presidente para congraciarse con su hinchada compra lo imposible de pagar. Cuando es una sociedad comercial que tiene que rendirle a sus accionistas las cuentas se cuidarán de otra manera, y conservarán la materia prima esencial que son los juveniles.