Entretenimiento 26/01/2018

Alejandro Casar González: “En 2001 Macri intentó introducir las sociedades anónimas deportivas pero perdió con Grondona”

El periodista recordó cómo el fallecido presidente de la AFA bloqueó el avance de la figura jurídica en tiempos de la crisis de 2001

Alejandro Casar González: “En 2001 Macri intentó introducir las sociedades anónimas deportivas pero perdió con Grondona”

En #TMTradio conversamos sobre las sociedades anónimas deportivas con Alejandro Casar González, periodista y columnista del diario La Nación y autor del libro Pasó de todo, cómo la AFA, la FIFA y los gobiernos se adueñaron de la pelota. A continuación los párrafos más destacados de esa charla.

-¿Quién impulsa las SAD en la Argentina?

-El gobierno. Porque según dijo el presidente Mauricio Macri fue la única derrota política que tuvo. En 2000, él creía que había convencido a Julio Grondona de introducir las SAD en el fútbol argentino, que en ese momento estaba en boga. Pensaba Macri que era la solución para el caos económico que vivían los clubes argentinos. Recordemos que estábamos en la crisis de 2001, los clubes son todos asociaciones civiles sin fines de lucro. Grondona le había prometido a Macri su apoyo, se organizó una reunión en Ezeiza y Macri perdió 19 a 1.

 

“La AFA ya sabe que el gobierno va a hacer un embate profundo para abrir el fútbol a las SAD. El tema es que los estatutos de la AFA y de la Superliga sólo aceptan asociaciones civiles por lo que si un club cambian su forma jurídica, automáticamente queda excluido de AFA y Superliga”

 

-¿En la actualidad esa vieja intención de Macri encuentra apoyo en qué dirigentes?

-Hay clubes, sobre todo los más chicos de 1ra división, a los que les vendría bien una inyección de capital externo. Por ejemplo, Defensa y Justicia, el club de Florencia Varela, recibe una especie de ayuda encubierta porque no te digo un gerenciamiento pero sí un apoyo importante de empresarios. Por ejemplo, cuando ascendió a 1ra, el plantel se fue de pretemporada a Las Vegas. Entonces, todas esas ayudas sirven para mitigar un poco las pérdidas económicas. Entonces, los clubes chicos cuyo presupuesto sea acotado, van a ver -algunos de ellos- con buenos ojos las sociedades anónimas deportivas. Temperley está en la vereda de enfrente, es igual que Defensa y Justicia pero no quiere las sociedades anónimas deportivas. Entonces hay todo un debate más que nada porque no es un tema fácil y porque se da de bruces contra el modelo imperante. Las sociedades anónimas deportivas piensan en algo completamente diferente a las asociaciones civiles sin fines de lucro.

Igual hay que ir a la raíz de por qué quieren cambiar el modelo. Hay que ir un tiempo atrás. En la AFA siempre funcionó un Tribunal de Cuentas que hacía su trabajo y cuando descubría que un club incumplía con la presentación de balance, se excedía de los presupuestos o gastaba más allá de la cuenta informaba al comité ejecutivo y proponía una sanción. El propio comité ejecutivo tenía que aprobar esa sanción, que obviamente nunca aprobaban. Los pripios dirigentes que incumplían el reglamento eran los que después evitaban sus propias sanciones. La conclusión de todo esto es que el modelo de las asociaciones civiles sin fines de lucro nunca fue controlado como corresponde. Entonces decir que el problema de raíz es el modelo es una falacia.

-¿En otros deportes, existen SAD o algo similar?

-Que yo sepa, no. Lo que hubo en el fútbol argentino fueron diferentes intentos de gerenciamiento. O sea, gente que ponía plata a cambio de porcentaje de los pases de los jugadores el día en que se vendieran. Quilmes fue gerenciado por el Exxel Group. Gerardo León, por ejemplo, que era gerente deportivo del Exxel Group en Quilmes es el gerente general de la AFA.

La AFA ya sabe que el gobierno va a hacer un embate profundo para abrir el fútbol a las SAD. El tema es que los estatutos de la AFA y de la Superliga sólo aceptan asociaciones civiles por lo que si un club cambian su forma jurídica, automáticamente queda excluido de AFA y Superliga.

El tema es ver qué precio le va a poner la AFA a la posibilidad de las SAD. Y ya te digo qué precio será: por un lado, evitar que se caiga el decreto 1212 que le provee al fútbol un régimen de aportes previsionales y sociales que es muy diferente del resto de las industrias. El fútbol paga apenas el 7% de lo que recibe por transferencia de jugadores, derechos de TV y entradas. El gobierno quiere llevar eso al 14 o al 20 por ciento. Y por otro lado, que el gobierno pague los operativos policiales, que son un agujero de los clubes.

-¿En América del Sur existe algún país con las figura de las SAD?

-Sí, claro, Chile, donde la mayoría son SAD. El modelo funciona relativamente bien. Por ejemplo, acaban de licitar los derechos de TV y compitieron Turner y Fox, donde fueron separados a diferencia de lo que pasó en Argentina, que fueron juntos.

El modelo está bastante bien sobre todo porque los controles funcionan y porque los dirigentes no tienen ingerencia en si hay sanciones o no.

-¿El gobierno se ha fijado plazos para avanzar con este tema?

-Hasta hace algunos meses pensaban en introducir este proyecto de ley, que muchos dicen que lleva la firma de Nicolás Massot [presidente del bloque de diputados del PRO]. Se dieron cuenta que no hay plafón para sacar esta ley. Y después empezaron a hacer este lobby que te cuento con los dirigentes de la AFA. Si lo piensan vender a la opinión pública como la solución a los problemas económicos del fútbol se equivocan de cabo a rabo.

-¿El presidente de Boca, Daniel Angelici, tiene algún papel destacado en este tema?

-No destacado pero sabe que a su gobierno le interesa que esto salga. Si bien en Boca no puede hacerlo porque el club se declaró en contra de las SAD él es un experto en lobby con lo cual va a contribuir a ese proyecto.