Telecomunicaciones 25/12/2017

Una fusión que dispara la competencia en cuádruple play

Por José Crettaz

El Enacom -en la resolución 5644- aprobó la operación, que ahora deberá ser analizada por la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia y además -en la resolución 5641- amplió el mercado convergente a todos el país, con excepción de las localidades de menos de 80.000 habitantes, que quedarán liberadas en 2019; las primeras escaramuzas competitivas y el detalle de las resoluciones, artículo por artículo

Una fusión que dispara la competencia en cuádruple play

El directorio del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) aprobó este jueves -mediante la resolución 5644-E/2017– la fusión de Telecom y Cablevisión y habilitó el surgimiento de la mayor empresa de telecomunicaciones de la Argentina. La operación se da en el contexto de la apertura, el 1° de enero de 2018, del mercado convergente en los tres principales centros urbanos (allí Telecom, Telefónica y Claro podrán competir en TV, telefonía móvil y banda ancha). En otra resolución, la 5641 que analizamos más abajo, el Enacom extendió hasta el 1° de enero de 2019 la protección para las pymes y cooperativas de más de 80.000 habitantes y abrió la competencia en el resto del país. Dentro de un año, la Argentina será un solo mercado en el que todos los operadores de TV paga, telefonía y banda ancha podrán ofrecer todos los servicios. Sólo resta la definición de la neutralidad tecnológica, pedida por las empresas telefónicas para dar TV paga vía satélite, que requiere un decreto de necesidad y urgencia que se prevé sea publicado a principios del mes próximo.

Lo que viene, como venimos diciendo desde hace años, es más competencia, no menos. Tres grandes jugadores nacionales y un cuarto actor -cooperativas y pymes- que tendrá que articularse con el Estado o con alguno de los grandes para dar servicios en el 70% del territorio donde vive el 30% de la población (en esto último ya existe el antecedente del acuerdo entre la Cámara de Cooperativas de Telecomunicaciones-Catel y Movistar, que le permitirá a las cooperativas dar telefonía y banda ancha móvil). Se espera que los cableoperadores medianos terminen concentrándose con alguna de las telefónicas, aunque por los altos precios que se manejan para esos activos eso no se prevé que sea inmediato.

Contrariamente a lo que se repite sin conocimiento (o sin reflexión), no se trata de una transacción infrecuente en el ámbito de las comunicaciones (hay decenas de casos similares recientes y lejanos) y tampoco genera situaciones monopólicas (aunque sí posiciones dominantes en algunas localidades, que la resolución del Enacom intenta resolver y cuando aún queda la instancia de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia). Al contrario, esta operación rompe el statu quo de décadas del sector de las comunicaciones y abre el juego a la competencia. De hecho, Movistar y Claro se vienen preparando los últimos meses para competir fuerte y las primeras escaramuzas pasaron inadvertidas (el servicio de Whataspp gratis -técnicamente se dice zero rating– lanzado por Personal fue rápidamente equiparado por los otros dos-.

Dos de las tres principales operadoras de telecomunicaciones de América latina (Telefónica y Claro, la otra es AT&T) pisaron el acelerador y están desplegando fibra óptica a un ritmo de entre 50.000 y 100.000 nuevos hogares pasados por meses. Me atrevo a afirmar que en los próximos meses mejorará mucho la oferta y la calidad de los servicios (incluidos los paquetes de contenidos) y podrían bajar los precios (aunque habrá que ver eso en un contexto de alta inversión y todavía elevada inflación).

“La fusión Telecom-Cablevisión tuvo la unanimidad de los integrantes del directorio del Enacom: firmaron los cuatro directores designados por el Poder Ejecutivo (Miguel de Godoy, Silvana Giudici, Heber Martínez y Alejandro Pereyra) y los tres de las minorías parlamentarias (Miguel Giubergia, de Cambiemos; Claudio Ambrosini, del Frente Renovador; y Guillermo Jenefes, del Frente para la Victoria-PJ)”

La fusión Telecom-Cablevisión es la operación en su tipo más anticipada de la historia argentina. Tiene por lo menos 15 años de antigüedad desde que empezaron los primeros movimientos y habría sido una de las causas del enfrentamiento entre el presidente Néstor Kirchner y el grupo Clarín en 2008. Tras el cambio de gobierno, los tiempos se aceleraron -salvo por el incomprensible desvío del proyecto de cuarto operador con base en Nextel, adquirida por Cablevisión- y la operación (a la que Telefónica y Claro dejaron hace tiempo de oponerse) se concretó. Muchos siguen leyendo la operación con la lógica de fines de los 80 , suponen gruesamente que el gobierno del presidente Mauricio Macri la aprueba para tener el beneplácito periodístico de los medios del grupo Clarín y pasan por alto un hecho mucho más significativo: el impacto electoral que tendrá en 2019 una mejora sustancial en las comunicaciones y una eventual baja de los precios (algo que ocurrió, por ejemplo, en México).

A diferencia de la guerra contra los medios (que tuvo como daño colateral el freno al despliegue de redes fijas y el deterioro de las comunicaciones móviles entre 2009 y 2015), caracterizada por decisiones gubernamentales unilaterales, la aprobación de la fusión Telecom-Cablevisión tuvo la unanimidad de los integrantes del directorio del Enacom: firmaron los cuatro directores designados por el Poder Ejecutivo (Miguel de Godoy, Silvana Giudici, Heber Martínez y Alejandro Pereyra) y los tres de las minorías parlamentarias (Miguel Giubergia, de Cambiemos; Claudio Ambrosini, del Frente Renovador; y Guillermo Jenefes, del Frente para la Victoria-PJ). El caso más significativo es el de Jenefes (empresario de radio y televisión en Jujuy), que como senador kirchnerista intentó oponerse en 2009 a la ley de medios audiovisuales cuyo tratamiento terminó habilitando en la comisión de Comunicaciones que presidía en el Senado.

La aprobación de la fusión

La resolución 5644 del Enacom, que aprueba la fusión Telecom-Cablevisión, tiene 16 artículos, que analizamos uno por uno a continuación.

-En el artículo 1, se autoriza la transferencia de los servicios de radiodifusión de Cablevisión a Telecom (que absorbe a la cablera) en el Área Metropolitana de Buenos Aires, Córdoba y Rosario. Sólo en esas áreas una empresa de telecomunicaciones puede dar TV paga a partir de enero próximo. En el artículo 2 transfiere el servicio radioeléctrico de concentración de enlaces. 

-En el artículo 3 se autoriza la transferencia de espectro de Cablevisión a Telecom pero se fija la obligación de devolver -en el plazo de dos años después de aprobada la fusión por todos los organismos involucrados, incluida la CNDC- el espectro que exceda el cap de 140 mhz vigente al momento de la fusión-. Un año antes del vencimiento de ese plazo, la empresa fusionada deberá presentar una propuesta de adecuación a dicho tope (que es probable que suba en el transcurso de ese tiempo).

-En el artículo 4, Cablevisión desiste de todos los pedidos que hizo estos años para poder dar telefonía fija y otros servicios.

-En el artículo 5, Telecom se da de baja del Servicio de Repetidor Comunitario (sistema qie permite la interconexión automática entre estaciones radioeléctricas constitutiva de una misma red de abonados).

-En el artículo 6, se cancelan las licencias otorgadas a Cablevisión para dar servicios telefónicos de distinto tipo, incluidas las móviles (que al fusionarse con Personal ya no necesita).

-En el artículo 7, el Enacom autoriza el cambio de control societario para que Cablevisión Holding SA pase a ser la entidad controlante de Telecom Argentina, continuadora de Cablevisión. En otras palabras, los accionistas controlantes Cablevisión Holding (spin off de Grupo Clarín, que tendría igual composición) pasan a ser los controlantes de Telecom.

-En el artículo 8 se dispone que la licencia de Telecom Argentina para dar TV paga (por vínculo físico o radioeléctrico) debe cumplir con lo dispuesto por la ley de medios de 2009 para estos servicios (ahora regulados por un frankenstein normativo que va de esa ley a la ley Argentina Digital pasando por los dos decretos que las modificaron). 

-En el artículo 9 se declara a Telecom Argentina como un actor con “poder significativo” en varios mercados (donde la fusionada controlará más del 80% de los abonados de banda ancha). Esos mercados están listados en el Anexo I de la resolución: Baradero, San Nicolás de los Arroyos, San Pedro y Villa Ramallo (Buenos Aires); Córdoba, Bell Ville, Cosquín, Jesús María, La Calera, La Falda, Laboulaye, Leones, Mendiolaza, Río Ceballos, Río Cuarto, Saldán, San Francisco, Unquillo, Villa Carlos Paz, Villa María y Villa Nueva (Córdoba), Concepción del Uruguay, Gualeguay, Gualeguaychú y San Benito (Entre Ríos); Formosa (Formosa); y Cerrillos, Arroyo Seco, Cañada de Gómez, Casilda, Esperanza, Firmat, Rafaela, San Carlos Centro, San Lorenzo, Santa Fe y Villa Constitución (Santa Fe).

La definición de poder significativo de mercado fue definida en la Ley 27.078, Art. 7, inciso h) -ley Argentina Digital, redactada e impulsada por la gestión de La Cámpora al frente de la entonces Secretaría de Telecomunicaciones-. Allí se dice: “La posición de fuerza económica que le permite a uno o más prestadores que su comportamiento sea, en una medida apreciable, independiente de sus competidores. Esta fuerza económica puede estar fundada en la cuota de participación en el o los mercados de referencia, en la propiedad de facilidades esenciales, en la capacidad de influir en la formación de precios o en la viabilidad de sus competidores; incluyendo toda situación que permita o facilite el ejercicio de prácticas anticompetitivas por parte de uno o más prestadores a partir, por ejemplo, de su grado de integración vertical u horizontal. Las obligaciones específicas impuestas al prestador con poder significativo de mercado se extinguirán en sus efectos por resolución de la Autoridad de Aplicación una vez que existan condiciones de competencia efectiva en el o los mercados de referencia. La Autoridad de Aplicación está facultada para declarar en cualquier momento prestadores con poder significativo de mercado en los servicios de aplicación de la presente ley de acuerdo al procedimiento que establezca la reglamentación.”

Los informes técnicos sobre los que se basó la resolución del Enacom cita como antecedentes  las definiciones contenidas en el Reglamento de Licencias aprobado como Anexo I del Decreto N° 764/2000, en referencia a Poder Significativo y Poder Dominante de Mercado. Prestador con Poder Significativo. “Se entenderá que un Prestador tiene Poder Significativo en la prestación de un servicio, cuando los ingresos generados por su prestación superen el 25% de los ingresos totales generados por todos los Prestadores del servicio de que se trate, en un área determinada o en el ámbito nacional, según fuera el caso”. Y “se entenderá que un Prestador tiene Poder Dominante en la prestación de un servicio cuando los ingresos generados por su prestación superen el 75% de los ingresos totales generados por todos los prestadores del servicio de que se trate, en un área determinada o en el ámbito nacional, según fuera el caso”.

-En el artículo 10 se dispone que dentro de los 60 días de dictada la resolución, Telecom tendrá que ofrecer el servicio de acceso minorista a Internet fijo en las localidades en las que tiene poder significativo de mercado (que están en el Anexo I) a un precio que no podrá ser superior al menor valor ofrecido por a empresa en el AMBA (en la determinación de ese precio deberán incluirse las promociones y descuentos ofrecidos). “En el caso de que en algunas de las localidades detalladas en el Anexo I referido no cuenten con servicios de similares características a los ofrecidos en el Área II [AMBA], la empresa deberá brindar su oferta de menor precio en todo el país para el servicio en cuestión, incluyendo promociones y descuentos”.

-El artículo 11 le da a Telecom 60 días para informar a Enacom -y publicar en su página web- todos los planes comerciales de acceso minorista a Internet fijo, individualizando aquellos de menor precio, incluyendo promociones y descuentos. Y cuando modifique esos planes, Telecom deberá informar al ente con 60 días corridos de antelación.

-En el artículo 12, se obliga a Telecom a garantizar a otros prestadores, en condiciones transparentes, no discriminatorias y orientadas a costos, el acceso a su propia infraestructura de soporte, en especial postes, mástiles y ductos (es decir, compartición pasiva de infraestructura). Esto es especialmente relevante para el avance del despliegue de fibra de las telefónicas en las zonas actualmente cubiertas por Cablevisión-Fibertel.

-En el artículo 13 se le pone plazo a las medidas dispuestas en los cuatro artículos previos: dos años “o hasta que se verifique la existencia de competencia efectiva en todas o en algunas localidades involucradas. Dicho plazo podrá ser prorrogado o dejado sin efecto por la autoridad de aplicación”.

-En el artículo 14 se dispone que la oferta de cuádruple play (TV paga, telefonía fija y móvil y banda ancha) se regirá por Art. 7 del decreto 1340/2016. Allí se estableció que “los prestadores de Servicios de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones que realicen ofertas conjuntas de servicios, deberán detallar el precio de cada uno de ellos, incluyendo la desagregación de dichos valores y los descuentos o beneficios aplicados a cada servicio o producto por la referida oferta. De conformidad a lo dispuesto por el artículo 2° inciso i) de la Ley N° 25.156 y por el artículo 1099 del Código Civil y Comercial de la Nación, esos prestadores no podrán supeditar, bajo ningún modo o condición, la contratación de un servicio cualquiera a la contratación de otro, impidiendo su obtención de forma separada o individual por parte del consumidor”. Traducido, esto significa que el subsidio cruzado de un serivicio a otro tendrá que quedar claramente expuesto.

-En el artículo 15 se establece que Cablevisión Holding, la nueva controlante de Telecom, deberá presentar las constancias de la inscripción de sus autoridades.

La liberación del mercado

Al mismo tiempo, el Enacom aprobó otra resolución, la 5641, que extiende el mercado convertente más allá de los tres grandes centros urbanos del país fijando algunas reglas. En esta resolución se prevé lo siguiente:

-Artículo 1, prorroga por un año, hasta el 1 de enero 2019, el plazo de protección para pymes y cooperativas de cable y telecomunicaciones que operen en localidades de menos de 80.000 habitantes. Esa fecha había quedado a definir en el decreto convergente 1340/16, que había dejado esa definición a cargo del Enacom. La ley Argentina Digital, N° 27.078, en su artículo 94 también había dejado pendiente la definición del ingreso de las telefónicas a este mercado.

-Artículo 2 permite el ingreso a partir del 1° de enero de 2018 de los operadores nacionales de telecomunicaciones (Telefónica, Claro y Telecom/Cablevisión) en cualquier localidad de más de 80.000 habitantes siempre que en esa ciudad ya esté presente alguno de ellos (la resolución pone como condición que tenga al menos 700.000 abonados nacionales). En otras palabras, el Enacom está impulsando la “invasión” cruzada de zonas geográficas ahora monopólicas, oligopólicas o con dominancia de alguno de los jugadores.

-Artículo 3 impide a Telecom/Cablevisión ofrecer cuádruple play (TV paga, telefonía fija y móvil y banda ancha) en aquellas localidades de menos de 80.000 habitantes donde ya esté vendiendo televisión paga.

-Artículo 4 establece que en las localidades donde no haya oferta de TV por cable o por vínculo radioléctrico cualquier operador convergente podrá dar el servicio a partir del 1° de enero de 2018. El Enacom se reserva la evaluación caso por caso.