Telecomunicaciones 27/03/2019

El desafío del 5G no es tecnológico sino inmobiliario: encontrar miles de localizaciones para small cells

Por María Gabriela Ensinck

Por la extensión territorial, países como la Argentina tienen una prueba adicional por la densidad de radiobases necesarias para dar cobertura a todos los usuarios

El desafío del 5G no es tecnológico sino inmobiliario: encontrar miles de localizaciones para small cells

La llamada “transformación digital”, en la que soluciones de Inteligencia Artificial, realidad virtual y aumentada, video en ultra HD y dispositivos interconectados en tiempo real serán cada vez más masivos, viene de la mano de las redes 5G.

Aunque aún se encuentran en fase experimental, las redes de quinta generación presentan una serie de obstáculos y oportunidades que se debatieron durante el 8° Seminario Internacional de Telecomunicaciones (SIT), organizado por Telecom Argentina del 26 al 28 de marzo el hotel Hilton de Buenos Aires, con la presencia de más de 600 participantes entre empleados, proveedores y ejecutivos de compañías del sector.

Entre los expertos internacionales que disertaron en el encuentro se destacan: Jeff Finkelstein, director de Tecnología de Cox Communications; Chris Lammers, CEO de CableLabs; Chris Bastian, vicepresidente de la Society of Cable Telecommunications Engineers (SCTE); Stephen Rose, de Bell Labs Consulting; y Caroline Gabriel, de Small Cell Forum.

La apertura del encuentro estuvo a cargo de Miguel Fernandez, CTO de Telecom, que destacó la trayectoria del seminario que se lanzó con foco en la industria del cable y a partir de 2018 -tras la fusión Telecom/Cablevisión- se amplió hacia las telecomunicaciones.

“El mayor obstáculo no es tecnológico ni regulatorio en el sentido amplio, sino el desafío que implica, si necesitamos instalar 700 small cells en una ciudad o distrito, tener que encontrar 700 espacios, generalmente techos de edificios, y negociar en forma separada con cada propietario”, dijo Caroline Gabriel

Caroline Gabriel, de Small Cell Forum abrió la disertación comentando las perspectivas para la instalación en la Argentina de small cells (estaciones de base para transmisiones inalámbricas de corto alcance en 5G). “El mayor obstáculo no es tecnológico ni regulatorio en el sentido amplio, sino el desafío que implica, si necesitamos instalar 700 small cells en una ciudad o distrito, tener que encontrar 700 espacios, generalmente techos de edificios, y negociar en forma separada con cada propietario”, afirmó.

“Estamos trabajando fuertemente en la estandarización de estas tecnologías. Pero más allá de eso, el modelo de negocios no está claro porque las operadoras de telecomunicaciones deben hacer la mayor inversión y son otras las compañías que ofrecen servicios OTT, como las plataformas de contenidos y aplicativos”, resumió.

En cuanto a las posibilidades de despliegue de redes 5G en Argentina en el mediano plazo, la especialista sostuvo que “actualmente las operadoras están concentradas en expandir las actuales  redes 4G. La instalación de redes 5G presenta un desafío adicional en países como Argentina, dada la extensión de su territorio y la dispersión de los centros urbanos”.

En su exposición, Chris Lammers, de CableLabs, se refirió a los cambios que impulsa la digitalización en el consumo de medios en mercados maduros como el de Estados Unidos: “los usuarios están migrando del cable tradicional a los sistemas de banda ancha que les permiten consumir videos vía Netflix o Amazon Prime, y videojuegos on demand. Frente a esto, las compañías están ensayando paquetes de contenidos más pequeños y económicos, para adaptarse a las demandas de los distintos usuarios”.

Por su parte, Jeff Finkelstein, de Cox Communications, destacó los impactos que generan las redes 5G en diversas industrias. En el sector de salud, permite diagnósticos por imagen de alta precisión y cirugías remotas, gracias a altísimas velocidades de transferencia de datos y “baja latencia” (retardo o respuesta de la red). También impulsará mayores beneficios en el comercio electrónico y el trading online, donde diferencias de microsegundos pueden hacer caer operaciones. Dos milisegundos para compañías como Amazon, significan miles de dólares”, graficó.

“Internet de las cosas, y la proliferación de sensores en nuestros hogars están impulsando nuevos negocios. En los próximos años, de aquí a 2025, habrá entre 25.000 y 75.000 millones de conexiones. Las inversiones en el sector serán millonarias, y crecerán los servicios OTT”, aseguró Chris Bastian

A su turno, Stephen Rose, de Bell Labs, describió cómo la digitalización y las comunicaciones de alta velocidad están abriendo el camino a innovaciones en las áreas de seguridad mediante reconocimiento facial, así como logística, transporte y vehículos autónomos.

En tanto, Chris Bastian, de SCTE, aportó el ejemplo de las utilities, como las distribuidoras eléctricas, que en países como Alemania utilizan redes de transmisión de alta velocidad para que los usuarios que generan energía solar en los techos de sus casas, puedan volcar el excedente al sistema o proveerse de él según sean sus necesidades. También apuntó a la seguridad de los datos como uno de los factores a trabajar, dado que cada dispositivo conectado representa virtualmente un punto vulnerable al hackeo.

Finalmente, destacó que “las operadoras brindarán cada vez más servicios a los hogares. El video on demand es sólo el comienzo, y ya se están ofreciendo servicios de seguridad remota a través del teléfono”, ejemplificó.

“Internet de las cosas, y la proliferación de sensores en nuestros hogares están impulsando nuevos negocios. En los próximos años, de aquí a 2025, habrá entre 25.000 y 75.000 millones de conexiones. Las inversiones en el sector serán millonarias, y crecerán los servicios OTT. Fuera del hogar, las ciudades inteligentes requerirán conexiones cada vez más veloces y confiables, y las cableoperadoras están llamadas a jugar un rol muy importante en este sentido”, afirmó Bastian.

Al cierre del encuentro con la prensa durante el SIT, Miguel Fernández, de Telecom, destacó que “la compañía continúa con su plan de inversiones de US$ 5000 millones anunciado luego de la fusión, para lograr una transformación digital centrada en las necesidades de los clientes”. Arrancamos fuertemente haciendo un despliegue de 4G, una red que está lista para 5G”, destacó.

El ejecutivo detalló que en 2018, “Telecom invirtió  $ 42.480 millones en infraestructura, lo que significa un 25% de los ingresos. Estas inversiones tienen por objetivo potenciar nuestra red que hoy tiene conectados más de 12 millones de dispositivos móviles, y queremos llegar con nuestra red de banda ancha a más de seis millones de hogares. Y en los mercados nuevos estamos desarrollando fibra al hogar.  Además, seguimos empujando el negocio del video a través de plataformas como Flow”, destacó.

Al ser consultado sobre el impacto de la suba del dólar en el plan de inversiones de la compañía, Fernández sostuvo que “continuaremos con este plan de inversiones, aunque debamos extender los plazos”.