Tecnología 09/06/2019

Carlos Moltini: “Es imposible pensar en 5G si no hay una regulación y planificación acorde”

Por Roberto H. Iglesias

Para el CEO de Telecom Argentina, la nueva tecnología llegará a los usuarios entre 2021 y 2023 y además del despliegue de redes móviles requerirá tendidos de fibra robustos; entre enero de 2018 y diciembre de 2019, Telecom habrá invertido más de US$ 2000 millones en ampliar sus redes

Carlos Moltini: “Es imposible pensar en 5G si no hay una regulación y planificación acorde”

Carlos Moltini ha dirigido las compañías de cable del grupo Clarín desde hace casi dos décadas. Previamente, desde la privatización de Canal 13 en 1989, había sido uno de sus directivos del área administración y finanzas.

Desde la fusión entre el sector de cable y telefonía carga una responsabilidad todavía mayor: es el CEO de la nueva Telecom Argentina SA, prestadora del servicio telefónico fijo (Telecom), una de las tres operadoras de comunicaciones celulares del país (Personal),  proveedora de Internet (Fibertel) y también TV Paga (Cablevisión).

Moltini llegó a la exhibición en el Dot Baires poco antes que concurriera el vicejefe de gobierno de la Ciudad, Diego Santilli. En un breve discurso, Santilli citó la reciente implementación de la tecnología de reconocimiento facial por parte del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como uno de los servicios que podría mejorar con el 5G. Luego, Moltini respondió algunas las preguntas de este medio:

-¿Cuándo va a estar disponible esta tecnología 5G en la Argentina?

-Pensamos que recién va a estar disponible para el 2021, 2022 o tal vez 2023. Todavía no hay dispositivos masivos con capacidad de poder distribuir esa tecnología. Por ahora hay algunas experiencias de distribución de banda ancha. Yo creo que todo ese recorrido va a llevar un tiempo. Pero, como todo, llegás cuando te preparás. En definitiva somos una compañía de innovación.

¿Podrán convivir la fibra óptica y el 5G, teniendo en cuenta que el 5G será una red rápida y robusta que permitirá incluso la conexión de dispositivos fijos?

-Las dos cosas van a convivir, absolutamente. De hecho, el 5G es posible gracias a una cobertura y una capilaridad de fibra más que importante. Si no existiera esa capilaridad sería imposible desarrollar 5G.

El mundo está yendo a redes fijas y redes móviles que se combinan entre sí para llevar los mejores anchos de banda y dar la mayor disponibilidad en cada uno de dispositivos que tiene la gente. 5G es un camino hacia una mayor velocidad, aunque no sólo pensado para el lado de los consumidores. Tiene que ver también con un cambio de paradigma, como la automatización de fábricas, las ciudades inteligentes: automatización de estacionamientos, semáforos y hasta la recolección de basura.

“El mundo está yendo a redes fijas y redes móviles que se combinan entre sí para llevar los mejores anchos de banda y dar la mayor disponibilidad en cada uno de dispositivos que tiene la gente. 5G es un camino hacia una mayor velocidad, aunque no sólo pensado para el lado de los consumidores”

-El IoT, Internet de las cosas…

-El IoT… Que permite tener millones de dispositivos conectados en un radio muy chiquito de pocos kilómetros cuadrados. La combinación de una cosa y la otra [fibra y comunicaciones celulares 5G] es lo que realmente va a ser la tecnología del futuro.

Dado que habrá que instalar una mayor cantidad de antenas por las características de propagación de las ondas empleadas en el 5G, ¿el parque de antenas actuales podrá ser utilizado? ¿O será todo nuevo?

-Se usarán las antenas actuales más otro volumen enorme de antenas adicionales que se tienen que instalar. El 5G, en definitiva, permite esas altas velocidades y suprime la latencia, porque la distancia entre la antena y el dispositivo es muy corta. En la medida que esa distancia es relativamente corta se optimiza el desarrollo del 5G. Por eso, la multiplicación de esas antenas va a ser enorme, tal vez en tamaños más chicos, tal vez en formatos de lo que llama microcells.

El Enacom todavía no comunicó planes sobre subastas de frecuencias para el desarrollo del 5G [En América Latina, sólo México, Brasil y Perú hasta el momento anunciaron planes concretos: licitaciones de espectro para 5G en 2020]. También persisten los problemas regulatorios en cuanto a la superposición de jurisdicciones nacionales, provinciales y municipales, con exigencias contradictorias y que a veces traban desarrollos, ¿que se sabe al respecto?

-Todo esto será algo que el gobierno tiene que trabajar y tendrá que resolver. Tiene que licitarlo. Está camino a eso, pero todavía no está definido [la fecha y las características de la licitación]. Aún debe resolver la parte de 4G y después encarar y resolver el 5G.

Es imposible pensar en 5G si no hay una regulación y planificación acorde. Se necesita que los gobiernos provinciales y municipales entiendan que el despliegue de antenas y de fibra es necesario. Hay que facilitar ese desarrollo y esas posibilidades para que este todo eso disponible.

Tampoco hay razones de impacto ambiental [que deban retrasar el 5G]. Hay plenos estudios que hemos hecho con universidades públicas y distintas organizaciones. Está demostrado que no hay absolutamente ningún peligro para la salud de las personas. La cuestión estética de las antenas también ha mejorado muchísimo: las antenas del año 2000 no son las de la actualidad.

“Es imposible pensar en 5G si no hay una regulación y planificación acorde. Se necesita que los gobiernos provinciales y municipales entiendan que el despliegue de antenas y de fibra es necesario. Hay que facilitar ese desarrollo y esas posibilidades para que este todo eso disponible”

-¿Qué montos de inversión harán falta?

-No podemos dar una cifra concreta hoy, irá de acuerdo a las necesidades y los momentos, pero desde ya que estamos hablando de miles de millones de dólares. Desde enero de 2018 hasta diciembre de 2019, Telecom llevará invertidos más de 2000 millones de dólares en ampliar la cobertura de redes móviles, fijas [más la TV paga, Cablevisión].

Si bien es un poco más que el plan original que habíamos planteado de 5000 millones de dólares a tres años, creo que en el contexto actual estamos haciendo un esfuerzo enorme. Hay muy pocas compañías en Argentina que tengan el volumen de inversión que estamos planteando nosotros.

-¿Cómo afrontan a situación de Huawei?

-Entiendo la situación que la empresa está pasando. Creo que es una discusión que excede el tema Huawei. Tiene que ver con una discusión de liderazgo entre dos potencias y Huawei se ve involucrado en esta situación.

Para nosotros Huawei sigue siendo un proveedor estratégico, un socio estratégico . No tenemos ningún problema. Todo va a tener su tiempo para desarrollarse.