Tecnología 17/05/2019

Ariel Graizer: “En la Argentina ya estamos cerca del 12% de casas pasadas con fibra óptica”

Por Roberto H. Iglesias

El presidente de Cabase confirmó que la entidad ya tiene acuerdos con programadores de señales de TV para ofrecerlas como mayorista a sus socios y que espera la asignación de frecuencias regionales para dar conectividad móvil

Ariel Graizer: “En la Argentina ya estamos cerca del 12% de casas pasadas con fibra óptica”

Una vez más se celebró en Buenos Aires el Internet Day, actividad en la cual se dan cita numerosos actores del sector TIC y que es organizada desde 2015 por la Cámara Argentina de Internet (Cabase). Durante la jornada, presentada por la entidad como el “encuentro anual de la comunidad de Internet de Argentina”, Cabase dio a conocer que el tráfico de Internet en el país creció interanualmente un 41% y que el pasado abril alcanzó un promedio de 480 Gbps.

Además, la cámara anunció un nuevo proyecto de contenidos de TV, en el marco de un plan para desarrollar plataformas colaborativas de contenidos y comunicaciones móviles, de modo que los ISP y cooperativas puedan competir con una oferta de cuádruple play.

El presidente de la cámara, Ariel Graizer, dijo estar convencido que para crecer “hay que ofrecer servicios paquetizados de Internet, telefonía y televisión para competir con los grandes operadores en un pie de igualdad”.  La institución agrupa a la mayor parte de pymes y cooperativas que actúan como proveedores de Internet (ISP).

Añadió que “con la misma lógica” que la entidad creó la mayor red de interconexión del país (actualmente con una treintena de nodos o puntos de intercambio), “hoy estamos dando los primeros pasos” para impulsar el proyecto de servicios paquetizados.

Reconoció que 2018 fue “largo y dificultoso” y que “la situación macroeconómica no ha ayudado a nuestras empresas y cooperativas” pero que pese a ello continuaron con el despliegue de redes de fibra al hogar (FTTH).

En esta entrevista, que tuvo lugar en la apertura del evento, llevado a cabo en el Complejo Cultural de la Ciencia, en el Polo Científico Tecnológico de Buenos Aires, Graizer ofreció datos y su visión acerca de la situación del sector y la labor de Cabase.

-¿Cuántos años lleva Internet Day aquí en la Argentina?

-Es la quinta edición de Internet Day. Estamos muy contentos porque llegamos a los 3000 inscriptos. Hoy en la sala había 680 sitios ocupados y ya no había más lugar. La verdad que estamos muy contentos con la participación, cada vez hay más gente…

– Sería como una ‘ley de Moore’ de la concurrencia…

-Sí, siempre crecemos. Es el único evento de la industria que toca todos los temas. Hay algunos otros eventos específicos, de temas muy puntuales. Aquí la agenda es diversa, la gente es diversa. No todos los temas le interesan a todo el mundo y tratamos de armar una agenda muy abarcativa.

-Hablemos de uno de los grandes logros de Cabase: el establecimiento voluntario de los puntos de intercambio (IXP) que permiten conectar las redes de Internet de distintos operadores de backbones en territorio argentino, reduciendo los tiempos de latencia, los costos y maximizando el ancho de banda disponible

-Eso fue y es un diferenciador muy grande que hemos tenido. La UIT nos ha tomado como modelo para replicar en otros lugares del mundo. Hemos cambiado la realidad de Internet en el país, aplicando la estrategia que nos propusimos y cumpliendo con una de las reglas más básicas de Internet: el tráfico de una región no debe salir de la región…

 –Todavía en 1996, 1997, los contactos entre los distintos operadores argentinos se hacían vía Estados Unidos…

-Todos. En 1998 creamos el primer punto IXP, en la Ciudad de Buenos Aires, en la calle Suipacha, para no tener que hacer todo nuestro tráfico vía Miami. Fue también el primer IXP, también llamado NAP, en Latinoamérica. Desde ese momento hasta ahora, pero en realidad desde 2009, cuando iniciamos el proyecto Federalización de la Banda Ancha, hemos llevado Internet a todas las provincias en igualdad de condiciones. Hoy tenemos esa red —como se ve en ese mapa—, es impresionante lo que estamos creciendo, lo que se está desarrollando. Donde llegamos cambiamos la realidad…

“En 1998 creamos el primer punto IXP, en la Ciudad de Buenos Aires, en la calle Suipacha, para no tener que hacer todo nuestro tráfico vía Miami. Fue también el primer IXP, también llamado NAP, en Latinoamérica”

 –Ese sistema de IXP, ¿cómo se compara con otros países de la región como Brasil, México o Colombia? ¿Cuántos puntos tienen, qué tan parecidos son al modelo argentino?

-Argentina tiene hoy 31 IXP. El único que se parece al modelo argentino es Brasil, que tiene en estos momentos la misma cantidad de puntos de intercambio que nosotros.

-Pese a que Brasil tiene una mayor extensión y población…

-Nosotros tenemos además una diferencia en el modelo con respecto a Brasil: nuestros puntos de intercambio de tráfico están todos interconectados. Los de Brasil no, son autónomos. Esto conlleva a que hay puntos como el de San Paulo que concentran el 80% de todo el tráfico de Brasil y por ahí en ciudades más chiquitas hay menos intercambio de tráfico. Nosotros al tener los IXP también interconectados tenemos un costo adicional, pero equiparamos a todas las zonas del país.

En los demás países de América Latina y el Caribe: Colombia tiene dos puntos de intercambio, Ecuador tiene tres puntos, Chile tiene dos, Paraguay tiene uno. Uruguay no tiene. Hay una diferencia muy grande en cantidades. Pero todos esos países saben que necesitan esos IXP. De hecho, hemos hablado con muchos reguladores que nos han venido a pedir que les ayudemos a entender el modelo, porque acá fue un éxito.

-En el mapa hay proyectos de conexión directa con Bolivia y otros países limítrofes…

-Ya tenemos conexión con Uruguay, con Chile y con Paraguay. Ahora estamos haciéndola con Bolivia y con Brasil también. Y ya tenemos un punto de presencia en los Estados Unidos.

 –¿En el famoso NAP de las Américas de Miami?

-Si, exactamente.

-¿A qué se debe que en Argentina ese modelo de IXP haya funcionado tan bien y con menos éxito en el resto de la región?

-No está bien que lo diga yo, pero fue la dirigencia [de Cabase] que empujó para que eso pase. Claramente tuvimos un modelo, tuvimos un grupo de gente que se puso a trabajar y que logró este objetivo…

-Sin embargo las dos grandes compañías de telecomunicaciones -que hace algunos años tenían un poder más amplio que el de ahora- nunca se adhirieron.

-Ahora Telecom sí está, antes no.

 –¿Telecom entero, incluyendo a Cablevisión, que ya estaba antes?

-Telecom en su totalidad, que actualmente es miembro del consejo directivo de Cabase. Hoy la red de [los miembros de] Cabase tiene un tercio de todo el tráfico de Internet de Argentina. La suma de los pequeños hace un gran operador. Y además tenemos grandes operadores.

 –Se podría decir que de los backbones están casi todos menos algunos “grandes”…

-Telecom está. Claro también está: participa y es carrier de muchos de los puntos de intercambio de tráfico. El único que no participa por ahora es Telefónica.

“El proyecto más importante es que vamos a lograr que todos nuestros miembros puedan entrar al cuádruple play. Cabase ya está firmando acuerdos con dueños de señales para empezar un proyecto mayorista para que todos nuestros socios puedan tener contenido” 

¿Cómo se preparan ante el cuádruple play que consagra el nuevo marco convergente?

 –El proyecto más importante es que vamos a lograr que todos nuestros miembros puedan entrar al cuádruple play. Cabase ya está firmando acuerdos con dueños de señales para empezar un proyecto mayorista para que todos nuestros socios puedan tener contenido. Estamos con el proyecto movilidad y estamos trabajando pidiéndole el gobierno que nos entregue también la posibilidad de tener frecuencias para poder operar regionalmente servicios.

-El famoso tema de atribuir espectro a nivel regional a cooperativas y pymes locales… ¿Y eso cómo va; no está trabado en el parlamento?

-Bueno, esas leyes [de comunicaciones], todas, están trabadas en el parlamento. Pero la asignación de frecuencias no requiere de leyes y pueden darlas. Ya hay un modelo que es —lo dijo hoy el subsecretario [de Regulación de la Secretaría TIC, Oscar González]— el decreto 1340. Esa la norma que tenemos que seguir. Estamos esperando que podamos avanzar con eso.

-¿Cómo se preparan para el servicio 5G?

-No… primero hay que dar 4G. Nosotros pedimos frecuencias, pero primero solucionemos el 4G. Tenemos una diferencia muy grande [con el resto de operadores], que a veces no se entiende. En este momento, los miembros de Cabase tienen más de 600 localidades en las cuales han establecido tendidos de fibra y hay muchas más en las cuales se está “tirando” fibra en estos momentos.

Tanto para el servicio 4G y mucho más para el 5G, lo que hay que tener es fibra. En ese mapa tan grande que tenemos ahí [señala el mapa de los IXP] todo lo que une es fibra, con lo cual el costo más importante del desarrollo de una red móvil nosotros ya lo tenemos funcionando.

-Ahora, comparado con lugares como Uruguay (que es un caso excepcional, con cifras de alrededor de un 60% de penetración de fibra) o incluso Chile (que están por el 10%), Argentina no pasa —según las últimas cifras oficiales— del 3% o 4%…

 –Es mucho más arriba. Hoy estamos cercanos al 12% de casas pasadas. En el último año hicimos 600 nuevas localidades de proyectos de despliegue de mucha fibra y hoy hay otro tanto que se está haciendo. Y es mucho. Tuvimos un proyecto por el cual dijimos que este año vamos a terminar con más de un millón de casas pasadas.

-Casas pasadas, pero…

-…casas pasadas significa que la fibra está. Si la persona contrata el servicio, tiene el servicio de fibra…

-¿Y casas efectivamente conectadas?

-Bueno, eso normalmente es un porcentaje. No sé ahora, normalmente eso ronda entre el 30 o 35%, localidad por localidad. Pero la inversión es pasar por la casa. Después es una decisión del cliente si te compra o no te compra el servicio. Pero vos tenés la fibra ya puesta en la puerta de la casa…

“Hoy estamos cercanos al 12% de casas pasadas con fibra óptica. En el último año hicimos 600 nuevas localidades de proyectos de despliegue de mucha fibra y hoy hay otro tanto que se está haciendo. Y es mucho. Tuvimos un proyecto por el cual dijimos que este año vamos a terminar con más de un millón de casas pasadas”

-Está bien, pero si Argentina tiene 12% de casas pasadas, aplicando la regla que usted dice del tercio, serían apenas 4% de casas efectivamente conectadas. Esto es mucho menos que el casi 60% de casas efectivamente conectadas en el Uruguay [69% de fibra del 81% de casas que tienen conexión fija a Internet] y también menos que un 10% de casas efectivamente conectadas en Chile [21,6% de fibra del 49,4% de casas que tienen conexión fija a Internet], todas las cifras de 2018

 –Nuevamente, la decisión es si la persona contrata o no contrata el servicio, pero lo importante es que la fibra llegó hasta su hogar. Es eso, porque la inversión fue llegar hasta la casa del usuario. Después, si la persona puede, no puede; quiere, no quiere, es otro tema… Pero lo importante es tener la fibra disponible con el ancho de banda que él quiera, con todos los servicios que él quiera, y que estén ahí arriba.

-Entonces así estamos en un 12% pasado, de los cuales usted me dice que normalmente la tercera parte es la que contrata…

-Sí, normalmente.

-¿Algún otro proyecto?

-Estamos bien, estamos bien… La televisión y la movilidad son los dos proyectos que se necesitan y se complementan para poder dar el cuádruple play.

-Y ahí se preparan para competir con los grandes jugadores…

-Hay que estar en competencia, lo que yo dije hoy en el panel. Todos tenemos que tener todos los servicios.

-¿Cómo evalúan el marco convergente creado por el gobierno? ¿Les parece adecuado?

-Falta mucho. No hay ley de responsabilidad de los intermediarios tecnológicos. Si eso, no hay marco que valga. Ese el primer paso que hay que dar, si no, no hay seguridad jurídica de lo que uno está haciendo.

-¿Algo como lo que se hizo en Europa?

 –Para nosotros sería algo más parecido a lo que se hizo en Brasil. Ese es el modelo más cercano que tenemos y que sirve.