Tecnología 17/05/2018

Tres apps creadas por jóvenes con impronta social

Por Joaquin Javier

Son Brailling, que ayuda a personas con discapacidad visual; Háblalo, un traductor en tiempo real para gente con dificultades para comunicarse verbalmente, y Muzi, una plataforma digital para solicitar exámenes médicos en el domicilio del usuario.

Tres apps creadas por jóvenes con impronta social

En 2016, la ingeniera informática Agustina Fainguersch junto al biólogo molecular Nicholas Walker creó Muzi, una plataforma digital que solicita un examen médico en el domicilio del usuario. El examen es realizado por un “tester” previamente entrenado que llega al lugar con un kit para detectar distintas enfermedades.

La idea inicial era realizar un test de VIH en apenas 15 minutos, en cualquier sitio y con el resultado recibido en forma confidencial, pero nunca imaginaron que los ejecutivos de Sillicon Valley iban a interesarse en una problemática tercermundista. “Empezamos a encontrar gente que se apasionaba por el proyecto y nos llamaba días después de reunirnos para darnos ideas, conectarnos con grandes personalidades en el rubro y proponernos ampliar la solución a otras patologías. Estábamos convencidos que teníamos que democratizar los diagnósticos médicos y así lograr un impacto mayor” afirma la creadora de la app que fue pensada en el marco de una actividad organizada por la Singularity University, la institución financiada por Google.

Muchos inversores se entusiasmaron y vieron en Muzi una buena oportunidad para comenzar con la “democratización del sistema médico en los Estados Unidos”, una cobertura con marcadas diferencias elitistas y escaso alcance a poblaciones.

Agustina -que vive en San Francisco- cree que todo el sistema médico norteamericano debería ser re-pensado. “Los diagnósticos médicos, tratamientos y servicios de urgencia deberían ser democratizados” y agrega que se debería poner mayor atención a los grants (incentivos para realizar investigaciones médicas), un aspecto del cual los latinoamericanos deberíamos aprender y que “fomenta innovación en la industria, permite que más cabezas puedan participar y por lo tanto ayuda a resolver los problemas existentes”.

La emprendedora egresada del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) sostiene que en nuestro país todavía existen muchas barreras como la falta de capital de riesgo, el acceso a la educación en el rubro y los sistemas burocráticos. Sin embargo, destaca el ecosistema emprendedor argentino en tech y afirma que es uno de los que “más fuerza y potencial tiene en la región”. Actualmente Fainguersch es la directora de Wolox, una empresa de desarrollo tecnológico con importantes clientes tanto en Sillicon Valley como en Nueva York y que pronto promete expandirse a otras ciudades de Estados Unidos.

“El ecosistema emprendedor argentino en tech es uno de los que más fuerza y potencial tiene en la región” Agustina Fainguersch

Agustina Fainguersch junto a Nicholas Walker, el biomédico sudafricano con quien creó Muzi.

 

Mateo Salvatto tiene 18 años y creó un traductor en tiempo real destinado a personas con problemas auditivos y dificultades para comunicarse verbalmente. ¡Háblalo! es una aplicación que convierte voz a texto y texto a voz, ayudando a que estas personas no requieran cien por ciento de los intérpretes y puedan comunicarse de forma independiente.

La app creció mucho este último año (tiene más de 17.000 descargas y cerca de 13.000 usuarios activos, además de estar presente en más de 15 países) y llamó la atención de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, que la mencionó en su discurso de inicio de Sesiones Ordinarias anunciando que se utilizará en dependencias públicas de la provincia. ¡Háblalo! transita su versión 2.0 que incluye mejoras como accesos directos a frases de emergencia -“Llame a la policía”, “Me perdí”, entre otras- o un historial con frases escritas anteriormente. Además, no necesita conexión a Internet.

Augusto y Mateo Salvatto, de ¡Háblalo!

 

Mateo estudió Electrónica en la ORT de Buenos Aires, trabaja como técnico en Tecnologías Disruptivas del Laboratorio de Innovación del Ministerio de MIyT del GCBA y, junto a un compañero, se llevó el primer premio en la competencia internacional de robótica “Robotraffic” organizada en Technion Institute of Technology en Haifa, Israel.

La robótica es una forma de aprender tecnología dice este joven emprendedor que aprendió armando robots para luchar, “haciendo esos robots aprendemos cosas que nos pueden abrir nuevos trabajos. Me gustaría empezar una empresa para soluciones tecnológicas, inteligencia artificial y robótica educativa”. La empresa tiene algunas semanas y se llama Asteroid Technologies.

“Hoy en día chicos de 9 años tienen la capacidad de reconocer seis lenguajes de programación. Vienen con la tecnología incorporada” Mateo Salvatto.

Juan Manuel Jacinto es de La Plata, tiene 23 años y se recibió en artes multimediales. En uno de sus viajes hacia Capital Federal imaginó Brailling, una aplicación destinada a personas con discapacidad visual para que puedan escribir “rápido, cómodos y con privacidad en sus celulares”. Este asistente personal instalado en cualquier celular ayuda al usuario en su vida cotidiana, brindándole al usuario una sensación de seguridad e independencia.

En 2017, Juan obtuvo el premio Propulsar -una iniciativa de Citi Argentina, Fundación Avina Argentina y Fundación La Nación- al Emprendedor Joven. Gracias a esta mención parte del equipo pudo viajar y adquirir conocimientos para mejorar la aplicación que en septiembre del año pasado fue declarada de Interés en la Cámara de Diputados de la Nación.

Juan Manuel Jacinto hablando de su app Brailling con la vicepresidenta de la Nación Gabriela Michetti.

 

En Brailing, Juan trabaja en la experiencia de usuario y diseño, su hermana Paula lo ayuda en las traducciones y comunicación y Fernando Juárez es el encargado de la programación. El equipo realiza metodologías de design thinking para testear la aplicación que se encuentra en busca de financiamiento para terminar de desarrollar todo su potencial.

“La tecnología es una herramienta motivacional que puede llevar a generar algo con ayuda social” Juan Manuel Jacinto