Tecnología 06/02/2018

Juan Pablo Ordóñez: “En INVAP estamos trabajando en tecnología de aviones no tripulados”

El subgerente general de INVAP contó de qué se trata el reactor de investigación diseñado para Holanda y qué otros proyectos tiene la empresa

Juan Pablo Ordóñez: “En INVAP estamos trabajando en tecnología de aviones no tripulados”

En diálogo con #TMTradio, el subgerente general de INVAP y CEO del consorcio argentino-holandés Ichos -que construirá el reactor de investigación vendido al país europeo-, contó detalles del proyecto y anticipó otros desarrollos en los que trabaja la empresa.

Ordóñez explicó que INVAP crece a partir de distintas áreas de negocios. Si bien es una sociedad del Estado, no cuenta con presupuesto asignado y deben autofinanciarse. Por eso, para innovar, necesitan de clientes que les confíen sus proyectos y los financien. Como para acceder a las licitaciones internacionales es fundamental contar con antecedentes, en las áreas donde no tienen experiencia el Gobierno suele ser el primer cliente a partir de una necesidad.

“Hacemos desarrollos en las áreas en la que tenemos capacidades útiles y donde podemos conseguir clientes. Estamos trabajando en tecnología de aviones no tripulados, que es un sector muy interesante, pero, dependemos de obtener interés de algún cliente para que nos confíe el proyecto”

“Para ejecutar el reactor del proyecto Pallas se creó una empresa conformada para la licitación con socios holandeses, que es este consorcio Ichos. La empresa le pertenece la mitad a INVAP y el otro 50% a estos socios, que son dos empresas del mismo holding, una especializada en obra civil, y la otra en montaje electromecánico. Normalmente cuando hacemos obras en el extranjero tenemos socios locales. Nosotros vamos a proveer toda la parte específicamente nuclear.

“En Holanda vamos a hacer un reactor de investigación. Los reactores nucleares pueden ser centrales nucleares, como Atucha, que se usa para generar energía eléctrica, u otros más chicos que se usan como fuentes de neutrones, conocidos como de investigación. En particular, el reactor diseñado para Holanda es de producción de radioisótopos con fines medicinales y sirve también para irradiar materiales y estudiar la radiación. Es de propósito doble. El reactor que construimos en Australia sirve para producir radioisótopos y tenía haces de neutrones para investigación científica. Además, en la Argentina estamos construyendo el reactor RA 10 también multipropósito.

“Hemos ganado varias licitaciones en el exterior. Hace 20 años competíamos con empresas canadienses, francesas, alemanas y americanas. Hoy las empresas canadienses, alemanas y americanas salieron del mercado. Esta vez competimos con una empresa francesa y otra coreana.

“En estos procesos licitatorios hay una pre calificación (no se puede presentar cualquiera). En esta pre calificación se realiza la presentación de antecedentes y una vez evaluados se invitan a las empresas más calificadas a participar de la licitación.

“El proyecto tiene dos fases. La primera es de ingeniería, obtención de los permisos de construcción y financiación del proyecto. En esta etapa trabajarán unos 100 argentinos. La fase siguiente es la de construcción del reactor y durará entre cuatro y cinco años. Allí la participación de argentinos rondará las 200 personas. La obra total del reactor está prevista en ocho años.

“Para el crecimiento de INVAP tenemos varias áreas de negocios. En el área nuclear estamos trabajando con Brasil y Holanda y, además, estamos ejecutando proyectos en Argelia y la India. En el área espacial estamos con mucho trabajo en el Saocom 1A y 2B para la comisión Nacional de Actividades Espaciales. Por otra parte, trabajamos para presentarlos en licitaciones en el exterior, tanto con satélites científicos como de comunicación geoestacionarios. Además, estamos esperando la decisión de la empresa ARSAT para invertir en el tercer satélite, el ARSAT 3, después haber lanzado el ARSAT 1 en 2014 y el ARSAT 2 en 2015.

“En el área de radares estamos trabajando para el gobierno en radares primarios, que son de defensa, continuamos con el desarrollo de otros meteorológicos y también buscamos posibilidades de ventas en el exterior. Al mismo tiempo, seguimos trabajando con varios centros de medicina nuclear.

“Como empresa somos una sociedad del Estado, pero vivimos de lo que vendemos. Nos autofinanciamos. No tenemos ninguna partida del presupuesto nacional ni del provincial. Para las cosas que queremos hacer necesitamos un cliente y ellos nos indican cuáles son las necesidades. El reactor que diseñamos para Holanda es a la medida del cliente. Ellos pusieron sus requerimientos y nosotros diseñamos un reactor que se adaptaba. Ahora que tenemos la obra vamos a reevaluar en conjunto esos requerimientos para sacarle más jugo al diseño.

“Hacemos desarrollos en las áreas en la que tenemos capacidades útiles y donde podemos conseguir clientes. Estamos trabajando en tecnología de aviones no tripulados, que es un sector muy interesante, pero, dependemos de obtener interés de algún cliente para que nos confíe el proyecto. Generalmente, el primer cliente que nos confía un proyecto en un área en la que no tenemos experiencia es el gobierno argentino, a partir de una necesidad. En base al producto que desarrollamos es que podemos salir a ofrecer un desarrollo similar a clientes potenciales.”