Tecnología 20/05/2018

José Sanín: “El dinero móvil incluyó a más personas en diez años que el sistema bancario en dos siglos”

Para el especialista en Dinero Móvil de GSMA, los principales casos de éxito en América Latina se dieron los países con menos acceso financiero como Paraguay, Bolivia, Guatemala, Honduras o El Salvador

José Sanín: “El dinero móvil incluyó a más personas en diez años que el sistema bancario en dos siglos”

José Sanín es especialista en Dinero Móvil de GSMA, la asociación que representa a los operadores móviles a nivel mundial. Más de 800 operadores de telefonía y otros 300 agentes de la cadena de valor forman parte de esta organización.

-¿Cuál es el panorama del dinero móvil en América Latina?
-El dinero móvil lleva ya casi una década de desarrollo en la región aunque sigue siendo una industria naciente y con muy buenas señales de crecimiento, sobre todo, en innovación que es su aspecto diferencial en relación al resto del mundo. Este es un negocio que está revolucionando las finanzas inclusivas en el mundo y especialmente en África, donde ha sido toda una revolución como instrumento de pago.

El dinero móvil ha incluido a más personas en los últimos diez años de lo que lo ha hecho el sistema bancario en cien o doscientos años. Eso es para dar cuenta del potencial que tiene para cambiar en los hábitos de las personas. En América Latina los países más exitosos en su aplicación han sido aquellos con menos acceso financiero como en los casos de Paraguay, Bolivia, Guatemala, Honduras o El Salvador. Pero estamos observando también como en otros países como Argentina, Brasil, México y Colombia donde los sectores financieros están más desarrollados, hay como una explosión de casos de negocios en las propuestas que el sector privado viene ofreciendo a los consumidores.

En Argentina, en especial, vemos que después del corralito la gente perdió mucha confianza en el sector financiero tradicional y la economía se volcó al uso del efectivo. Sin embargo, ésta puede ser una herramienta muy importante para digitalizar la economía y hacer más fáciles, baratas y eficientes las transacciones. Tanto para usuarios y comercios.

“En Argentina, en especial, vemos que después del corralito la gente perdió mucha confianza en el sector financiero tradicional y la economía se volcó al uso del efectivo. Sin embargo, ésta puede ser una herramienta muy importante para digitalizar la economía y hacer más fáciles, baratas y eficientes las transacciones. Tanto para usuarios y comercios”

-Imagino que hay una oportunidad para los operadores móviles que pueden dar otro tipo de servicios ¿cómo lo están adoptando en nuestra región?

-Los operadores móviles tienen fortalezas muy grandes para ofrecer este producto y una de ellas es que cuentan con una base de clientes establecida en el negocio de voz y del tiempo al aire que pueden aprovecharse y simplemente ofrecerlo como un servicio añadido. En ese sentido, en vez de recargar el teléfono se hace una especie de consignación, un cashing o depósito y así se empieza a manejar la cuenta o billetera electrónica, y los mecanismos de distribución que tienen justamente para el tiempo al aire son todos los puntos de servicios que tienen para el cashing o el cash out, que son las ventajas más competitivas que la telefonía móvil puede ofrecer.

En la Argentina hay operadores móviles que han estado muy interesados y queremos ver si pueden salir al
aire con este tipo de productos en pocos meses.

-¿Qué pasa con la regulación, favorece el desembarco de los operadores o es más bien restrictiva?
-En la Argentina el regulador se ha mostrado muy abierto a dejar que el mercado empiece a ofrecer estos servicios sin que aún esté completamente reglamentado, y eventualmente sí tendrá que ser regularizado porque hay ciertas cosas que representan riesgos y necesitan estandarizarse para que los recursos de los consumidores estén seguros pero mientras tanto el regulador se ha mostrado bastante flexible en cuanto a que todo el mundo puede ofrecer este tipo servicios. Esto en Argentina se ha visto reflejado por un gran número de operaciones comerciales en este campo.