Tecnología 06/02/2018

Héctor Otheguy: “En 1985 hicimos el primer reactor de exportación; Argelia fue el primer país que confió en nosotros”

El presidente del directorio de INVAP hizo en #TMTradio un recorrido por la historia de la empresa, desde su primera exportación a Argelia hasta el reciente contrato con Holanda

Héctor Otheguy: “En 1985 hicimos el primer reactor de exportación; Argelia fue el primer país que confió en nosotros”

Héctor Otheguy, presidente del directorio de INVAP y miembro del grupo fundador, hizo en #TMTradio un recorrido por la historia de la empresa, desde su primera exportación -un reactor a Argelia- hasta el último contrato con Holanda, anunciado recientemente.

Después de Argelia, la empresa consiguió ejecutar obras en Egipto, Cuba y Perú, pero el verdadero salto lo da al ganar la licitación para la construcción de un reactor en Australia que sirve para producir radioisótopos y tiene haces de neutrones para investigación científica que ya lleva 10 años en funcionamiento. A continuación, los párrafos más destacados de esa conversación.

“Hoy INVAP es una sociedad del Estado, que funciona como una empresa privada, con el 100% del capital del gobierno de Río Negro. Somos 1400 empleados, de los cuales el 85% son profesionales y técnicos altamente especializados, con despliegue territorial de acuerdo con el trabajo que nos encargan nuestros clientes nacionales”

 

“INVAP arranca en el centro atómico Bariloche con la idea de aplicar el método científico a problemas concretos en forma inmediata. Se crea a principios de la década del 70 y a mediados de esa década, el grupo creador formó una empresa que primero se llamó Investigación Aplicada y que luego fue INVAP.

“Arrancamos con trabajos relacionados con temas nucleares. Primero hicimos trabajos en el país y desde hace 30 años hacemos exportación nuclear que es la más relevante. Con el tiempo, en los 90, sumamos la parte satelital y hemos colocado cuatro satélites de observación de la tierra y los dos ARSAT, de comunicaciones geoestacionarias. Más recientemente, desde hace unos 12 años, empezamos con radares y hemos realizado, tanto en el país como en el exterior, centros médicos de medicina nuclear. El denominador común es que todos son proyectos tecnológicos, ya sea para integrar tecnologías existentes o para encarar nuevos desarrollos.

“La primera exportación la hicimos en 1985 a Argelia. Ese fue el primer país, el primer cliente que confió en nosotros para hacer un reactor de investigación similar al que existe en el Instituto Balseiro del Centro Atómico Bariloche. Desde entonces, a principio de los 90, ganamos una licitación internacional para hacer en Egipto un reactor no sólo para investigación y prueba de nuevos materiales, sino para producción de radioisótopos. Ese fue un proyecto médico relevante.

“Entre medio hubo una planta de radioisótopos en Cuba y participamos en la exportación de otro proyecto también de radioisótopos a Perú. Estos antecedentes nos permitieron acceder a la licitación de Australia, de la que participaron siete empresas, y ganarla aún sin tener el mejor precio. Esa obra se realizó con mucho éxito y el reactor lleva 10 años funcionando.

“En 2004 tuvimos la primera noticia de que Holanda tenía interés en reemplazar un reactor que tiene casi 60 años. Hubo una licitación que se realizó entre 2008 y 2010 que ganamos, pero cuando ya estábamos negociando el contrato hubo un parate por la caída financiera mundial. Finalmente, en 2015 arrancó un nuevo proceso licitatorio, se ganó nuevamente y ya firmamos el contrato en La Haya para comenzar la obra.

“La primera etapa, que abarca la documentación técnica para lograr la licencia de construcción, y se estima en tres años, se invertirán unos 40 millones de euros. El proyecto total está estimado en 350 millones de dólares. Esto da una idea de la magnitud del proyecto. A Holanda les va a permitir continuar liderando el mercado mundial de la provisión del tecnecio 99, el radioisótopo más utilizado en todo el mundo, que abastece a todo el país y a parte del mundo.

“Hoy INVAP es una sociedad del Estado, que funciona como una empresa privada, con el 100% del capital del gobierno de Río Negro. Somos 1400 empleados, de los cuales el 85% son profesionales y técnicos altamente especializados, con despliegue territorial de acuerdo con el trabajo que nos encargan nuestros clientes nacionales.

“La empresa tiene 40 años y soportó todas las crisis que vivió la Argentina. Creo que influyó mucho la actividad a la que nos dedicamos para que las distintas autoridades nos dejaran al margen de los vaivenes políticos y el hecho de estar en Bariloche y tener un perfil muy bajo. INVAP siempre fue respetada como empresa. No tenemos ningún subsidio, nos autofinanciamos y   hemos reinvertido para garantizar el motor. El apoyo del gobierno hizo que internacionalmente otras naciones confiaran en INVAP, sin ser la Argentina un país reconocido por el desarrollo tecnológico.”