Tecnología 06/02/2018

Carlos Pallotti: “No creo que INVAP sea una excepción, en el país se han desarrollado otras empresas de base tecnológica”

Para el subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos, la venta del reactor a Holanda hace visible a la Argentina como un país capaz de desarrollos importantes

Carlos Pallotti: “No creo que INVAP sea una excepción, en el país se han desarrollado otras empresas de base tecnológica”

En #TMTradio, el subsecretario de Servicios Tecnológicos y Productivos del Ministerio de Producción, Carlos Pallotti (que recientemente anunció que deja ese puesto) analizó la industria tecnológica local y planteó cuáles son los desafíos más importantes que hay que destrabar para que la Argentina pueda ser competitiva en el mundo. A continuación, los párrafos más destacados de esa charla.

“La venta del reactor INVAP a Holanda significa acrecentar la posición de la Argentina como país latinoamericano que genera, provee y desarrolla tecnología. Es un gran paso adelante porque, más allá del buen negocio que significa para INVAP y para el país, es un hito que ayuda a mostrarnos más creíbles y a penetrar en otro tipo de empresas.

“Argentina tiene que resolver su apertura al mundo con acciones concretas que permitan que en el país se puedan adquirir estas tecnologías, conseguir crédito y acceder a financiamiento para este tipo de desarrollo”

“No creo que INVAP sea una excepción. Posiblemente es una de las empresas más grandes de la Argentina y la de mayor visibilidad por su concepción basada en energía nuclear y en la creación de reactores y radares. Sin embargo, en el país se han desarrollado otras empresas de base tecnológicas en el ámbito de la biotecnología, el software y de algunas aplicaciones ligadas a la medicina que tienen penetración en distintos mercados y segmentos. “Ha habido un crecimiento de toda la industria tecnológica que continuará porque es la tendencia mundial y porque la Argentina tiene con qué sustentar ese crecimiento.

“La industria tecnológica se encuentra algunos desafíos. El primero es que la Argentina sea un país en el que se pueda invertir y receptivo a este tipo de proyectos. Muchas veces el problema es que se requiere financiamiento de organismos internacionales para los cuales hay que estar en regla. Tenemos el caso emblemático de las turbinas de Tres Gargantas en China que se perdió porque no formar parte de un acuerdo internacional.

“Argentina tiene que resolver su apertura al mundo con acciones concretas que permitan que en el país se puedan adquirir estas tecnologías, conseguir crédito y acceder a financiamiento para este tipo de desarrollo.

“Por otro lado, debemos contar con la cantidad y el entrenamiento de los recursos humanos para poder sustentar una industria tecnológica avanzada. Para eso es necesario un trabajo muy intenso para incentivar que la clase trabajadora, científica, tecnológica y profesional vaya adoptando este tipo de elemento para elegir sus carreras y definir sus trayectorias laborales.

“Además, hay que ayudar a que las empresas de origen nacional puedan tener un financiamiento por lo menos equivalente al de una compañía internacional para no competir en desventaja. Uno de los problemas que enfrentaban las empresas de ingeniería y arquitectura es que se encontraban ante ofertas en el exterior con la imposibilidad de dar garantía de la oferta. Acabamos de trazar, hace un mes, una línea de créditos especial para financiar esta garantía de oferta. Estas son las cosas que hacen falta destrabar para que la industria tecnológica argentina tenga más penetración en el mundo.”