Contenidos 03/09/2019

Robin Andraca: “En CheckNews tenemos claro que las fakenews no son un problema de los millennials sino de sus padres y abuelos”

Por Macarena Gómez Miñano

El periodista francés expuso en Media Party 2019 sobre la iniciativa CheckNews, creada por el diario Libération para verificar informaciones a pedido de los usuarios; “son los mayores los que confían a ciegas en toda la información que se difunde disfrazada de noticia”, opinó

Robin Andraca: “En CheckNews tenemos claro que las fakenews no son un problema de los millennials sino de sus padres y abuelos”

Robin Andraca es periodista y trabaja en Libération, uno de los principales diarios de Francia. Integra el equipo de CheckNews, un servicio de verificación de hechos a pedido que cubre noticias sociales, políticas, medioambientales y culturales, entre otras. La iniciativa fue creada en 2017, contesta preguntas d ela gente sobre qué sucede, fotos o videos en las redes sociales, y resultó ganadora del primer Fact Foward Innovation Fun de Poynter. Andraca, que también trabajó en el programa semanal Arrêt sur images como periodista web y co anfitrión, dio en MediaParty 2019 algunos detalles de su trabajo.

-¿Cómo funciona Check News?

-Es una plataforma de periodismo on demand. Les pedimos a los usuarios que hagan preguntas sobre qué les gustaría saber, para después hacer la cobertura de ese hecho en particular. Un día en CheckNews comienza frente a la computadora, donde analizamos las preguntas que nos llegaron durante la noche y hacemos un brainstorming para elegir algunas que vamos a contestar.  Las respuestas toman forma de un artículo periodístico cualquiera, con la diferencia de que empiezan con un “hola” y terminan con un “adiós”.

-¿Cuándo nació la plataforma?

-Se fundó hace más o menos dos años. Hoy somos diez periodistas trabajando full time para brindar este servicio. Desde que creamos la plataforma recibimos más de 23.000 preguntas y logramos dar 3700 respuestas únicas y personalizadas.

“Es una plataforma de periodismo on demand. Les pedimos a los usuarios que hagan preguntas sobre qué les gustaría saber, para después hacer la cobertura de ese hecho en particular”

-¿No producen ninguna noticia por fuera de las preguntas de la gente?

-No. Decidimos que ellos decidan. Es una manera muy diferente de trabajar como periodista, muy distinta sin duda de lo que aprendimos en la universidad. El usuario tiene el control, y me parece una gran virtud, porque de esa manera nos aseguramos de que cada artículo que creamos le interesa por lo menos a una persona. Y eso es mucho decir.

-¿Cómo eligen las preguntas que responden?

-Cada periodista tiene su especialidad. A mí me interesa todo lo que tiene que ver con medios, por ejemplo, recibimos muchas preguntas sobre cómo funciona Libération, el medio en el que estamos insertos. Y elegimos responder todas esas preguntas: quién es el jefe, quién toma decisiones, cómo generamos dinero, cómo redactamos y pensamos los artículos…

-¿Cuál es la pregunta que reciben más frecuentemente?

-La mayoría de los usuarios nos envía fotos y videos que vieron en redes sociales o que les compartieron a través de mensajes directos para saber si son verdaderas, en qué momento ocurrieron o si fue sacado de contexto, entre otras preguntas del estilo. Este año en particular, la mayoría de esos mensajes eran sobre el movimiento de los chalecos amarillos, y sobre la represión policial en esas protestas. Las personas no podían creer que cosas como esas estuvieran pasando en Francia. Estamos hablando más de 20 personas que murieron a causa de la violencia policial.

“El usuario tiene el control, y me parece una gran virtud, porque de esa manera nos aseguramos de que cada artículo que creamos le interesa por lo menos a una persona. Y eso es mucho decir”

-¿Cómo chequean esa información?

– Tratamos de contactar a la mayor cantidad de sitios y fuentes posibles, expertos sobre el tema si el caso lo amerita.

-¿Cuánto tiempo les toma contestar cada pregunta?

– Depende. A veces nos toma cinco minutos y otras puede durar hasta seis meses la investigación. Y cuando elegís la pregunta, nunca sabes cuánto tiempo te va a llevar porque de una simple consulta puede surgir una lista enorme de problemas y datos que hay que corroborar.

-¿Cómo analizás la situación de los medios hoy?

– Es difícil hablar de “los medios”. Creo que la televisión es muy diferente de la gráfica, por ejemplo. Pero veo que mientras la mayoría de los canales tradicionales de información está en crisis, nosotros encontramos una manera de volver a atrapar al público y retomar esa conexión con la audiencia que se había perdido. CheckNews no es la única gran solución de la crisis mediática, pero es una muy buena solución, que nos trajo excelentes resultados.

-¿Esa conexión es su diferencial?

– Sin dudas. Porque no sólo es la posibilidad de que ellos hagan sus preguntas, sino que después de la publicación, nos ocupamos de mantener la conexión, responder todos los comentarios y críticas y dar feedback constante.

-¿Cómo funciona en términos económicos?

– El servicio es completamente gratuito para los usuarios. Tanto para preguntar cómo para ver las respuestas. Somos una sección de Libération, así que dependemos económicamente del diario, y actualmente estamos haciendo una colaboración con Facebook para ayudar a desmentir las fakenews que circulan en la red social.

-¿Y qué podemos hacer como usuarios para evitar la propagación de fakenews?

– Creo que plataformas como la nuestra van a ayudar a concientizar al público de que cada vez que lean una información en Internet, tienen que hacerse una serie de preguntas filtro antes de creerla o compartirla. Es el nuevo “pensar antes de hablar”, “dudar antes de compartir”. Y además, estoy convencido de que no son las nuevas generaciones a las que tenemos que explicarles esto. El problema no está en los millennials, está en sus padres y tus abuelos, que confían a ciegas en toda la información que se difunde disfrazada de noticia.

-¿Creés que el futuro del periodismo va encaminado en esta dirección on demand?

– No sé si lo llamaría el futuro, es más bien el presente. Creo que es necesario que cada empresa de medios tenga su propio CheckNews.