Medios 16/08/2019

Los medios de comunicación, la institución más confiable de Argentina según una investigación

Por Roberto H. Iglesias

Según un trabajo de CIO Investigación, hasta julio pasado, los medios de comunicación seguían siendo la institución más confiable, por delante del presidente y la Iglesia; la Justicia y los sindicatos, los menos confiables

Los medios de comunicación, la institución más confiable de Argentina según una investigación

Los medios de comunicación siguen figurando como las instituciones del país de mayor confianza por parte de la población del área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), con un 39% de aceptación en julio de 2019 (justo antes de las elecciones primarias). La institución “Presidente” aparece segunda, con 29% y la Iglesia tercera, con 23%.

Así lo indican los resultados de un estudio realizado por la consultora CIO Investigación -que encabeza la socióloga Cecilia Mosto-, con casi cuatro centenares de mujeres y hombres encuestados de 18 a 65 años en el AMBA, segmentados por cuotas de edad. Un 62% de los entrevistados eran del Gran Buenos Aires y el resto de la Ciudad de Buenos Aires (CABA).

CIO efectuó investigaciones de estas características durante la última década, con metodologías similares (aunque con tamaños muestrales distintos). Esta circunstancia brinda una interesante batería de datos para observar  la evolución de estas y otras variables de opinión pública en periodos prolongados de tiempo.

De marzo a julio de 2019, periodo en el cual se oficializaron las principales fórmulas presidenciales y se estabilizó la cotización del dólar -si bien persistieron los índices a la baja del consumo, el aumento de desempleo y la profundización de la pobreza-, los medios pasaron de 41% a 39%, el presidente del 30% al 29% y la Iglesia del 17 al 23%.

Asimismo, el índice de confianza de las empresas subió del 13% al 14%, el  correspondiente al Congreso del 11% al 12% y los sindicatos experimentaron sorpresivamente la mayor alza de confianza, si bien desde un piso muy bajo: del 3% al 15%.

La Justicia quedó última y llegó a un mínimo histórico en 2019, descendiendo del 9% al 7% entre los dos meses antes señalados, lo que permitió que los gremios eludieran esa última posición, en la que se ubicaron en ocho de los 10 años medidos que constan en la información dada a conocer por la consultora.

Los medios se quedaron con la primera posición en esos sondeos durante seis años de la pasada  década  -considerando 2019 hasta el primer semestre-, aunque con una tendencia leve pero constante hacia la baja desde 2012 (y una baja fuerte desde 2009 a 2012).

Desde 2012, sin embargo, esa baja lenta es sufrida en forma permanente y sostenida por todas las instituciones, excepto la investidura presidencial (que es afectada por variaciones hacia arriba y hacia abajo más “despegadas” de los otros parámetros).

La confianza media total en instituciones fue la siguiente: 28% en 2006; 24% en 2010 (el menor valor hasta 2018 y este año), 34% en 2012, 29% en 2015, otra vez 24% en 2018 y un mínimo histórico en este primer semestre de 2019: 20%.

En los años desde 2009 en que los medios de comunicación encabezaron  las preferencias de confianza, las posiciones fueron: 64% (2009), 56% (2010), 54% (2011), 53% (2015), 49% (2017) y 40% (primer semestre 2019).

De 2009 a 2012 los medios registran una baja de 64% a 40% (situándose de todas formas en primer lugar excepto en el último año de los indicados). Esto coincide con el periodo de conflictividad desatado por el kirchnerismo contra los medios tradicionales y la construcción de un aparato de propaganda oficial y paraoficial.

Las instituciones consideradas por CIO, además de medios, presidente e Iglesia incluyen también al Congreso, empresas, justicia y sindicatos. La institución de los magistrados y la de los gremialistas, en forma consistente, resultaron en todos los años menos en uno como las instituciones de peor nivel de confianza. Sin embargo, la justicia se ubicó en casi todas las ocasiones como la penúltima institución con menos confianza, apenas a unos puntos de los sindicatos, que salieron últimos en 8 de los 10 años.

En 2012, por primera vez, la Iglesia quedó primera en confianza con un 54% (con los medios en segundo término). Esto ocurrió un año antes en que Jorge Bergoglio se convirtiera en el papa Francisco, cuya ponderación seguramente incidió para que la iglesia conservara ese primer lugar durante los dos años posteriores: 52% (2013) y 54% (2014), con los medios igualmente en segunda posición y a corta distancia en cada año.

La Iglesia bajó al 31% en 2016, mientras el presidente -institución ya personificada ese año por Mauricio Macri- quedó ese año primero con 50% (primacía que sólo se repetirá en 2018 con 45%). Esto puede tener que ver con actitudes del Papa percibidas desde entonces como negativas, especialmente entre los seguidores del mandatario.

Cabe destacar que durante todo el kirchnerismo la confianza en la institución presidente se ubicó generalmente en tercer lugar, con una magnitud muy baja en el primer año de Cristina Kirchner (12% en 2009), niveles estables entre 2011 y 2014 (entre 32 y 37%)  y una apreciable caída en su último año de gestión: 25% (2015). La confianza en el Presidente deja de caer desde marzo de 2019 pero todavía se sitúa en un 15% menos que en 2018.

Las empresas han oscilado entre el 17% y 23% de 2009 a 2018 (salvo en 2011 y 2012 que traspasaron ese rango respectivamente en un 27% y 25%), posicionándose entre cuarto y sexto lugar según los años. Es decir, no tan bien como medios, iglesia o presidente pero tampoco tan mal como justicia o sindicatos.

Entre marzo y julio de 2019 las empresas pasaron del 13% al 14% pero descendiendo en ese periodo del cuarto al quinto lugar, ya que fueron superadas por primera vez por los sindicatos. Como se indicó, los gremios quintuplicaron su nivel de confianza en apenas tres meses (3% al 15%). ¿Cómo se explica este ascenso? ¿Se percibe últimamente a los gremios como combativos con respecto al gobierno o eficaces para lograr ventajas en las paritarias?

El Congreso registró la siguiente evolución: en 2009 apareció cuarto con un 20%, pero en los años posteriores fue cayendo del 25% (2012) al 12% de julio de 2019. Desde 2017 la confianza en las empresas superó a la del Congreso por unos puntos; desde 2013 a aquel año el poder legislativo había estado arriba. En cambio, entre 2009 y 2012 las empresas le habían ganado al cuerpo colegiado por márgenes que variaron entre 3 y 15 puntos porcentuales; en 2012 ambos empataron con un 25% de confianza.

Download (PPTX, 1.63MB)

Consumo de información, diversidad de fuentes y redes sociales

En cuanto a hábitos de consumo de información, si se indaga en la frecuencia de uso, los mismos consultados en la muestra de junio de 2019  manifestaron que en una abrumadora mayoría (94%) accede a medios todos los días para informarse “de lo que pasa en la actualidad” (el resto no los emplea o accede a ellos con frecuencia menor a la diaria). Sólo un 15% respondió que usaba los medios con ese fin tan sólo una vez por día, mientras que un 79% recurre a ellos más de dos veces cada jornada.

Por otra parte, en términos de variedad de fuentes, el 19% usa dos medios y la sexta parte de toda la muestra emplea, al menos, tres medios al día: el 27% recurre a exactamente a esa cantidad, un 17% a cuatro y el 8% a cinco. Un 8% afirma servirse de seis o más medios. Todavía hay un 21% que utiliza un solo medio.

El 64% combina medios online y offline, el 20% utiliza exclusivamente online y el 16% sólo offline. Como podía esperarse,  quienes solamente consumen medios online tienden ser los jóvenes: un 32% en el grupo de 18 a 30 años, 22% en el de 31 a 40, 15% en el de 41 a 50 y apenas 7% entre 51 a 65 años.

Por el contrario, el uso de medios sólo offline sube con la edad: 11% (18-30) y 10% (31-40), pero luego asciende a 23% (41-50) y 22% (51-65).

Las redes sociales han pasado a constituirse en medios de comunicación: las personas buscan no sólo “intercambiar mensajes” con otras sino que recurren a ellas para obtener material de entretenimiento y también para informarse.

Precisamente, entre los habitantes del AMBA de todas las edades, las redes sociales han igualado al diario por Internet para “ponerse al tanto de lo que pasa en la actualidad”. Para ambas modalidades (redes y diario online), la respuesta arrojó un 55%, es decir, más de la mitad de los encuestados los utilizan con ese objetivo, aunque no hay manera de saber en qué proporción ambas franjas se superponen.

Pero aunque se trata de una cantidad similar de personas, la redes sociales son consultadas por dos o más veces por día por un 82% de los encuestados que se sirven de ellas como medios informativos. En cambio, el diario en Internet es visto con esa asiduidad por el 61% de quienes emplean ese recurso.

Un dato interesante es que existe una disparidad marcada entre hombres y mujeres: los primeros usan las redes para informarse en un 48%, mientras le dan esa utilización el 61% de las personas de sexo femenino.

Asimismo, las redes sociales son mayoritarias hasta los 40 años en cuanto a  uso como medio de información. Así las emplea el 66% de las personas de 18 a 30 años y el 58% de las de 31-40. Pero aun en generaciones mayores seguimos acercándonos a la mitad de las personas: 46% entre 41-50 y 47% entre 50-65.

El resto de los medios es utilizado de la siguiente forma: programas de TV abierta 48%; programas de TV cable, 46%, en ambos casos no necesariamente noticieros, pero en una proporción que otra vez trepa aproximadamente a la mitad de las personas (51% y 57% más de dos veces por día, respectivamente).

De allí en adelante, las personas que usan otro tipo de medios para informarse bajan drásticamente: sólo una de cada cinco recurre a la radio FM (19%), casi una de seis a la radio AM (15%) y al diario en papel (14%). En niveles decrecientes siguen las revistas en Internet (9%), la radio en Internet (7%) y los blogs (5%).

La propia consultora CIO opina que “la posición enunciativa del periodismo y las empresas de medios se debilita en redes sociales”, ya que al indagar en el 55% de quienes afirman emplear las redes sociales para informarse, un 46% no sigue medios en redes y el 63% tampoco sigue a ningún periodista.

Los encuestados correspondientes a ese 55% dicen utilizar Facebook (72%), Instagram (49%), WhatsApp (46%), Twitter (41%) You Tube (36%), Google+ (27) y LinkedIn (10%).

¿Cómo se evalúa al periodismo y a qué fuentes se recurre según las personas se inclinen o no a usar las redes sociales para informarse?  Aquí el sondeo ofrece respuestas sugestivas: del 55% que usa las redes sociales, el 53% dice que la mejor manera de saber lo que ocurre en la actualidad es “a través de los medios de comunicación y el periodismo”. Pero este porcentaje sube al 71% entre quienes no emplean las redes sociales para informarse.

Quizás todavía más significativo es que los usuarios de las redes sociales para obtener información de actualidad, un 22% emplea para esos mismos fines a “contactos personales o gente que sigue en las redes o en Internet”. En cambio, entre quienes no ven a las redes sociales como medios informativos el porcentaje baja apenas al 5%.

Tan sólo el 12% está suscripto de manera paga a un medio de información en Internet y el 21% recibe notificaciones gratuitas de algún medio. El 79% de las personas aceden a la información que le interesa directamente a través del sitio web del medio (contra el 35% que se entera a partir de seguir un medio a través de las redes sociales).

El principal problema: inflación (ex inseguridad)

Para julio de 2019 una mayoría relativa (24%) piensa que el principal problema del país es la inflación. Sin embargo, la cifra viene decreciendo desde hace casi un año: quienes sostuvieron lo mismo eran un 31% en octubre de 2018 y un 28% en marzo de 2019. (En abril de 2018 la inflación había figurado segunda en la lista de problemas, con apenas 14%. En ese entonces la inseguridad se había ubicado como la preocupación número uno, con 22%).

¿Esta baja tiene alguna correlación inversa con alguna otra magnitud? Aparentemente sí: los encuestados empezaron a citar la pobreza, que no era mencionada en enero de 2018 y que aparece por primera vez en las encuestas de CIO en abril de ese año (5%, quinto y último lugar en los problemas). Sube a un 9% en octubre de 2018 (tercer lugar), baja levemente al 7% en marzo de 2019 (cuarto lugar) y llega al 15% en julio de 2019, trepando por primera vez a la segunda posición.

También en el séptimo mes del presente año, la desocupación se sitúa como el tercer problema argentino (14%)(venía del quinto lugar y el 4% en octubre de 2018), mientras la inseguridad descendió al 12%, constituyéndose en el cuarto problema argentino para los consultados.

Significativamente, la inseguridad había figurado primera entre octubre de 2016 y octubre de 2017, en un rango que iba del 39 a 35%, mientras que el problema identificado en segundo lugar le siguió a gran distancia (11-15%, alteradamente inflación o desocupación).

También para julio de 2019, sólo el 9% de la población evalúa positivamente la situación del país (33% regular y 57% negativo; 1% no sabe/no contesta). Apenas una cuarta parte (26%) cree que esa situación mejorará en los próximos meses. En cambio, un 34% dice se mantendrá, un 32% que empeorará y 8% NS/NC.

En estas últimas cifras, quizás, podrían encontrarse indicios de intenciones de sufragio. No es descabellado considerar que la cuarta parte de quienes tienen esperanzas en una mejora podrían coincidir con los votantes Macri, mientras la tercera parte que augura empeoramiento se superpone mayormente con los votantes de la fórmula donde figura la expresidenta. La diferencia puede venir de los encuestados que creen que la situación del país “se mantendrá”, lo que puede arrojar alguna leve ventaja para Macri. Haciendo las correspondientes adiciones, el ejercicio confirma algo que ya todos saben: las dos principales fuerzas están bastante parejas.

Por otro lado, sólo el 23% de la población del AMBA se muestra conforme en términos de poder adquisitivo. El 55% coincide en que los alimentos ejercen actualmente la mayor presión sobre el costo de vida. Un 10% adicional respondió ante la misma pregunta: “la luz”.

La fecha técnica del estudio de CIO es la siguiente. Tipo de estudio: continuo cuantitativo. Universo: Población de 18 a 65 años, residentes del AMBA. Tamaño de la muestra de julio de 2019: 362 casos. Base total consolidada 2016-2019: 5978 casos. Técnica de relevamiento: I-CAWI.

Instrumento: cuestionario semiestructurado integrado por preguntas cerradas y abiertas. Fecha de campo: 1 a 10 de julio de 2019