Medios 26/01/2018

Liliana Parodi: “Me preocupa que Telefe y Canal 13 hagan lo mismo que América TV”

Por José Crettaz

En #TMTconversaciones, la gerenta de programación del canal de La Plata destacó la fórmula de la TV en vivo y advirtió sobre sus límites

Liliana Parodi, gerenta de programación, ya es una leyenda en América TV, empresa a la que llegó en los años 90 para quedarse. Pasaron los accionistas (Eurnekian, Ávila, De Narváez, Manzano-Vila) y Parodi siguió allí. “Algunas veces me mandaron al rincón”, dice ahora entre risas y sostiene que el actual es el mejor momento de su carrera en la empresa (donde produjo Radio América cuando se convirtió en la primera emisora de noticias del país; lanzó luego CVN, la primera cadena informativa de 24 horas; y produjo las primeras temporadas de Intrusos en el Espectáculo).  En #TMTconversaciones (domingos 18.30 por Canal Metro) conversamos sobre la fórmula del canal América para llegar al podio de la TV abierta y pelear con los dos grandes sin hacer ficción ni entretenimiento, y sobre los impresionantes desafíos que vienen.

-¿Cuál es la fórmula de América para haber dado pelea y meter cuña entre los dos líderes?

-En estos últimos años ha sido como resolver nuestra identidad desde el nacimiento de América (porque Canal 2 tiene más años). Desde principios de los 90, hubo una idea en la búsqueda de audiencia y por los presupuestos que era América en vivo. Fue un primer programa que se llamaba América en vivo y lo producía la familia Badía. Iban cambiando los conductores cada dos horas, estaban Víctor Hugo Morales, Mario Mactas y el mismo Badía.

“Yo no soy optimista sobre la torta publicitaria. Creo que la vida es bastante sencilla: estas son las empresas que hay en Argentina, estas son las que van a invertir y esta es la plata. Tendría que haber una economía floreciente que bienvenida sea y ojalá llegue”

-Un famoso programa ómnibus

-Claro, era un programa ómnibus como de radio pero de tele. En un mismo estudio, con un sólo móvil y una cámara, todo muy caserito. Pero mirá qué monstruos que eran los que conducían, que hacían parejas con Cecilia Laratro, Luisa Delfino, María Esther Sánchez y Cecilia Zuberbuhler. Aquello fue América en vivo, fue poco el tiempo que duró y en el control estaba las ocho o nueve horas que duraba, Marisa Badía. Nosotros estábamos haciendo también Radio América, que era esa radio de noticias. Cuando me llamaron para producir esa radio yo dije pero una radio de noticias… quién va a escuchar todo el tiempo hablar si hace falta música. En aquel momento nació Radio América, nació ese América TV distinto y después tuvimos el primer canal de noticias, que fue CVN. Fueron como mojones.

-Fueron mojones también del esquema de medios de la Argentina cada uno de esas experiencias.

-Lo recordaba hace poco con Eliseo Álvarez, que fue el primer director. E aquellos tiempos vos estabas produciendo para la radio y hablabas con un político para que saliera al aire, salía y a su vez arreglabas para mandarle la cámara para el noticiero de CVN de la noche. Nuestra propia formación en el grupo ya tenía una cosa de multimedia…

-Y hoy es vital el vivo para la TV abierta

-Eso después con el tiempo se van sucediendo distintas intenciones e historias para que el canal tuviera un estilo u otro. También después tuvimos una etapa en el 95 cuando en el canal empezaron Mario Pergolini, Casero, Lalo Mir y Lanata mismo. Ahí era un canal en el que irrumpía gente que no había tenido posibilidades de hacer televisión.

-¿Como un laboratorio?

Sí. Y entonces, los que estábamos ahí como yo íbamos aprendiendo de lo desconocido. De mucha gente grande que venía y estaba mezclada con la gente jóven. Después las empresas cambian, cambian los accionistas y siempre los nuevos gerentes y nuevas ideas eran que eso no era suficiente. Que para hacer televisión había que tener entretenimiento y ficción, y fuimos por el entretenimiento y la ficción y un golpe y otro golpe, porque terminan siendo cuestiones difíciles por los presupuestos, por el mercado y por lo que te toca de la torta. Y porque nosotros tenemos una medición que es única y que si convenimos que está bien dice qué le toca a cada uno. Y si hay gente que está haciendo bien el entretenimiento y la ficción y le está funcionando y cuando vos lo ponés tenés que arañar audiencia… lo que hicimos estos últimos cinco años decidimos ir por el vivo completo. El vivo completo incluye las noticias, la actualidad, la opinión y el debate y todos los géneros.

“Estuve tres veces en la gerencia de programación porque porque a veces me mandan al rincón y después vuelvo. En una de las idas al rincón hice Intrusos hace 17 años, y otra vez hice el canal de noticias que ahora es A24, voy cambiando dentro de la misma empresa”

-En América parece que la programación se ajusta en función de la agenda del público, que se frivoliza o se vuelve más dura en función del interés… ¿Es así?

-Sí, hay algo de eso. Cuando tomé de nuevo la gerencia de programación porque la tuve como tres veces porque a veces me mandan al rincón y después vuelvo. En una de las idas al rincón hice Intrusos hace 17 años, y otra vez hice el canal de noticias que ahora es A24, voy cambiando dentro de la misma empresa. Y cuando vuelvo, estaba Del Moro haciendo Infama. Y sucede una inundación importante que después fue la de La Plata, y era su horario en el que hacía espectáculos y chimentos, yo le digo a Santiago que vamos con ese tema. Él dice que no puede, que nunca había hecho una inundación. Cuando hay información, una foto y un teléfono importan más que otras cosas.

-Y una audiencia pidiendo información

-Yo no sabía, yo la estaba buscando. Ese día fue un éxito de audiencia importante para lo cual Del Moro se asume como capaz de tocar la actualidad. Entonces no importa que el conductor no sea un especialista en el tema porque vos le ponés esos especialistas o periodistas. Así nació ese América de nuevo donde irrumpe la información nacional e internacional. Ahora es casi es una continuidad porque todos los programas lo saben hacer y ya no necesito llamar, pero igual llamo.

-Y se consolida con la aparición de Intratables, el principal programa de actualidad política

-Eso fue increíble porque al poner ese verano un programa en vivo para tratar los cinco temas del día en vivo, para debatirlos -hubo muchos programas en América en los que se debatía, como Indomables-, nació Intratables y lo fue llevando la política. Porque la política también se adueñó de nosotros.

-La grieta

-Yo no se si llamarlo la grieta. A mi me gustó la parte de que la política se adueñe de nuevo de los argentinos porque pasaron algunos años en que estábamos enojados y los jóvenes no creían. Y en ese momento era una necesidad. Justo leía hace poco un artículo en el que se decía que en Estados Unidos pasa eso ahora con los canales, que han superado todas las ficciones e incluso las políticas por ver el vivo de lo que está pasando en ese país, con esa presidencia y con lo que ya sabemos.

-Trump puso de vuelta a la actualidad en el candelero

-Y nosotros tendríamos que agradecer al gobierno anterior porque fue en ese momento que nosotros pudimos hacer ese programa, que tiñó un poco al resto del canal porque Animales Sueltos [con Alejandro Fantino] fue modificando, encontrando otro lugar y logrando una respuesta del público. Y así varios programas y varios periodistas.

“A mi me gustó que la política se adueñe de nuevo de los argentinos, como se ve en Intratables, porque pasaron algunos años en que estábamos enojados y los jóvenes no creían. Y en ese momento era una necesidad. Justo leía hace poco un artículo en el que se decía que en Estados Unidos pasa eso ahora con los canales”

-¿Cómo es la cocina de Intratables?

-Como cualquier programa periodístico o noticiero, temprano en el día se resuelven los temas a tocar. A veces hay invitados que ponen su día, los ministros, un filósofo o un candidato que fija su día y le tenés que dedicar una parte del programa. Y después los temas del día. A mi me gusta que haya último momento, me gusta la adrenalina. Puedo tirar todo lo preparado para transformar el programa en lo que pasa. En esta etapa es más difícil porque las noticias no se suceden, no te irrumpen. No transforman eso que nosotros hacemos. No sólo el debate, que es sólo una parte de Intratables, porque tenemos periodistas especializados que acercan información a masas de gente que antes no lo veían en la TV de aire. Yo creo que ese es un mérito.

-Un mérito que se le reconoce: llevar los temas de la agenda política pública a una audiencia que estaba ajena

-Ese es un mérito y también se le hace la crítica, que es el de los gritos o de la forma. No son las dos horas y media así. Hay una parte que es el debate porque también es un programa de televisión que tiene que ser atractivo, que hay audiencia que dice no voy a ver un tratado de filosofía o de política en Intratables. Somos un disparador, no somos el que completa absolutamente los temas, para eso hay otros canales y la gráfica para profundizar.

-Para un gerente de programación cada día debe ser una lucha para que no se te escape la audiencia entre los dedos

-Es un desgaste y de un dolor. Todo el mundo habla y escribe en todas partes de la TV de aire, que se van las audiencias, que baja y se atomiza el encendido, que las plataformas digitales, que los cables… A ver a la hora de contarlo en un programa de radio o escribir una columna sobre la suba o la caída del rating parece lúdico pero es dramático porque es el trabajo de esas personas y de esas programas. No es para tanta diversión…

-No es sólo una cuestión deportiva

-No. Pero fijate que en los últimos años las personas te hablan del rating. Y es duro porque uno pone mucho. Y al final del día Ibope te lo califica. En el caso de América que se ve en todo el país por el cable, sabemos que tenemos una agenda que llega, es importante y todo lo demás. Igual tenés que ver el boletín de calificaciones todos los días y es bien duro.

-¿Estás conforme con la forma en la que se hacen las mediciones de rating?

-No tengo alternativa porque sería como discutir el orden establecido. Se supone que están auditadas, que es así, que los people meter reportan lo que corresponde y que todos los canales y las agencias de publicidad auditan eso. Yo sola no puedo. Además, cómo lo hago, cuando me va bien me pongo contenta y cuando me va mal, me parece que está mal. No, pero duele.

-Viacom, uno de los gigantes de la TV mundial, compra Telefe, ¿Cómo impacta en la competencia?

-Entiendo que es una empresa importante que invierte en la Argentina y eso es bienvenido porque es trabajo. Y si pudiera llevar productos argentinos al exterior, también. En la competencia, tanto por Viacom o el resto, lo que me preocupa es que hacen lo mismo que yo. Cuando ellos hacen ficciones espectaculares o entretenimiento y se llevan mucha audiencia, es complicado. Pero me preocupa más la atomización de la temática que América llevó adelante los últimos años que que produzcan ficciones. No me deja dormir. A veces cuando veo algunos programas que eran impensados en otras pantallas y que eran muy criticados cuando los hacía América. Vos decís ¿Y ahora, qué hago? La audiencia no es elástica, es la misma y elige. Muy bien ya hicimos América está en vivo. Nosotros tenemos que solventar más o menos 1000 personas entre los que tienen relación de dependencia y los contratados. Y entonces pienso cómo innovar esto.

“En la competencia, tanto por Viacom o el resto, lo que me preocupa es que hacen lo mismo que yo. Cuando ellos hacen ficciones espectaculares o entretenimiento y se llevan mucha audiencia, es complicado. Pero me preocupa más la atomización de la temática que América llevó adelante los últimos años que que produzcan ficciones. No me deja dormir”

-¿Cómo se trabaja en América en los nuevos proyectos?

-Tenemos equipos de trabajo, más bien pequeños. Y yo también busco en el mundo para ver cómo se está moviendo. En Estados Unidos tienen audiencia, presupuestos y personajes para entrevistar… Cuando quieren implantar en la Argentina lo que pasa en Estados Unidos, un late night o las ficciones, no se puede. Aún así, ellos tienen en la temática periodística programas que duran muchos años y líderes de opinión. Nosotros también, pensá que Instrusos tiene casi 18 años emitiéndose de enero a diciembre y eso tiene que ver con la fidelidad de la audiencia y demás. No encuentro creativamente en el mundo, salvo con grandes presupuestos o con poner más vivo, algo que llame la atención para decir es por ahí. Si hay que husmear en lo digital o en las redes.

-Y se puede tomar de lo digital o las redes y poner en la pantalla chica

-No, lo que pasa es al revés. Nosotros generamos contenidos que se pierden en las redes y de los cuales vos no ves un peso. Pero es una charla interesante para poder tener. La TV abierta provee de contenido constamente a las redes sociales, los medios digitales y las páginas.

-Los presupuestos de los medios que dependen de la publicidad salen de la torta publicitaria, ¿Va haber más anunciantes?

-Yo no soy optimista. Creo que la vida es bastante sencilla: estas son las empresas que hay en Argentina, estas son las que van a invertir y esta es la plata. Tendría que haber una economía floreciente que bienvenida sea y ojalá.

-Pero entre 2004 y 2007 hubo una economía floreciente

-Pero la torta publicitaria es inelástica. Es esa. Ahora todos quieren morder de ahí. La mayor parte era y es de la TV de aire, pero hay tanto mosquito que ya come de ahí. Las empresas invierten porque hay una moda y no quieren quedar afuera, hay una audiencia joven que hay que buscar. La TV de aire perdió los niños, las noticias, ahora está perdiendo la ficción con las plataformas. Eso que me había quedado a mi, que estaba encantada, todo el mundo lo busca. Encima los canales de noticias también compiten en sus formatos con la TV de aire.

-En un país donde está todo confundido, 8 o 9 millones de hogares con TV por cable que incluye a la TV abierta y señales de cable que se parecen a los canales abiertos.

-Sí, sobre todo los canales de noticias y algunas señales de deportes que tienen un formato importante en algunos horarios y competimos por las mismas audiencias. Y la Argentina es un país con penetración de cable y satélite muy grande, en otros países la TV para los televidentes es gratis. Y es la de aire. Pero acá eso no. La gente se preocupa por lo que le aumenta el gas o la luz pero no el cable, que está asumido como una necesidad de entretenimiento de las familias.

“Nosotros generamos contenidos que se pierden en las redes y de los cuales vos no ves un peso. Pero es una charla interesante para poder tener. La TV abierta provee de contenido constamente a las redes sociales, los medios digitales y las páginas”

-Hay un segmento de población que es más fiel a la TV, que son las mujeres

-Las mujeres de más de 35 años.

-¿Tiende a ser una pantalla más femenina la TV abierta?

-Es bastante femenina. Pero también tiene que ver con los horarios. Los hombres están después de la media tarde.

-¿Es lógica sigue?

-Sí, aún sigue. Pero sí, hay una cantidad de mujeres que definen con el control remoto.

-Y el que programa decide sobre ese perfil

-Sí, claro. Y que no deje que el marido mire fútbol. Qué dolor cuando viene el fútbol. El fútbol mueve las audiencias de TV de una manera dramática. Cuando se juegan instancias definitorias de los equipos grandes, se nota el movimiento de las audiencias. Del Moro empieza con que hoy hay fútbol

-Se deprime

-Sí, y yo le digo que se relaje y no mires el rating. El conductor cuando mira el rating es tremendo.

-¿Todos por igual o hay una cuota de responsabilidad?

-Sólo los que no miran. Los que miran, es explosivo. Ahora Jorge Rial casi no mira, Santiago y Alejandro también. Algunos lo tienen en el teléfono otros preguntan y le van diciendo.

-Y operan con ese tablero de control

-Sí, igual que el productor. Nunca sabremos cómo sería la TV actual sin el minuto a minuto. Negarlo sería necio, es así.

-América viene trabajando hace algunos años trabajando las redes sociales…

-Es lo que hablábamos antes, es lo que proveemos lo que se habla en las redes sociales. Es el debate que tenemos.

-¿El debate en las redes te lleva audiencia a la pantalla?

-Y es una discusión grande. Las redes influyen en el caso de los programas en vivo cuando las personas que están conduciendo u opinando. El trabajo de un colaborador, no me gusta llamarlo panelista que es una persona que se preparó para hablar de un tema. Se terminó usando peyorativamente. Volviendo a las redes leen y se dejan influenciar, eso es complicado.

-Tenés nostalgia de algún otro tiempo…

-No, justamente estos días pensaba, a uno le puede agarrar nostalgia de la época de estudiante. Yo tengo mi mejor etapa profesional y siempre recuerdo cada una de las etapas que tuve, el principio de aquella radio América, el canal de noticias o cuando hicimos Intrusos. Ahora que nos va bien, digo cuándo será la otra etapa, en la que no nos vaya tan bien.