Medios 10/07/2019

Impulsan un fondo global para financiar la protección del periodismo y la libertad de medios

Por Ornella Bazzano

Lo anunciaron los gobiernos del Reino Unido y Canadá, que organizaron en Londres la primera Conferencia Global sobre la Libertad de Prensa, a la que asisten mil participantes de cien países; Enacom, Adepa y Fopea, entre la representación argentina

Impulsan un fondo global para financiar la protección del periodismo y la libertad de medios

Al menos 99 periodistas fueron asesinados, otros 348 fueron encarcelados y 60 secuestrados en 2018 según cifras de la Unesco. Unos 1000 periodistas fueron asesinados en la última década de acuerdo con cifras del Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ). Para Reporteros sin Frontera (RSF), el año pasado fue el peor de la historia en términos de violencia y abuso contra periodistas. Con estas realidad bien expuesta se realizó este miércoles 10 de julio la primera jornada de la Conferencia Global sobre la Libertad de Prensa, que organizan los gobiernos del Reino Unido y de Canadá.

El lugar elegido para el encuentro, al que asisten unos 1000 funcionarios, periodistas, directivos de medios, organizaciones de la sociedad civil y académicos procedentes de más de 100 países, fue Printworks, la antigua sede de una megaplanta gráfica en la que se imprimieron hasta 2013 los diarios Daily Mail, Evening Standard y Metro. América Latina fue protagonista en los paneles, con los casos dolorosos de Venezuela, Nicaragua, México y Brasil -que tuvieron presencia en los paneles-, y con una generosa delegación de representantes, entre ellos la presidenta del Ente Nacional de Comunicaciones-Enacom, Silvana Giudici, y los titulares de Adepa (editores de diarios), Martín Etchevers, y Fopea (periodistas), Néstor Sclauzero, entre otros.

La inauguración oficial del encuentro estuvo a cargo de los cancilleres del Reino Unido, Jeremy Hunt (que además aspira a ser primer ministro del país en la elección de su nuevo líder que por estos días lleva adelante el Partido Conservador) y Chrystia Freeland. En este panel, se destacó la presencia de Amal Clooney, abogada especializada en la defensa de periodistas perseguidos alrededor del mundo, cuya fundación representa a Julian Assange y que actualmente es la enviada especial del Foreign Office para la liberad de expresión.

“Los periodistas están siendo atacados como nunca antes porque están exponiendo abusos de poder cometidos en tiempos de paz”, dijo Clonney y reclamó a los gobiernos que defienden la libertad de prensa que aumenten su compromiso. “Firmar promesas y hacer discursos no es suficiente”, concluyó.

Por su parte, Jeremy Hunt anunció la creación de un Fondo Mundial de Defensa de los Medios de Comunicación que será administrado por la Unesco, dijo que el Reino Unido aportará 3 millones de euros en los próximos cinco años e invitó a otros gobiernos a participar de la iniciativa. Además, confirmó que se establecerá un grupo de trabajo internacional “para ayudar a los gobiernos a cumplir sus compromisos en cuanto a la libertad de expresión” y se comprometió, junto a Chrystia Freeland, a reunir a un grupo de contacto de países afines “para presionar al unísono cuando la libertad de los medios de comunicación sea atacada”. El gobierno de Canadá tiene una extensa trayectoria en la defensa de los periodistas en todo el mundo y fue prácticamente el único país que se enfrentó a Arabia Saudita en el caso del periodista Jamal Khashoggi asesinado en el consulado saudí de Estambul, Turquía.  La ministra Freeland también anunció que esta conferencia tendrá una segunda edición en su país el año próximo.

En esta primera jornada, compuesta de 16 paneles de alto nivel, se expusieron con crudeza y sin eufemismos los principales problemas de la actividad en cuanto a protección de los periodistas, la regulación, la desinformación y la sostenibilidad de los medios.

Al comienzo de la conferencia Julie Posetti, investigadora principal para el estudio del periodismo en la Universidad de Oxford afirmó que “no es suficiente defender la libertad de los medios” sino que su actividad “debe ser promovida activamente a través de inversiones en instituciones, activismo y el propio sector”. Thomas Hughes, director ejecutivo de la ONG Artículo 19, destacó: “Es vital que las organizaciones de medios de comunicación se unan y trabajen juntas para defender y construir un periodismo sostenible”.

Durante el encuentro, se presentó la declaración conjunta (la vigésima en su tipo) de los relatores de la libertad de expresión de la ONU, las Américas, Europa y África. Respecto a este hecho el relator de la ONU, David Kaye, señaló: “El acceso a Internet es un derecho humano habilitador”. Kaye enumeró los puntos de la declaración: creación de un ambiente que permita el ejercicio de la libertad de expresión; creación y mantenimiento de un servicio de Internet libre, abierto e inclusivo; y control privado como amenaza a la libertad de expresión. Barbora Bukovska, directora de leyes y políticas de Artículo 19, agregó: “Los Estados deben adoptar un entorno propicio para que florezca la libertad de los medios de comunicación”.

La situación en América Latina fue aportada por Edison Lanza, relator especial para la libertad de expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), indicó: “También tenemos gobiernos con modelos muy cerrados de Internet que bloquean o filtran contenidos como Cuba, Venezuela y ahora también Nicaragua”. Moez Chakchouk, subdirector general de Comunicación e Información de la Unesco, se refirió a “la situación preocupante que viven los periodistas en América Latina y África que requieren mecanismos especiales de protección para garantizar su vida”. Entre los expositores que narraron sus casos estuvieron Carlos Chamorro, periodista nicaragüense exiliado en Costa Rica por la persecución a la que fue sometido por el régimen de Daniel Ortega y Rosario Mirillo; y Luz Mely Reyes, periodista venezolana, cofundadora y directora de EfectoCocuyo.com, que debió abandonar su país por la persecución del régimen chavista. De hecho, Reyes y el periodista de investigación de Ghana, Anas Anas, dieron su testimonio en el panel de cierre, este último con su rostro tapado para no ser identificado.

La independencia de los medios también fue abordada en esta primera jornada de la conferencia. Nienke Venema, directora de Democracy and Media Foundation, expuso: “Si valoras la democracia tienes que darte cuenta de que no puede funcionar sin periodismo. Es el salvavidas de la democracia. Necesitamos inversores más valientes en el espacio de los medios de comunicación”. Maria Ressa, periodista filipina fundadora de Rappler y perseguida por el actual gobierno de su país, aseguró: “Todo el mundo trata de controlarte como periodista pero tenemos normas y una ética que mantener”. Ressa compartió panel con Sonny Swe, fundador de Frontier, un sitio de noticias de Myanmar. Ambos estuvieron encarcelados acusados de delitos vinculados con su trabajo.

Chrystia Freeland, ministra de Relaciones Exteriores de Canadá
Jeremy Hunt, ministro de Relaciones Exteriores del Reino Unido
Freeland, Clonney y Hunt, durante el panel

Sin una sociedad informada no hay democracia posible y no hay información confiable sin periodistas honestos. Con esa idea -repetida durante toda la jornada desde distintas perspectivas- se revisaron todas las formas de censura, entre ellos los asesinatos de periodistas, que superó todos los récords. Tanto que hubo un panel titulado Innovación para terminar con los asesinatos de periodistas. “La razón por la que estamos hablando de innovación para poner fin a los asesinatos de periodistas es porque en los últimos tres han sido asesinados números récord de periodistas. El asesinato es la forma más extrema de censura”, sostuvo Courtney Radsch, directora de defensa del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ). “Nunca como ahora ha sido tan peligroso ser periodista. Mientras estamos sentados aquí, 340 periodistas están encarcelados en todo el mundo”, afirmó Rebecca Vincent, directora de Londres de Reporteros sin Fronteras (RSF).