Medios 11/07/2019

Amal Clooney: “De la protección de la libertad de prensa depende la supervivencia de las democracias”

Por Ornella Bazzano

La enviada especial del gobierno británico para la libertad de expresión fue la voz más firme en el reclamo a los gobiernos, incluido el suyo, para que garanticen la libertad de los periodistas y los medios en la búsqueda y difusión de la información; la Argentina, entre los países que firmaron la declaración final de la Global Conference for Media Freedom

Amal Clooney: “De la protección de la libertad de prensa depende la supervivencia de las democracias”

La segunda y última jornada de la Global Conference for Media Freedom, organizada en Londres por los gobiernos del Reino Unido y Canadá, comenzó con un interrogante: ¿Por qué es importante la libertad de prensa? Y uno de los disparadores ofrecidos para responder a dicha inquietud fue el hecho de que sólo una de cada diez personas vive en un país con medios de comunicación libres.

Los encargados de la apertura fueron el canciller británico -que compite por el liderazgo conservador y por lo tanto por el sillón de primer ministro- Jeremy Hunt; la canciller canadiense y ex periodista, Chrystia Freeland; la enviada especial del gobierno británico para la libertad de prensa y abogada especializada en el tema, Amal Clooney; la directora general de la Unesco, Audrey Aouzlay; el ministro de Comunicaciones y Multimedia de Malasia, Gobind Singh Deo; y el director general de la BBC, Tony Hall.

El ministro malayo Gobind Singh Deo señaló: “Nuestra libertad depende de la libertad de prensa, y eso no puede limitarse sin perderse”, además agregó que los periodistas “merecen respeto por hacer su trabajo”.

Audrey Aouzlay, de Unesco, apeló a un dato para reforzar la importancia de garantizar seguridad a los periodistas: más de 850 periodistas fueron asesinados desde 2010. “A menudo son asesinados mientras investigan la corrupción”, describió la funcionaria.

Amal Clooney, abogada libanesa-británica especializada en la defensa de periodistas perseguidos, manifestó su preocupación por los constantes ataques y amenazas a la libertad de expresión. Clooney consideró que la manera en la cual responda el mundo frente a estos episodios “definirá si las democracias pueden sobrevivir. Creo que la campaña lanzada en esta conferencia es importante porque el sistema internacional que tenemos está roto”, concluyó.

Chrystia Freeland, canciller de Canadá, aprovechó la oportunidad para anunciar la nueva decisión de su gobierno: destinar 10 millones de dólares canadienses anuales para promover y proteger la democracia. En ese contexto, su país aportará un millón de dólares canadienses al nuevo fondo global para la defensa de medios de comunicación, que administrará la Unesco. Dicho fondo, será utilizado para financiar el asesoramiento legal, y mejorar la capacitación en seguridad, en beneficio de los reporteros que trabajan en situaciones de conflicto y peligro.

El papel de los gobiernos para ayudar a impulsar la sostenibilidad de los medios fue debatido a lo largo de la jornada. Algunas de las acciones expuestas factibles de realizar fueron: asignación de publicidad oficial; una baja de impuestos; estímulos económicos a la autorregulación ética y a la transformación digital.

Rasmus Kleis Nielsen,  director de investigación en el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo en la Universidad de Oxford, destacó que existen muchas “opciones serias para que los gobiernos apoyen al periodismo independiente” entre las cuales nombró: buscar la reducción de los costos; aumentar los ingresos a través de subsidios indirectos y directos; y apoyar un mercado competitivo.

La Argentina fue representada en esta conferencia por la presidenta del Enacom, Silvana Giudici. La dirigente tuvo a su cargo la firma del Compromiso Global de Libertad de Prensa, siendo el gobierno argentino el primero de América Latina en sumarse a la iniciativa.

En la sesión de declaraciones nacionales -una suerte de asamblea plenaria de las Naciones Unidas pero en escala pequeña y ajustada a la temática del encuentro-, Giudici dijo que la Argentina “mantiene un rol activo en los foros internacionales y regionales” sobre este tema y reafirmó el compromiso de la administración del presidente Mauricio Macri “de continuar luchando contra las amenazas que acechan y restringen la libertad de prensa, como los gobiernos totalitarios que persiguen y encarcelan periodistas”.

El panel Navegando la desinformación abordó el fenómeno de las llamadas fake news y las estrategias para contrarrestarlas: distinguir claramente libertad de prensa y propaganda; verificar los hechos o factchecking  y dar mensajes claros. Edgars Rinkevics, ministro de Relaciones Exteriores de Letonia, consideró: “La desinformación no es algo nuevo. Lo que es nuevo y único hoy es cómo esa  desinformación se propaga en Internet. Hay una nueva dinámica pero muchos de los problemas son viejos”. Courtney Radsch, directora de defensa del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ), afirmó: “Necesitamos que los políticos se comprometan a no transmitir noticias falsas a través de sus declaraciones”. Y el relator especial de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, concluyó: “Hay que  investigar y educar para que la población pueda distinguir entre información de calidad y propaganda”.

La búsqueda de soluciones para la seguridad y la protección de los periodistas fue otro de los temas abordados durante el encuentro. “La protección de la seguridad nacional incluye la protección del sistema democrático y, por lo tanto, la libertad de prensa. La idea de que hay que elegir entre la seguridad nacional y la libertad de prensa es un reclamo espurio contra el que tenemos que luchar”, afirmó el periodista y corresponsal-letón australiano Peter Greste.

Silvia Chocarro, jefa de Protección de Periodistas en Article 19, recomendó plantear un enfoque de múltiples partes interesadas en “garantizar la implementación efectiva de los estándares internacionales” junto con una “mayor voluntad política” para condenar e investigar públicamente los ataques contra periodistas.

Al final del evento, se confirmó que la segunda edición de la Conferencia Global sobre la Libertad de Prensa se realizará en 2020 en Canadá.